Comisión de Asuntos Exteriores. 
 El PSOE pide que se preserve la imagen del Rey     
 
 Diario 16.    19/09/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Comisión de Asuntos Exteriores

El PSOE pide que se preserve la imagen del Rey

MADRID, l9 (D16).-

Un portavoz del PSOE pidió ayer al Gobierno que mida las consecuencias de las

gestiones internacionales

que se le encomienda al Rey, porque, a juicio de los socialistas, hay que

preservar la buena imagen de la

Corona.

Esta solicitud fue hecha por el diputado Manuel Marín al ministro de Asuntos

Exteriores durante la

reunión que celebró la Comisión correspondiente del Congreso de Diputados y en

la que Marcelino Oreja

se sometió a las preguntas de los partidos de oposición.

El socialista Manuel Marín manifestó que el Gobierno tiene que convencerse de

que la Corona es

patrimonio de todos los españoles «y no se puede convertir en un instrumento de

la política del

Gobierno».

Aludió a que el presidente Suárez se reserva las misiones diplomáticas que

revisten éxito, mientras al Rey

se le atribuyen las más difíciles.

«Por lo que conocemos al Rey Don Juan Carlos -dijo Marín- no creemos que le

gusten los avisperos,

aunque al señor Suárez le gusten los panales de rica miel.»

La exterior, política de Estado

El ministro respondió que sí hay una política de Estado, esta es la política

exterior preferentemente,

El ministro de Asuntos Exteriores respondió manifestando que, según el articulo

97 de la Constitución,

corresponde al Gobierno dirigir la política exterior. Afirmó después que de los

compromisos contraídos

por el Rey de sus discursos responde el Gobierno, como de todos los actos del

Monarca, según el mismo

texto constitucional.

Marcelino Oreja señaló como objetivos de la política exterior del Gobierno:

fortalecer y garantizar la

seguridad nacional, establecer y salvaguardar la integridad territorial;

proteger los intereses y favorecer

las condiciones de los emigrantes y residentes españoles en el extranjero;

cooperación pura llegar a la

distensión y desarme del mundo y fortalecer un nuevo marco internacional con la

defensa de los derechos

humanos.

Como criterios generales de la política exterior, Oreja insistió en los de

coherencia, eficacia y

coordinación. Después se extendió en un repaso sobre nuestra estrategia en los

cinco continentes.

El socialista Pablo Castellano preguntó al ministro sobre la incoherencia que a

su juicio comete el

Gobierno en la política de derechos humanos reduciéndola en declaraciones

grandilocuentes y

trasgrediéndola a veces en la práctica.

Humanitarismo selectivo

Marcelino Oreja dijo que nuestro país está comprometido internacionalmente a

respetar los derechos

humanos en España y esto se está cumpliendo. Respecto al exterior dijo que se

quería evitar lo que

calificó de «humanitarismo selectivo», condenar la conculcación de los derechos

humanos en unos países

sí y en otros no, como hace la izquierda respecto a determinadas áreas.

El ministro también rechazó la petición socialista de que el Gobierno denuncie

los acuerdos tripartitos de

Madrid sobre el Sahara. Ello significaría el reconocimiento de la inexistencia

de esos acuerdos, que

España firmó, aunque en 1976 se desvinculara como potencia administradora del

Sahara y reconociera el

derecho de autodeterminación del pueblo saharaui.

El representante de la minoría catalana, Macía Alavedra, preguntó al ministro

cómo puede entenderse la

presencia de Yasser Arafat si la vocación del Gobierno es europeísta. Marcelino

Oreja reiteró como

prioritaria nuestra integración en Europa, lo que no implica desinterés por los

problemas del Tercer

Mundo.

El ministro añadió que España firmó la resolución de la ONU que reconoció a la

OLP como representante

del pueblo palestino. El comunista López Raimundo pregunto por qué, entonces, no

se reconocía al

Frente Polisario. Oreja respondió que las Naciones Unidas no han reconocido al

movimiento saharaui.

La verja de Gibraltar

El representante del Partido Socialista de Andalucía se interesó por el

levantamiento de la verja

gibraltareña y por el desmantelamiento de las bases norteamericanas. Oreja dijo

que éstas están

pendientes de la negociación de los nuevos acuerdos. Respecto a Gibraltar señaló

que no es un problema

de dar muestras de buena voluntad, sino de la intransigencia de Gran Bretaña,

negándose a negociar,

como ha recomendado la ONU.

El derechista Blas Pinar hizo gran cantidad de preguntas, entre ellas pidió el

inmediato funcionamiento de

la Comisión Delegada de Asuntos Exteriores para que la política se haga de

manera coordinada entre

todos los organismos interesados.

 

< Volver