Guerra convenció a Escuredo para que no dimitiera     
 
 Diario 16.    10/12/1979.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Guerra convenció a Escuredo para que no dimitiera

El vicepresidente general del PSOE, Alfonso Guerra, tuvo que mediar ayer para

que Rafael Escuredo

retirara su amenaza de dimisión como presidente de la Junta de Andalucía, al ser

derrotado en el congreso

del PSOE de Andalucía, tanto él como sus hombres más próximos. Luís Yáñez, José

Rodríguez de la

Borbolla, representantes del sector oficialista, fueron los triunfadores.

Sevilla (Corresponsal) Luís Yáñez y José Rodríguez de la Borbolla fueron

elegidos presidente y

secretario general, respectivamente, del PSOE de Andalucía (PSOE-A), que viene a

sustituir al de

Federación Socia lista de Andalucía PSOE, en el transcurso de la jornada de

clausura del II congreso de

los socialistas andaluces, celebrado durante el pasado fin de semana en Sevilla.

Con el triunfo del tándem «oficialista» triunfaron igualmente las tesis del

federalismo histórico en

contraposición con las corrientes nacionalistas cuyos portavoces más destacados,

los hombres del

presidente de la Junta y las delegaciones de Granada y Almería, quedaron en

minoría en todos y cada uno

de los intentos de reafirmación nacionalista.

Sin embargo, las posiciones vencedoras recogen el concepto de «nacionalismo

clasista como elemento

enriquecedor del federalismo».

Luís Yáñez fue elegido presidente, prácticamente por aclamación, al contabilizar

a su favor en 99,27 por

100 de los mandatos de los delegados, mientras Rodríguez de la Borbolla lograba

el 79,23 por 100.

Durante toda la jornada del sábado y hasta bien entrada la tarde del domingo, el

congreso se desenvolvió

en un clima de tensión al intentar sin éxito Rafael Escuredo, presidente de la

Junta, ser nombrado

presidente del PSOE-A.

La dimisión de Escuredo

Al ser rechazada su propuesta, Escuredo anunció su dimisión al frente del ente

preautonómico por

considerar personalmente que su gestión en este organismo no estaba

suficientemente respaldada por el

partido.

La proyectada dimisión de Escuredo, que tenía que confirmarse hoy al final de la

reunión del Consejo

Permanente de la Junta, fue abortada gracias a la actividad desplegada por

Alfonso Guerra, vicesecretario

general del PSOE.

Tal fórmula de compromiso, en una moción presentada por la delegación de Málaga

y aprobada por

aclamación, se recogía el apoyo del congreso al calendario autonómico y a la

Junta, «no sólo como

institución, sino también a los miembros socialistas de la misma, que en todo

momento han sabido

defender los intereses de las clases populares y que con sus acciones tratarán

de llevar a la autonomía a

buen término».

Movilizaciones pro autonomía

En la misma moción se recogía la intención del partido de promover

movilizaciones populares en caso de

no celebración del referéndum autonómico.

Escuredo, que había comprobado, primero, cómo ninguno de sus hombres eran

incluidos en la nueva

ejecutiva, y luego cómo sus intentos ante la delegación de Jaén, portadora del

25 por 100 de los mandatos

de los delegados, de ser nombrado presidente no eran atendidos —Escuredo contaba

de antemano con el

apoyo de las delegaciones de Granada y Almería, tuvo que aceptar la propuesta de

Alfonso Guerra y

retirar su proyecto de dimisión.

Sin embargo, Escuredo se mostró inflexible ante los ruegos de que asistiera a la

sesión de clausura del

congreso, que tuvo que cerrarse en la noche de ayer con la ausencia del

presidente de la Junta y con las

intervenciones de Alfonso Guerra y del reelegido secretario general, José

Rodríguez de la Borbolla.

 

< Volver