Autor: Urbano, Pilar. 
   El PSOE, en ebullición     
 
 ABC.    18/08/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

HILO DIRECTO

EL PSOE, EN EBULLICIÓN

En pleno bostezo político sólo los socialistas andan en ebullición. Se trajina

el congreso «extra» que,

necesariamente, ha de ser cicatrizante, suturador de la brecha abierta entre

«felipistas» y «llorentistas» o,

como ellos mismos dicen en jerga de andar por casa: los del «palmar de troya» y

«los abertzales».

Felipe regreso de América, informó a la Gestora de su viaje que porta como un

militante de base modelo:

pide permiso para viajar o para asistir a una reunión; consulta antes de acoplar

una invitación política, sea

de Suárez sea de Ceusescu; informa de sus pasos, puntualmente y, en ningún

momento, desde su retirada,

ha ejercido como cabeza de filas, ni como líder natural...», me han dicho en

diferentes momentos

Federico de Carvajal y Carmen G. Bloíse.) Ya en el aeropuerto comentó que en la

gira de Suárez no era

oro todo lo que relucía: «no ha sido un viaje muy eficaz..., en Brasil se le

recibió mal..., la relación con el

Tacto Andino estaba arreciada de antemano.... y en cuanto a la asistencia a la

cumbre de la Habana,

España, no irá como "observador", sino como mero "invitado"...»

• Dicho esto, recogió el mamotreto de las 34 ponencias presentadas para el

Congreso y se marchó a

Sevilla a estudiarlas con calma, hilvanando los puntos comunes, las piezas que

puedan construir una tesis

conjunta unitaria. Talento político «posibilista», Felipe ve cómo se teje el

«Felipismo», sin mover una ceja

por apadrinar ponencia alguna y sin bajar al agua de las definiciones. «No creo

que Felipe se meta en

bizantinismos de "marxismo sí" o "marxismo no". Ni nadie en PSOE va a mojarse en

definiciones, que

solo servirían para dejar fuera a un buen puñado de militantes y a un puñado aún

mayor de electores. Es

más, entre las 34 ponencias que la Gestora ha recibido de toda España no hay ni

una que diga que el

PSOE es marxista, y punto... ;todas lo explican y matizan y acaban señalando que

el marxismo es una

aportación excepcional al pensamiento socialista, un método de análisis..., me

confía Carmen Bloise, la

hormiguita lista, seria, sonrosada y rubia del PSOE.

• La veo hacer inefables esfuerzos por «no tomar partido», por «mantener el

equilibrio entre las diversas

tendencias», por «no bajar a la polémica, ya que mi puesto en la Gestora me lo

impide moralmente...»,

pero ella tiene su alma en un almario cuya cerradura, «off the record», conozco.

«Felipe, desde sus

tiempos clandestinos de Isidoro", es quizá uno de los socialistas que más sabe

de marxismo. Pero es un

político pragmático: recogerá de la doctrina de Marx lo que tiene de método de

reflexión y, en cambio, se

empleará a fondo en definir unos objetivos sociales, económicos, políticos, bien

claros, y en trazar unos

medios realistas para conseguirlos... Yo creo que habrá síntesis de posturas. No

veo una "tercera vía".

Veo, y me parece saludable en un partido que quiere estar en la calle y

gobernar, un sector de

descontentos críticos, que servirán de acicate para que la Ejecutiva que salía

elegida no se duerma en sus

laureles.»

• Ella piensa que el rejón de la cuestión socialista no se va a clavar en la

palabra «marxismo», sino en la

palabra «clase». «Habrá que decir que, a estas alturas, el PSOE no puede seguir

siendo un "partido de

clase", de obreros, como si estuviésemos en el siglo XIX; sino un "partido de

clases", que abarque a todos

los sectores trabajadores: desde el obrero manual al técnico, a1 intelectual, al

pequeño propietario». Y así,

como al desgaire: «Es curioso, pero hasta los veteranos de Pablo Iglesias, los

socialistas mas puros están

hoy del lado "moderado" de Felipe.» Sí. El PSOE barbotea.

Pilar URBANO.

 

< Volver