Autor: Aguilar, Miguel Ángel. 
   Tierno y el opio     
 
 Diario 16.    30/06/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

—en recuadro-----

Tierno y el opio

Miguel Ángel Aguilar

«Debería haberse aceptado que la base necesita un horizonte utópico y una

referencia a nuestros mitos. La

utopía es un supremo sedante. La derecha no se dio cuenta de que el marxismo

puede ser durante algún

tiempo un sedante del pueblo y el PSOE no supo advertir que el partido necesita

una perspectiva

utópica.» Así se ha expresado el no-tan-viejo-profesor Tierno en Bonn, donde su

misión exploratoria de

créditos para el Ayuntamiento de Madrid no le ha impedido echar su cuarto a

espadas en la polémica

abierta tras el XXVIII Congreso del PSOE.

Estas declaraciones nos llegan justo cuando Santiago Carrillo acaba de afirmar

en Madrid, al presentar el

libro de Alfonso Carlos Comín, que a los comunistas les ha costado un gran

esfuerzo autocrítico llegar a

comprender que hoy ya no puede verse la religión como el opio de los pueblos.

Pues bien, si aceptamos que el opio tiene las supremas virtudes sedantes, las

manifestaciones del alcalde

de Madrid y presidente de honor del PSOE nos conducen irremisiblemente al

hallazgo de una nueva

funcionalidad para el marxismo como adormidera de la base socialista. ¿Será

cuestión de administrarlo

con tiento desde la Ejecutiva?

 

< Volver