Autor: Utrilla Carlón, Ricardo. 
   Un PSOE más sensato     
 
 Diario 16.    02/08/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Un PSOE más sensato

Ricardo Utrilla

Albricias. Parece que el PSOE renuncia a definirse como marxista, lo que, aunque

muchos no lo crean,

constituye para este país una decisión histórica. Que 34 documentos, elaborados

en otros tantos lugares

del territorio español, coincidan en algo tan esencial como renunciar a la

definición marxista supone un

paso adelante para esta sociedad que sólo el futuro podrá valorar como es

debido.

Y no era tan difícil. Todos somos euclidianos, copernicanos, galileyanos,

newtonianos, darwinistas y

einstenianos sin tener que andar proclamándolo con un sello en la frente.

Que los verdaderos marxistas del PSOE se consuelen. La mejor consagración de su

paterideas es,

precisamente, que no resulte necesario proclamarlo. Lo implícito siempre tiene

más fuerza que lo

explícito.

Con esto del marxismo, lo que sucede es que los desmelenados militantes de base

de los partidos de

izquierdas, presa de su ignorancia básica, de sus embrollos cerebrales y de sus

claras tendencias místico-

cristianas, han identificado durante decenios el marxismo con un fanatismo

intransigente y absoluto-

redentorista que nada tiene que ver con una filosofía crítica del capitalismo

decimonónico.

Para consuelo de lerdos, podría decirse que hoy hasta los más agresivos

defensores del capitalismo son

marxistas, como lo fueron —¡oh, blasfemia!- los propios Mussolini y Hitler. Si

Marx no fue un demagogo

conductor de masas, sino un pensador de altura, se le puede seguir desde

cualquier esquina, sin temor al

embarazo. Quienes crean que es progresista actualmente proclamarse hijo de Marx

y heredero de su

gloria se equivocan de medio a medio. Marx es hoy tan propiedad de las

izquierdas como de las derechas

y de los centros. Ya no hay mérito alguno en proclamarse marxista.

Felicitémonos de que el Partido Socialista español lo haya, por fin, reconocido.

España ha mejorado con

ello y también sus socialistas.

 

< Volver