Autor: Albáñer, Juan. 
 Insistió en que el PSOE debe hacer programas concretos. 
 Felipe: Millones de obreros votan socialdemocracia     
 
 Diario 16.    02/09/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 25. 

2-septiembre-79/Diario16

Insistió en que el PSOE debe hacer programas concretos

Felipe: Millones de obreros votan socialdemocracia

• «Si el partido se vuelve de espaldas a la sociedad no hará nunca ni

socialismo ni nada»

• «Si vuelvo a tener responsabilidades, muchas cosas cambiarán en el

partido»

Juan Albáñer

SANTANDER, 2 (Enviado especial D16).- Felipe González manifestó ayer en reunión

privada con medio

millar de militantes que «tiene tomate que se denigre a la socialdemocracia

cuando la votan millones de

trabajadores. No soy socialdemócrata —preciso— pero la socialdemocracia ha

conseguido la sociedad

con mayor nivel de justicia dentro de la libertad».

«Si ponemos al marxismo en un altar -agregó Felipe González refiriéndose al

complejo que tienen

algunos socialistas respecto a quienes se definen marxistas- estamos matando su

vivacidad».

«A veces -insistió el ex primer secretario del PSOE en el debate con los

militantes de la Federación

Socialista de Cantabria- los partidos se convierten en una iglesia y en la

iglesia no es más religioso por

darse mas golpes de pecho, que muchos de ellos luego salen a la calle y hacen lo

que les da la gana»

La teoría marxista

«Criticando la teoría marxista, que el líder socialista dijo que hay que resumir

críticamente -afirmó

rotundamente- que "no se puede defender racional y científicamente que el Estado

vaya a desaparecer

aunque esto es posible que ocurra en un plazo de tiempo imprevisible».

Felipe González aseguró, según pudo saber DI6, que las tesis de Carlos Marx al

respecto eran una mala

copia de las elaboradas por Bakunin.

El presidente del grupo parlamentario socialista defendió vehementemente que el

PSOE debe

comprometerse en el congreso extraordinario a elaborar programas concretos de

cambio a corto y medio

plazo, «en vez de discutir sobre el sexo de los ángeles, que no tiene nada que

ver con la sociedad».

Gobierno de coalición

El ex primer secretario del PSOE declaró a D16 al termino de la reunión en el

paraninfo de la Universidad

Internacional Menéndez Pelayo que «es posible que la realidad imponga un

Gobierno de coalición».

«Espero que no lo haya -agregó el líder socialista-y lo digo en el sentido más

etimológico de la palabra

esperar. No es conveniente ni para el país ni para el partido.»

Felipe González adelantó que solo aparecerá en una de las candidaturas de la

ejecutiva federal que se van

a presentar al congreso extraordinario de finales de mes y no se mostró

partidario de una dirección de sintesis «en la que exista homogeneidad».

«Quiero decir -explicó-que hay que tener en cuenta a compañeros que están más a

la derecha o más a la

izquierda dentro del partido, pero que no tienen cabida posiciones inaceptables.

Creo que es imposible la

síntesis al cien por cien, como ocurre en todos los partidos democráticos».

Elementos de aglutinación

«Yo aspiro —declaro a D16- a que esta síntesis sea la más amplia posible. Y

objetivamente se están

detectando ciertos elementos de aglutinación».

Tanto en su exposición, de una hora ante los militantes, como en la conversación

con los periodistas,

momentos antes de ir a almorzar con su familia, Felipe González reiteró que el

papel del partido socialista

es «transformar el país, cambiar la realidad de hoy, mañana y pasado».

Durante toda la reunión con los militantes socialistas, González hizo referencia

a la vinculación del

partido con la sociedad y con las demandas concretas que ésta tiene en los

ámbitos económico, social,

político y cultural. «Si el partido se vuelve de espaldas a la sociedad -

insistió— no hará nunca ni

socialismo ni nada». «En ningún momento debemos olvidar que el partido es un

instrumento al servicio de

la transformación de la sociedad.»

Felipe González se refirió al paro como uno de los principales y más graves

problemas del momento, así

como a la inseguridad ciudadana y al desarrollo solidario de las autonomías.

Sin ley, adiós democracia

«No me duelen prendas al decir que no podemos perder la sensibilidad ante la

muerte de un policía,

Muchos policías nacionales y muchos guardias civiles votan PSOE. A ver si los

compañeros comprenden

este problema. A ver si entienden que nos votan porque quieren que cambie la

sociedad. Y tampoco me

duelen prendas al decir que si no hay ley se puede acabar la democracia».

«En este país -aseguró— lo más revolucionario es hacer las cosas que siempre

dicen que se van a hacer y

luego resulta que nunca se hacen».

Tomando como referencia la revolución sandinista - «en la que los más

revolucionarios, los

revolucionarios de siempre, Tomás Borge, por ejemplo, son un modelo de

moderación y seriedad», dijo — Felipe González manifestó haber constatado un

"baile de disfraces", que no se da sólo en Nicaragua, sino

en todas partes.

La sociedad no se cambia gritando

El presidente del grupo parlamentario socialista aseguró varas veces a lo largo

de su exposición que el

ideologismo «es el refugio demagógico de los incapaces». Reafirmándose en sus

declaraciones a medios

informativos, el líder socialista reiteró que «gente que estaba a mi derecha

ahora me gritan mucho desde

la izquierda. Pero yo tengo que decir que ser radical es ir a la raíz de los

problemas, no es gritar. La

sociedad no se cambia gritando. Hay gente que ha estado a mi derecha en cada

problema concreto y en

cambio la imagen pública que está dando es de estar a mí izquierda».

«Hay compañeros -continuó Felipe González- que se dicen críticos y que ahora

están diciendo cosas

distintas de las que dijeron en el XXVIII congreso, Se están cambiando

posiciones y se están

manteniendo etiquetas que no son ciertas. Comprendo que hay compañeros a mi

izquierda en el partido, pero son muy pocos, muy pocos.»

El líder parlamentario aseguró haber sacado del debate iniciado el pasado mes de

mayo la conclusión, de

que nadie dice en las ponencias presentadas al congreso extraordinario algo

distinto de lo que dijo él.

Tanto es así que se mostró dispuesto a suscribir cualquiera de las ponencias

enviadas por las

federaciones.

Muchas cosas cambiarán en el partido

Tras advertir en tres ocasiones aproximadamente que no estaba haciendo campaña

electoral, Felipe

aseguró que si vuelve a tener responsabilidades habrá muchas cosas que van a

cambiar en su partido.

«Se acabará -concretó-el cobrar dos o tres sueldo del Estado. Los compañeros no

cobrarán del Estado más

que un sueldo. No sirve decir que el otro o los otros van a la organización. A

quien tienen que ir es al

ciudadano.»

«Dentro del partido —agregó- se dice que falta democracia interna: ¿Qué falta

para decir lo que se quiera

y cuando se quiera? No falta democracia interna, lo que falta es participación.»

Felipe González denunció la «falta de solidaridad con los responsables y los

representantes del partido. En

cuanto los elegimos vamos a por ellos, a ver cómo los despellejamos. Como sí

hubieran estado toda la

vida de concejales, alcaldes, diputados, o en cargos internos de la

organización».

Según el ex primer secretario, militantes socialistas y sindicalistas han

utilizado el PSOE y la UGT como

plataformas para «joder» a la organización.

 

< Volver