El PSOE y el Mundial     
 
 ABC.    07/10/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

EL PSOE Y EL MUNDIAL

El comunicado del PSOE en respuesta al Gobierno por las declaraciones del

ministro de

Cultura y del secretario de Estado para la Información constituye una carga de

profundidad de

alcance político, al acusarles de proceder dictatorialmente cuando amenazan a

las actuales

ciudades-sedes con quitarles el Mundial si no aceptan las estructuras fijadas

por el Real Comité

en la composición de las Delegaciones locales.

Pretende descubrir el PSOE que el Mundial es de la FIFA y que ella se lleva le

parte del león

(el 75 por 100 de los beneficios). Todo esto se sabía porque es muy viejo el

montaje por un

Comité ejecutivo de la FIFA y un Comité nacional correspondiente al país que

organiza, porque

desde Zurich no se puede organizar un Mundial. Controlarlo, dirigirlo y llevarse

los beneficios,

sí. No es cierto, pues, que Saporta y el Gobierno de UCD —como dice la nota—

hayan

ocultado intencionadamente la función que corresponda al Comité organizador en

España.

Decir que no es un «Comité organizador» parece negarle demasiado.

Otra cosa es el punto de razón que asiste a !a petición de que los municipios,

los entes

territoriales autonómicos y la Administración Central (en conjunto, el Estado)

deban ser los

responsables coasociados de la planificación de las inversiones. Tan es así que

por eso están

representados estos organismos en ¡a estructura de los Comités locales

presentada por el Real

Comité. La discrepancia esta en la "cantidad" de representantes.

Digno de elogio es el deseo del PSOE de garantizar que "la elevadísima inversión

pública

tenga su aprovechamiento popular" Este es el criterio de la otra parte también.

Y es evidente lo

que señala el PSOE respecto a que el Gobierno se ha preocupado poco, hasta

ahora, del

Mundial, y que si el Real Comité funciona es por el préstamo que le hizo la

Federación

Española de Fútbol —un anticipo de más de noventa millones de pesetas— para

empezar a

funcionar. A esta cuestión del olvido gubernamental hay que agregar que hasta

los partidos

políticos de toda la gama electoral se olvidaron no solamente del Mundial-82 —

que era una

organización concreta—, sino del deporte y la educación física. Y si alguno

predicó y prometió

algo fue en los flecos de la propaganda. Y no es acusación a sectores

determinados; es que el

deporte en España no ha sido nunca cuestión principal o de envergadura.

Justo es resaltar, finalmente, en el comunicado del PSOE, el punto primero que

"considera

ineludible la celebración del Campeonato Mundial de Fútbol de 1982". Su voluntad

de

colaboración es plausible. Por esta línea, precisamente. Quizá sea posible

llegar a un

entendimiento entre el PSOE-Ayuntamiento-sede y UCD-Gobierno-Real Comité.

 

< Volver