Presentación de Alianza Popular en Valencia. 
 AP es un partido de integración (Martínez Esteruelas)  :   
 Fomentar la concentración de grandes bloques (Licinio de la Fuente). 
 El Alcázar.    28/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Presentación de Alianza Popular en Valencia

A.P. ES UN PARTIDO DE INTEGRACIÓN

(Marfínez Esteruelas)

FOMENTAR LA CONCENTRACIÓN DE GRANDES BLOQUES

(Licinio de la Fuente)

REDACCIÓN.— El sábado se celebró en Valencia la presentación de Alianza Popular, acto que co

rrió a cargo de Licinio de la Fuente y Martínez Esteruelas. Efectuó la presentación el presidente de AP

en la provincia, Alberto Jarabo.

El programa social de Alianza Popular, dijo Licinio de la Fuente, necesita el compromiso de la juventud,

cuyos afanes de justicia, cuyas disconformidades y cuyas ilusiones deben ser el motor principal de una

empresa tan ambiciosa y tan comprometida, Es frecuente que digamos que hay que construir un futuro

mejor para nuestros hijos. Es hora ya de que ese futuro es más suyo que nuestro y por ello no se

conformarán con que se lo hagamos. Querrán hacerlo ellos. Y tienen derecho. Una política de juventud

tiene que empezar, pues, por el protagonismo de la propia juventud y es ese protagonismo el que de mil

maneras hay que promover y estimular "aunque a veces nos dé dolores de cabeza o choque contra nuestra

manera de ver las cosas. Nosotros también discrepábamos de la vida y la sociedad de nuestros padres. Y

Quisimos intervenir para mejorarla. Y algunos, entre los mejores, se dejaron la vida en el empeño.

FRACCIONAMIENTO DE LAS COETES

En orden al inminente proceso electoral, explicó Licinio de la Fuente, "que una de nuestras

preocupaciones sigue siendo que las elecciones puedan conducir a un excesivo fraccionamiento de las

Cámaras, y a una cierta desorientación del electorado sobre el destino fiscal de su voto". Es necesario

hacer un esfuerzo desde todas las fuerzas políticas y desde el Gobierno, prosiguió, para fomentar la

concentración de grandes bloques y el planteamiento de pocas y serias opciones políticas. Hemos de

esforzarnos también en que la campaña electoral sea una campaña limpia desechando de antemano el

arma fácil del ataque personal, el descrédito de unos y otros y los extremismos en los planteamientos y las

tácticas de partido. Hemos de pensar que la política no agota su finalidad en las elecciones. Estas por el

contrario son el pórtico y la base de la actuación política fundamental que vendrá luego; y ni podemos

dejar al pueblo dividido y enfrentado en términos que hagan difícil la convivencia, ni a la clase política

desacreditada ni llegar a unas Cortes ingobernables. Es una grave responsabilidad histórica para todos. La

Monarquía y la paz de España requieren de todos la colaboración en la concordia, incluso defendiendo

puntos de vista diferentes.

RECONOCER LOS PROBLEMAS

Concluyó Licinio de ia Fuente: No podemos quedarnos satisfechos con una simple declaración de

antimarxismos. Ni las declaraciones formales, ni las posiciones defensivas conducen a la victoria. El

marxismo acierta, a veces, en la crítica que hace de los excesos de la sociedad capitalista, pero donde se

equivoca es al instrumentar unas soluciones que de hecho conducen a la pérdida de la libertad, a una

limitación del bienestar y a un capitalismo de Estado que hace al hombre más esclavo y con más

limitaciones que las que conlleva el capitalismo privado. Cualquiera que haya traspasado el telón de acero

ha podido comprobarlo. Pero, para evitar que los defectos de nuestra sociedad no nos lleven a una

situación mucho peor, como es la solución marxista, el camino es reconocer rabiosa y sinceramente los

problemas. Y tratar de corregirlos. Cueste lo que cueste y duela a quién duela.

EL PASADO NO ESTA MUERTO

A continuación intervino Martínez Esteruelas, que dijo: El nacimiento de Alianza y su continuación

ascendente han producido sorpresa e irritación en algunos casos. Había quienes creían que estaba muerto

para siempre todo cuanto nosotros podíamos aportar y significar, y hemos aportado significativamente.

Lo creían quiénes desde su óptica de gabinete o laboratorio entienden el mundo como una cosa manejable

a su antojo, adaptable a sus utopías políticas y carente de valor real. Lo creían quienes, con prisa en sus

propósitos revolucionarios, veían en su mano, como presa próxima, la compleja estructura de esta nación.

Y lo creían también quienes, dispuestos a todo para ganar un puesto personal en el futuro de España,

deseaban ver borrado para siempre cuanto les recordara que esta nación no acaba de nacer, que ha

trabajado mucho y que no está dispuesta al borrón y cuenta nueva.

PARTIDO INTEGRADOR

Alianza Popular —afirmó luego el orador no es un partido ae clase en el sentido usual de esta expresión,

basada en la idea de una sociedad rota entre capital y trabajo. Alianza es un partido de integración. Un

Estado cuyos gobiernos se forjen sobre la base de partidos de clase no puede generar sino la propagación

de la lucha de clases al gobierno mismo, dedicándose a efender la una de la otra o a repeler la agresión de

la excluida del poder. La comunidad, por el contrario, precisa de todas las clases y de su armónica

convivencia. El Estado, en régimen de justicia, debe gobernar para todos. Por eso no queremos ser lo que

normalmente se entiende por un partido clasista, capitalista o laborista. Queremos ensanchar un partido

con gentes de todas las clases, ilusionadas por ideales comunes. Somos, ante todo, un partido de ideales.

De ideales que no sean monopolio de clase alguna y que en todas las clases encuentren quienes los

defienden y quienes los critiquen. Dijo luego Martínez Esteruelas que Alianza Popular es un partido de

clases medías, porque es la manera, sociológicamente hablando, de expresar la misma versión de la

política. En las clases medias —explicó— se encuentran situados empresarios, empleados, obreros,

campesinos, docentes y funcionarios. También obreros — insistió—. Obreros que no quieren saber

plegarse por más tiempo al dogma de la lucha de clases. Pero que no renuncian a jus justas

reivindicaciones, ni quieren la proletarización de la comunidad ni la dictadura del proletariado. Obreros

conscientes de que sólo en el esfuerzo común de todos los españoles está el futuro de este pueblo.

POR UNA ESPAÑA MEJOR

Se refirió luego Martínez Esteruelas a los ataques que desde diversos espacios políticos se prodigan

contra Alianza Popular. Contra nosotros —dijo—, se han intentado muchas cosas. Y a juzgar por los

conceptos que algunos de sus protagonistas han emitido sobre Alianza; varios de esos intentos algo tenían

que ver con nosotros. Se ha tratado, en efecto, de inventar un centro, con la pretensión de hacer la

competencia de Alianza en un espacio que le es propio. Pero a esa formación política le faltan ciertas

notas esenciales para cumplir su misión. Su desentendimiento de valores espirituales que todo grupo de

esa naturaleza debe defender —pensemos por ejemplo, en el caso del aborto— y la ausencia de una

firmeza decidida para defender a España del comunismo, delatan su presencia y su actitud como

totalmente inadecuadas. Cruz Martínez Esteruelas concluyó su intervención con estas palabras; os

invitamos a trabajar para que Alianza Popular se propague y para que España sea mejor, que es, en

definitiva, lo que cuenta. Si trabajamos juntos, no estará lejos el día en que esta nación, segura de sí

misma, haga su camino sin injerencias exteriores. Tampoco estará lejos el día en que volvamos a un

ascendente camino de desarrollo. El día en que renazca la solidaridad entre las regiones, las clases y las

generaciones. El día en que los hombres y mujeres de este pueblo nuestro se reconozcan como

depositarios de un mensaje para todos los pueblos. Un mensaje de libertad, de trabajo, de seguridad y de

justicia.

 

< Volver