Autor: Angulo, Javier. 
 Finalizada la primera redacción del testo. 
 El PSOE no firma el proyecto de Estatuto vasco     
 
 El País.    08/12/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

EL PAIS, viernes 8 de diciembre de 1978

REGIONES

Finalizada la primera redacción del texto

El PSOE no firma el proyecto de Estatuto vasco

El PSOE de Euskadi dio el «portazo» en la reunión de la ponencia que elabora el

Estatuto de Autonomía

vasco celebrada ayer en Vitoria. Los socialistas se negaron a firmar el borrador

que el resto de las fuerzas

del organismo concluyó a las ocho de la noche. No obstante, pasadas las diez el

PSOE declaraba que su

retirada de la ponencia no es definitiva y que volverá a la misma en las

próximas sesiones en las que

analizarán las enmiendas al texto estatutario.

Txiki Banagas: « Estamos aburridos, nos vamos»

«Estamos aburridos, nos vamos», declaraba ayer a las siete y cuarto de la tarde

Txiki Benegas a EL PAIS,

en el momento en que los representantes socialistas en la ponencia abandonaban

la reunión. «Estamos

contra el procedimiento utilizado para redactar el anteproyecto. Al primer

partido de Euskadi no se le

puede hacer perder veintitrés votaciones seguidas.» Los socialistas pretendían

que los temas socialistas

fueran decididos por consenso y no mediante votación.

A la reunión de ayer en Vitoria llegaba el PNV crecido por los resultados

provisionales del referéndum.

Desde el primer momento se observó que los enfrentamientos y profundos

desacuerdos de la jornada

anterior persistían. El PSOE, no obstante, trató de convencer a las fuerzas de

la ponencia de la necesidad

de llegar a acuerdos que evitaran el resultado de la votación. Finalmente, al

fracasar en su intento,

abandonaron la reunión. Mientras tanto, los demás miembros de la ponencia habían

concluido la

redacción del borrador de anteproyecto.

Comunicado socialista

Una hora más tarde la ejecutiva del PSOE de Euskadi hacía público un comunicado

explicando su

decisión. «El sistema institucional (diputaciones, juntas, Parlamento, etcétera)

que contempla el dictamen

de la ponencia no es aceptable para nuestro partido porque ello podía significar

en la práctica renunciar a

la construcción de una comunidad política vasca. Como partido socialista que

representa los intereses de

gran parte de los trabajadores vascos, quiere demostrar sus diferencias de fondo

con el tratamiento que el

citado dictamen mantiene sobre la Junta Autónoma vasca y su articulación con la

Hacienda General.

Asimismo, los socialistas no podemos renunciar a que el Estatuto de Autonomía

reconozca y garantice

principios tan fundamentales como la educación y su control democrático y los

derechos económicos y

sociales de los trabajadores y ciudadanos en general.

Después de señalar que el tema de Navarra no puede sobrepasar la afirmación del

derecho que a la citada

región le asiste a incorporarse en el futuro a la comunidad autonómica vasca,

señala que

consecuentemente su tratamiento debe hacerse de manera específica.

Concluye el comunicado señalando que el PSOE considera que el Estatuto vasco

«debe ser un marco

constitucional autonómico que sirva para todas las fuerzas políticas en Euskadi

y en consecuencia para

todo el pueblo vasco, lo que implica que ha de realizarse por un procedimiento

de acuerdos entre las

mismas. Evidentemente no puede ser un Estatuto elaborado en contra de

prácticamente todas las

propuestas de un partido político mayoritario».

El Estatuto

A partir de la presentación pública del texto del anteproyecto de Estatuto sin

la firma del PSOE que se

produjo ayer noche, se abre un plazo de cinco días (hasta la noche del 15) para

la presentación de

enmiendas, que han de ser luego defendidas por los interesados en un nuevo

periodo de cinco días.

El anteproyecto de Estatuto consta de un título preliminar y cuatro más

referidos a las competencias del

País Vasco, los poderes, hacienda y patrimonio y la reforma del Estatuto.

En el título preliminar, de nueve artículos, se señala que Álava, Guipúzcoa,

Navarra y Vizcaya tienen el

derecho imprescriptible de formar parte de la comunidad autónoma del País Vasco,

que quedará integrada

por los territorios históricos antes mencionados «que decidan su incorporación a

la misma, a través de los

procedimientos previstos en la Constitución». Cada uno de los territorios

históricos que integran el País

Vasco —artículo tercero se regirá a su vez autónomamente, a cuyo efecto podrán

mantener su

organización y régimen privativo. El título primer recoge hasta 37 competencias

del País Vasco.

Policía y hacienda

Copiado casi textualmente del Estatuto de 1936, el artículo diecisiete señala

que corresponderá a la

institución del País Vasco el régimen de policía autónoma para la tutela

jurídica y el mantenimiento del

orden público dentro del territorio autónomo, «quedando reservados a las fuerzas

de seguridad del Estado

los servicios policiales de carácter extracomunitario o supracomunitario, cuales

son el control de

fronteras, aduanas, emigración e inmigración, pasaportes, etcétera». El mando

supremo corresponderá al

Gobierno del país y para la coordinación con los servicios de seguridad del

Estado existirá una junta

integrada por los dos Gobiernos. El Estado podrá intervenir en el mantenimiento

del orden en el País

Vasco a requerimiento del Gobierno vasco, cesando la intervención a instancias

del mismo, y por propia

iniciativa «cuando estime comprometida la seguridad del Estado, previa

declaración de los estados de

alarma, de excepción y de sitio, según lo prevenido en el artículo 116 de la

Constitución».

Por su parte, el titulo tercero —el más polémico— se refiere a la hacienda y

patrimonio. El artículo

cuarenta señala que las relaciones de orden tributario entre el Estado y el País

Vasco vendrán reguladas

mediante el sistema tradicional de conciertos económicos o convenios en sus

territorios históricos. Las instituciones competentes de los territorios

históricos —según se contempla en el texto tendrán amplias facultades para

mantener y establecer el

sistema tributario que estimen procedente, «siempre que no se opongan a lo

dispuesto en el presente

Estatuto y a los pactos internacionales, y sin perjuicio de las normas que el

Parlamento vasco establezca

para la adecuada coordinación del régimen tributario de los territorios

históricos».

El punto segundo del articulo cuarenta señala que la recaudación, gestión,

liquidación e inspección de

todos los impuestos se efectuará dentro de cada territorio histórico por las

respectivas diputaciones

forales. «La aportación del País Vasco al Estado consistirá en un cupo global,

integrado por los

correspondientes a cada uno de sus territorios, como compensación a la

incidencia en el País Vasco de los

servicios que se reserve el Estado y como, en su caso, aportación al fondo de

compensación

interterritorial».

JAVIER ÁNGULO, Vitoria

 

< Volver