Autor: Comas, José. 
   SPD, el gendarme conservador     
 
 Diario 16.    29/10/1979.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

SPD, el gendarme conservador

Bonn (JOSÉ COMAS) Veinte años después del programa de Bad Godesberg y diez años

de coalición

con los liberales en el Gobierno de Bonn, el Partido Socialdemócrata de Alemania

(SPDI se ha

convertido en un defensor decidido de la economía de mercado y de la Alianza

Atlántica (OTAN),

promete «seguridad para los años 80» y afronta el problema de relevar a la

«troika» dirigente del partido,

Brandt, Wehner y Schmidt, así como recuperar la confianza de un amplio sector de

la joven generación

alemana. Con más de un millón de afiliados, el SPD es el partido más fuerte de

la R.A, desde 1967 forma

parte del Gobierno federal, desde 1969 el canciller federal es un

socialdemócrata y actualmente el SPD

gobierna en cuatro Estados federales (Hamburgo, Bremen, Renania Westfalia y

Hese) y en Berlín Oeste.

Del 13 al 15 de noviembre de 1959, hace veinte años, el SPD aprobó en el

congreso extraordinario de

Bad Godesberg un nuevo programa, que convirtió al SPD de un partido de la clase

obrera en un partido

popular» interclasista. El programa de Bad Godesberg no habla de marxismo, sino

que establece las

raíces del socialismo democrático en Europa en «la ética cristiana, en el

humanismo y la filosofía

clásica».

Los artífices fundamentales de la política del SPD de los últimos años son

tres hombres que se han dividido perfecta mente el trabajo Y las funciones:

Herbert Wehner, Willy Brandt y Helmut Schmidt

De los jusos a los «verdes»

Durante muchos años, las Juventudes Socialistas (jusos) fueron una pesadilla

para la dirección del

partido, por sus posiciones radicales y de izquierda. Actual mente, los jusos se

comportan

disciplinadamente y la pesadilla del SPD son los ecologistas, las «listas

verdes» que se presentan a

elecciones y quitan votos decisivos al partido.

Algunos estudios electorales especularon con la posibilidad de que los

ecologistas le quiten al SPD los

votos necesarios para la victoria en las elecciones de 1980. La postura del

SPD a favor de la energía

atómica, de la legislación antiterrorista y del «decreto contra los radicales»

en la Administración Pública

han provocado la ruptura del SPD con amplios sectores juveniles de la R.F.A.,

que desconfían de los

socialdemócratas y han dejado de votar SPD para votar las listas verdes. En

la Internacional

Socialista el SPD alemán ocupa la derecha y se le atribuye una

fuerte influencia sobre la marcha

de los partidos socialistas de la península Ibérica,

 

< Volver