Autor: Ibáñez, Juan G.. 
 En las ponencias de las principales Federaciones al congreso extraordinario. 
 El PSOE no se define marxista     
 
 Diario 16.    27/08/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

En las ponencias de las principales Federaciones al congreso extraordinario

El PSOE no se define «marxista»

Juan G. Ibáñez MADRID, 27 (D16).- Ninguna de las grandes Federaciones del

partido socialista define al

PSOE como «marxista» en las ponencias para el congreso extraordinario de

septiembre, si bien las mas

importantes -Madrid, Barcelona y Vizcaya- proponen que el marxismo continúe en

los principios como

elemento teórico fundamental.

La ponencia de la Federación de Sevilla - mayoritariamente partidaria de las

tesis de Felipe González- sitúa

al marxismo «entre los instrumentos» que deben ser utilizados para el análisis

de la sociedad, ya que «una

serie de criterios» siguen siendo válidos.

Aunque con distinta intensidad y extensión, las propuestas de madrileños,

barceloneses y vascos

reconocen el enriquecimiento de que ha sido objeto el marxismo por parte de

otras corrientes de

pensamiento.

Respeto a las creencias personales

«El acervo ideológico del PSOE -señala la ponencia de Euskadi- está enriquecido

por una pluralidad de

componentes que reflejan la diversidad de motivaciones socialistas existentes en

su seno», y alude

expresamente a las aportaciones humanistas, cristiano-progresistas,

socialdemócratas y libertarias.

En una concepción más restringida, la ponencia de Barcelona cita al «pensamiento

socialista» como

fuente de enriquecimiento del marxismo a la vez que expresa el «pleno respeto a

las creencias

personales».

Tanto madrileños como vascos consideran el marxismo «método cien tífico de

análisis de la realidad»,

calificación que, sin embargo, no le atribuyen las ponencias barcelonesa y

sevillana.

La «concepción dinámica y dialéctica del periodo de transición al socialismo

supone una superación de la

pretendida contradicción existente entre reforma y revolución», señala la

propuesta sevillana.

En conexión con las tesis barcelonesas que afirman la «inviabilidad de toda

estrategia basada en la loma

violenta del poder en el asalto al Palacio de Invierno», la ponencia sevillana

presenta el «proceso

revolucionario» como «la realización de una serie de reformas de las estructuras

políticas y sociales,

mediante las cuales se vaya haciendo posible el control de la sociedad por las

más amplias capas de la

población». Gracias a ello -sostienen los socialistas sevillanos- se impedirán

los retrocesos y se

desautorizarán las intentonas revolucionarias.

«Para alcanzar el poder -arguyen los socialistas catalanes— es preciso contar

con el apoyo y la

participación de una nueva mayoría en una revolución lenta de la sociedad.» La

«nueva mayoría» a que

hace referencia la ponencia catalana coincide en contenido con el «compromiso

por el socialismo» que

proponen cordobeses, sevillanos y vizcaínos -ver D16 del sábado- y la «mayoría

social» o «bloque

democrático» a que se refieren otras propuestas.

Se trata, en síntesis, de la agrupación de la clase trabajadora con todos los

sectores sociales con intereses

antimonopolistas e «interesados en la construcción de la nueva sociedad».

Partido federal de masas...

Los términos en los que los catalanes entienden la revolución coinciden en

términos fundamentales como

los elementos de la estrategia que proponen madrileños, vascos y sevillanos. Las

ponencias de Madrid,

Vizcaya, Euskadi y Barcelona, definen al PSOE como partido democrático, federal,

internacionalista y

autogestionario. Madrileños, vizcaínos y barceloneses coinciden asimismo en la

calificación del PSOE

como partido de masas.

Democracia directa

Elemento común de la estrategia propuesta por las ponencias de las grandes

Federaciones citadas incluida

la sevillana es la defensa de la democracia directa como instrumento

complementario de la democracia

representativa.

«Sin medios de participación directa, las instituciones representativas se

independizan de los

representados. Sin instituciones representativas, se deja vía libre a todas las

manipulaciones y tentaciones

totalitarias», afirman los socialistas sevillanos. Todas las ponencias citadas

coinciden asimismo en señalar

la profundización de la democracia como uno de los objetivos prioritarios en la

actual situación política.

La profundización «ha de ser entendida -señala la propuesta sevillana- como una

estrategia tendente a la

conquista progresiva de parcelas de poder político, económico y social» y «ha de

plasmarse en los más

diversos aspectos de la vida social, mediante la creación y . potenciación de

movimientos y asociaciones

ciudadanas de toda índole».

La ponencia barcelonesa es, entre las citadas. La que más se extiende e insiste

en el carácter

autogestionario del PSOE, Su tesis es que la autogestión es la condición

imprescindible para la

democracia real.

 

< Volver