Guerra: La izquierda no es el ombligo de la pureza     
 
 Diario 16.    22/09/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Guerra: «La izquierda no es el ombligo de la pureza»

MADRID, 22 (D16).-La izquierda no puede considerarse como el ombligo de la

pureza, manifestó el

todopoderoso «número dos» de la anterior ejecutiva del PSOE, Alfonso Guerra, en

unas declaraciones

que publica esta semana «Cambio 16».

«No somos más que un reflejo de la sociedad española, con cuarenta años de

picaresca, de engaños, de no

trabajar, de aficionarse al consumo y al dinero, una sociedad en la que los

chorizos siempre han tenido un

cierto éxito», asegura el dirigente socialista.

«Por ello -dice refiriéndose a lo ocurrido en el XXVIII Congreso de su partido-

yo pienso que una ocasión

como ésta no debiera ser desperdiciada en una búsqueda de un lugar al sol,

utilizando como pretexto

determinadas cuestiones ideológicas que exigen un debate más profundo y sereno.»

Crisis de identidad ideológica

«Creo que es necesario que la izquierda se plantee la crisis de identidad

ideológica para ver si sus

ideólogos de hoy son capaces de poner en pie toda una ideología que permita la

posibilidad de un

Gobierno de la izquierda», agregó Guerra.

Ante la próxima celebración del congreso extraordinario del PSOE, el diputado

sevillano cree «que es una

ocasión única para iniciar un debate... para saber si la izquierda es capaz de

transformar la sociedad,

previa transformación de la propia izquierda».

Seguro: Felipe, reelegido

Respecto al resultado del inminente congreso, Guerra ve muy clara la reelección

de Felipe González

como secretario general «con un grupo mínimo de la anterior dirección, reforzado

por una importante

relación de rostros nuevos».

A propósito de la decisión de Tierno Galván de no asistir al congreso, Alfonso

Guerra reconoce:

«Indudablemente hay en él una voluntad de situarse al margen de la polémica, tal

vez porque entiende

que un cargo tan importante como la Alcaldía de Madrid requiere una persona de

la máxima prudencia

política.»

«Ahora bien -añadió-, si hay personas que les gusta situarse por encima del bien

y del mal, como

Dios, ése no es problema mío. Soy agnóstico.»

Apuntar a Guerra para atacar más alto

Con relación a su actuación personal al frente de la secretaría de organización

del partido como causa

desencadenante de la crisis destapada en el último congreso, según le atribuyen

algunos socialistas.

Guerra asegura que «lo que pasa es que la gente tiene que buscar un blanco para

sus ataques».

«Cuando hice el servicio militar, en Artillería, aprendí que cuando se quiere

dar en el blanco hay que

apuntar un poco más abajo, porque el propio retroceso del cañón hace que el

disparo se eleve un poco.

Entonces por ahí pueden venir los tiros. Hay quien apunta a Alfonso Guerra

porque piensa que con el

disparo alcanza a quien no se atreven a atacar directamente.»

«Y ése es un papel, el de blanco, que yo asumo sin ningún problema, porque, en

la política de este país,

he adquirido una piel de rinoceronte. A mí no me importa representar el papel de

malo.»

 

< Volver