Las 34 ponencias, de acuerdo. 
 El PSOE renuncia a definirse marxista     
 
 Diario 16.    11/08/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 24. 

Diario16/11-agosto-79

Las 34 ponencias, de acuerdo

El PSOE renuncia a definirse marxista

MADRID, 11 (D16).- El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) renunciará a

definirse como marxista,

según se desprende de las 34 ponencias elaboradas por las federaciones del

partido para el congreso

extraordinario de septiembre.

Ninguno de esos documentos propone el marxismo como definición del partido, lo

que observadores

políticos consideran un triunfo personal y político del dimitido secretario

general Felipe González,

después de la agria polémica que dividió al partido entre «felipistas» y

radicales pro marxistas.

«Las distintas federaciones entre sí y, a mi juicio, creo que hacen muy fácil un

acuerdo político», declaró

a D16 un miembro de la gestora que sustituyó a Felipe González, al frente del

partido desde su dimisión

el pasado mayo.

El espíritu de Carmona

Dicho miembro de la gestora, Carmen García Bloise, diputada por Madrid, agregó

en una reunión con

periodistas que «las ponencias giran alrededor de la defendida por Carmona en el

XXVIII congreso».

El PSOE se define «como partido socialista, democrático, antiimperialista,

federal, autogestionario y de

masas matizó- haciendo alusión al bloque de clases, en casi todas, pero sin

definirse interclasista».

Según estas informaciones, resultaría difícil, ahora, dibujar un mapa por

sectores o prever la influencia de

cada corriente en el congreso. «No hay -dijo García Bloise- ponencias puras. La

más critica puede ser la

de Málaga. Las moderadas vienen de Murcia y Ciudad Real. Hay una, en Valencia,

que llega incluso a

pedir la República una vez en el poder.»

La diputada socialista puso especial énfasis en recalcar que el «congreso

extraordinario 79» sólo debatirá

la ponencia política, y elegirá a las comisiones ejecutiva, de cuentas y de

conflictos «sin entrar en

discusiones sectoriales o de estatutos, que ya quedaron aprobadas en el XXVIII

congreso».

Delegados limitados

La comisión gestora del PSOE, presidida por José Federico de Carvajal, decidió

que al congreso de

septiembre asistan un número de delegados que oscila entre 400 y 420. La

asistencia de invitados

extranjeros queda limitada notablemente al aceptarse, exclusivamente, «la

presencia de los miembros de

la Internacional Socialista que lo deseen».

El método —«en un congreso atípico, dijo García Bloise, en el que gran parte del

tiempo serán reuniones

plenarias»- saldrá de lo que decidan los delegados y la mesa del congreso. El

primer día, 27 de

septiembre, los delegados recibirán sus acreditaciones y se elegirán las

comisiones encargadas de estudiar

las 34 ponencias presentadas. De ellas, se elegirá una como documento de

trabajo.

El congreso extraordinario concluirá el domingo día 30 de septiembre con un gran

mitin socialista en el

que intervendrán, entre otros, el nuevo secretario general y las delegaciones

extranjeras asistentes.

«Según los estatutos -precisó Carmen García Bloise- la elección de delegados es

mayoritaria y se realiza

por medio de listas abiertas votadas por las federaciones.» Las elecciones serán

a mediados de

septiembre.

Llamada al orden

La comisión gestora envió recientemente una circular a las distintas

agrupaciones en la que se recuerda la

obligación que tienen los socialistas de respetarse entre sí.

«La gestora -indicó García Bloise- no va a permitir calificativos ni

enfrentamientos entre las distintas

corrientes. Es una periodo dialéctico difícil en el que no se tolerarán tonos

despectivos hacia nadie.

Otra de las preocupaciones de la comisión gestora vendría dada por la dificultad

de saber con exactitud

donde empiezan las «tendencias» —prohibidas dentro del partido cuando sólo son

«posturas» de cara al

congreso.

«La gestora precisó la diputada socialista- mantendrá sobre este punto un

criterio de flexibilidad. Es

lógico que este debate se produzca antes en el interior del partido, en todas

sus federaciones, y no a través

de una publicidad exterior.»

Bloque ejecutivo

Carmen García Bloise, como miembro de la comisión gestora, rechazó contestar a

varias preguntas que

hacían relación a nombres conocidos o de posibles candidatos a formar parte de

una hipotética «ejecutiva

de síntesis».

«La alternativa —declaró- es un conjunto, un equipo. No se puede pensar en

grandes divergencias

internas, puesto que sería muy difícil hacer efectiva una dirección. Tiene que

existir un mínimo de

acuerdo, un bloque.»

Como miembro de la gestora rechazó «cualquier intención de manipular la

intención de voto de los

socialistas con la presentación del informe de los delegados al XXVIII congreso,

en el que se denunciaba

su inexperiencia y su extracción social».

«Fue un documento -puntualizó— que filtró cualquier federación y no la comisión

gestora, que sólo

quería informar de la imagen del congreso. No era un arma arrojadiza, sino

simple información para que

lodos conozcan cómo se gesta la política del PSOE.»

Sorpresas explicables

García Bloise, a preguntas de los periodistas, explicó algunas de las sorpresas

del último congreso

extraordinario «que se preparó con precipitación, después de un desgaste grande

en la confección de listas

electorales y, después de dos años, de un avance político importante».

«En el XXVIII congreso -aseguró— no se produjo ninguna crisis de identificación.

A mi modo de ver, se

produjo una reacción a la idealización de las resoluciones del XXVIII congreso»,

único en la historia del

PSOE que adoptó la definición marxista.

«En este momento -terminó- se está viviendo una etapa lógica de ambición de

poder. La política tiene sus

atractivos, unas aureolas a las que nadie es insensible... que obligan a ocupar

parcelas que otros

abandonan. Eso es fruto de una juventud del partido que, personalmente, me

parece buena.»

 

< Volver