Autor: Ibáñez, Juan G.. 
 Ponencias de Cordoba y Sevilla. 
 Los andaluces proponen un compromiso por el socialismo     
 
 Diario 16.    25/08/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

Diario16/25-agosto-79

Congreso-socialista

Los socialistas sevillanos y cordobeses son partidarios de un «compromiso por el

socialismo» entre la

clase trabajadora y aquellos sectores sociales que sufren «las consecuencias

nocivas del desarrollo

industrial a ultranza». En sus respectivas ponencias políticas para el congreso

extraordinario del PSOE —

de las que D16 publica un resumen- las Federaciones Socialistas de Sevilla y

Córdoba reconocen la

aparición de una «nueva pequeña burguesía» y proponen su incorporación a la

«gran familia socialista».

En términos generales, las ponencias -recientemente publicadas en forma me

memoria- ratifican el

programa máximo del PSOE, y aluden al marxismo como método de conocimiento y

transformación de la

sociedad, pero no definen expresamente al partido como marxista.

Ponencias de Córdoba y Sevilla

Los andaluces proponen un «compromiso por el socialismo»

Juan G. Ibáñez

MADRID, 25 (D16).-Las propuestas de ponencias políticas para el congreso

extraordinario del PSOE

presentadas por las federaciones de Sevilla y Córdoba sugieren un «compromiso

por el socialismo» entre

la clase trabajadora y el resto de sectores sociales que sufren el capitalismo.

«El proceso de cambio social experimentado por la sociedad contemporánea ha

generado la aparición y

crecimiento de nuevos sectores sociales -adviene la ponencia sevillana-. El

desarrollo de la denominada

"nueva pequeña burguesía", sector social a caballo entre la clase trabajadora y

la burguesía tradicional, es

un hecho particularmente evidente en España.»

El proyecto de resolución política de la Federación sevillana del PSOE alude

expresamente a los

empleados de los sectores públicos y privados, los técnicos, cuadros medios y

profesionales liberales,

medianos y pequeños agricultores, pequeños comerciantes e industriales y

trabajadores autónomos de la

industria y los servicios.

Intereses antimonopolistas

Todos estos sectores tienen en común unos intereses antimonopolistas. Sin

embargo -señala la ponencia-

hay una ausencia de conciencia socialista entre ellos. «Los socialistas -

declara- hemos de ser conscientes

de esta situación y destacar, mediante una tarea de concienciación ideológico-

política dirigida a todo si

pueblo, que únicamente el socialismo propone soluciones justas y solidarias para

la mayoría de la

población de los países desarrollados.»

«Los socialistas —proponen los militantes sevillanos- hemos de luchar por

defender la conciencia de la

existencia de un interés anticapitalista, de un interés objetivo por la

construcción del socialismo en todos

los sectores populares, Gracias a ello se podrá llegar a la estructuración

estable de una mayoría social.»

El compromiso

«La política de consolidación de la mayoría social en torno al Partido

Socialista no es una política

interclasista», matizan los socialistas sevillanos, y proponen que «dada la

existencia de contradicciones

entre los distintos sectores sociales que se pueden integrar en la mayoría

social, la unificación de todos

ellos en torno al PSOE tiene el carácter de un compromiso: el compromiso por el

socialismo».

Otras propuestas enviadas por las capitales más importantes sostienen en

términos parecidos la

conveniencia de formar un «bloque» social mayoritario que respalde la política

socialista.

La mayoría de las ponencias reconocen las transformaciones sociales registradas

en España en los últimos

veinticinco años y admiten, como consecuencia, la incorporación de nuevos

sectores de población a la

lucha contra el capitalismo.

«Es preciso -reconocen los socialistas sevillanos y cordobeses- ir resolviendo,

a lo largo de un proceso de

duración variable, las contradicciones existentes en el seno de la mayoría

social.»

El «compromiso por el socialismo» implica, según sus promotores, una actuación

«más consciente y

disciplinada de los socialistas en la UGT», un reforzamiento del papel del

sindicato en la sociedad, así

como «una respuesta programática que este dirigida, contemporáneamente, a la

superación global de la

crisis y a la superación de las diferencias existentes entre las nacionalidades

y regiones de España».

Matizaciones al marxismo

Sin una declaración de principios que defina conceptualmente al PSOE y con una

referencia a la

declaración final del programa máximo «plenamente vigente», la ponencia alude al

marxismo para

señalar que hay en él «una serie de criterios que siguen siendo válidos».

De este modo, ambas propuestas elaboradas en la región de Felipe González y

Alfonso Guerra- se

distancian de aquellas que afirman en términos generales la validez del marxismo

como «método de

conocimiento científico» de la realidad.

El marxismo no es calificado como instrumento «científico» de conocimiento ni

por sevillanos ni

cordobeses y no aparece en ningún momento como único método.

Al presentar su proyecto socialista de la sociedad, la federación sevillana

define abiertamente el cuerpo de

interpretación en que se apoya: «el análisis dialéctico y en las muy diversas

aportaciones progresistas que

dirigen sus acciones a la creación de condiciones de liberación y

autorrealización del hombre».

En la política de alianzas, la propuesta de resolución política defiende que «el

PSOE mantendrá la

política independiente y autónoma que exige la defensa y afirmación de su propia

identidad, por encima

de los acuerdos puntuales y concretos a los que pueda llegar con otras fuerzas

políticas».

La propuesta recoge, en términos parecidos, una «cláusula de salvaguardia de la

democracia» contenida

en la ponencia de Córdoba: «en el caso de que la propia estabilidad del proceso

democrático o la defensa

de sus instituciones así lo demande, estaría abierto el PSOE a concretar

colaboraciones de carácter

temporal, a tal fin, con fuerzas cuyos presupuestos y fines son el reflejo de

intereses diferentes a los que el

socialismo democrático incorpora y defiende».

«Esta colaboración matiza el proyecto político sevillano- nunca podrá

concretarse en acuerdos que

signifiquen un retroceso en el camino hacia los objetivos contenidos en el

programa máximo del PSOE.»

Otras propuestas de resolución política, como la de Euskadi y Madrid, prescriben

la celebración de un

congreso extraordinario para decidir sobre la incorporación al Gobierno antes de

las próximas elecciones

y en el «marco de la normalidad institucional».

«Toda posible participación en el Gobierno que se plantease por razones de

emergencia, y que fuera

decidida por los órganos de dirección del partido advierte la ponencia de

Madrid- deberá ser sometida a la

aprobación de un congreso extraordinario convocado a tal efecto y a la mayor

urgencia.»

 

< Volver