Autor: Altares, Pedro. 
   Carvajal le quita hierro a la crisis del PSOE     
 
 Diario 16.    09/08/1979.  Páginas: 2. Párrafos: 25. 

entrevista

El PS O E entre dos congresos (II)

En la entrevista que Pedro Altares ha mantenido con José Federico de Carvajal,

presidente de la comisión

gestora del PSOE, el hoy cabeza visible del partido se muestra contemporizador y

se las arregla para

quitar hierro a la crisis del primer partido de la oposición ante su próximo

congreso. No elude, sin

embargo, la respuesta a la actitud ante una posible entrada en el Gobierno:

«Tendría que darse en el país

una situación catastrófica en cualquier sentido, y si las necesidades exigieran

una coalición, podríamos

participar, pero yo creo que no es necesario ni lo será y no es nuestro criterio

el participar en este

Gobierno.»

Su conversación con el entrevistador en este serial de D16 sobre la gran crisis

del PSOE, en la óptica del

intervalo entre sus dos congresos más decisivos. Carvajal, un físico

tremendamente parecido al de Kissinger, confirma lo que los comentaristas

dijeron hasta la saciedad en los días del XXVIII Congreso;

nadie pensó que Felipe no iba a presentarse a la reelección. «No hubo la

contradicción de que se ha

hablado.

Los delegados votaron una cosa, pero los mismos delegados querían también que

Felipe siguiera siendo el

secretario del partido. Desde luego no hubo conspiración. ¿Conspiración de

quién?»» pregunta el propio

Carvajal.

Sobre el futuro español el presidente de la gestora admite la dificultad de la

situación y que la salida no se

vislumbra inmediata, pero cree que existe una solución y que «hay que aguantar

el tirón»; sobre el futuro

del partido, una esperanza; las diferencias en la ponencia política no son

tales, sino más bien matices.

Carvajal le quita hierro a la crisis del PSOE

El país no obedeciendo a la provocación

La situación es mejor de lo que iba a ser la transición desde la dictadura

franquista

Tendría que darse un situación catastrófica para que aceptáramos entrar en un

Gobierno de coalición

Ni Felipe ni ningún miembro de la ejecutiva saliente

Interfieren la dirección del partido

El PSOE sigue conservando el programa

En la ponencia política, más que diferencias

existen matices

Pedro Altares

P.— En la calle se ha dicho, con más o menos razón que la pintura era un

paréntesis en el PSOE y que, de

alguna manera, millones de votantes se quedaban huérfanos... Que había un cierto

vacío de poder en el

PSOE. ¿Qué dice el presidente de la gestora ante esto?

R. Es un tema que efectivamente esta en la calle, que yo he contestado

ante la

sociedad: No existe ningún indicio de poder en el PSOE. la gente hoy, quizá

por cuarenta años de

dictadura, no sabe lo que es un partido político. La dinámica y la historia de

un partido político esta, por

encima de los acontecimientos lo componen, como yo le decía a otro periodista

en una ocasión en de

partido pasa un poco como en las antiguas monarquías, El rey ha muerto ¡viva ¡el

rey! Nosotros podemos

decir: La ejecutiva ha muerto. viva la gestora, y cuando se se celebre el

congreso

extraordinario del setenta y nueve, la gestora ha muerto, viva la ejecutiva.

Tampoco hay vacío en la vida

política española por falta de la presencia del Partido Socialista,

Yo no quiero decir que sea la situación óptima, efectivamente, que no haya

ejecutiva, pero nosotros

estamos haciendo frente a todas las ; responsabilidades de idéntica

• manera que podía haberlo hecho la ejecutiva, prescindiendo de que, como

es natural, nuestro tiempo

es mucho mas limitado que el de una ejecutiva que se nombra por dos años.

Nosotros hemos tenido ahora

un mándalo de cuatro meses y hemos procurado acortarlo para que se celebrase

cuanto antes el congreso.

P. Tú estás en el despacho de Felipe. Algunos dicen que la sombra de Felipe

aletea por García Morato.

¿Cómo son las relaciones del presidente de la gestora y de la gestora con el

presidente del grupo

parlamentario?, y ¿de alguna manera la retirada de Felipe es solamente nominal y

sigue actuando con su

peso especifico dentro del partido?

R. - Evidentemente las gentes que han tenido un peso específico en el

partido, la siguen teniendo, pero

en lo que se retire a la dirección del partido, ni Felipe ni ningún miembro de

la ejecutiva saliente la

interfiere. La gestora toma sus resoluciones con toda la independencia, y cuando

se reúne con el grupo

parlamentario, se toman también, de acuerdo con lo que se discute en la reunión.

Dentro del grupo

parlamentario del PSOE hay un tema que es claro: La gestora se hace cargo de la

dirección del partido, y

lo que necesita a veces, es alguna información o un asesoramiento. Lo que parece

que es absurdo, y

además seria imposible, es que de repente se hubiera producido un corte entre

gestora y la

antigua ejecutiva. No puede haber a mi juicio un compartimiento estanco, entre

la actuación de una

ejecutiva que sale y la actuación de una gestora o de otra ejecutiva que entra.

Pero que se queden las

gentes tranquilas, que la gestora toma sus decisiones con independencia y a sus

reuniones no asiste

ningún miembro de la ejecutiva saliente... Te digo esto porque una vez, me

pregunto un periodista ¿es

verdad que esta tarde ha estado Felipe en la reunión de la gestora? Y yo le

dije; «No ha estado.» Pues hay

noticias muy ciertas de que ha estado, y yo contesté: «Quién haya dicho eso

miente.» Y era verdad, Felipe

no había estado, Ayer nos reunimos y tomamos con absoluta independencia en todos

los aspectos, en

política nacional, en política internacional, sobre viajes, los acuerdos

pertinentes, sin que nadie nos dijera

que debíamos hacer o decir.

El peso moral de la gestora

P.— ¿Tiene peso moral la gestora? porque si no recuerdo mal, la gestora, por

ejemplo, prohibió hacer

declaraciones a los miembros del partido, los términos eran muy ambiguos, pero

me da la sensación de

que nadie ha hecho caso. Todo el mundo ha dicho y ha escrito lo que le ha dado

la gana, sin tener en

cuenta el aviso.

R. La gestora no prohibió, recomendó que en determinados temas en que podría

ofenderse a alguien o

aludirse directamente a algún compañero, no se hicieran estas declaraciones. Yo

honestamente, vistas las

declaraciones a partir de nuestras recomendaciones, no he escrito más que tres

cartas a tres miembros

diferentes recordándoles esta recomendación, y que yo sepa no han vuelto a hacer

declaraciones que haya

podido considerar la gestora que pueden ir contra el espíritu del acuerdo. Tened

en cuenta que nosotros no

queremos ponerle una mordaza a nadie, ni esto significa una censura, es una pura

y simple

recomendación para que los temas no se sensibilicen demasiado,

P.— Vamos un momento al congreso, ¿a qué crees tú que se debió la indudable

crispación del pasado

XXVIII congreso?

R, En primer lugar a que la gente estaba muy sensibilizada ante todo lo que se

había dicho en la prensa.

Era el tema marxismo no, marxismo sí, desorbitando un poco las palabras de

Felipe González. Yo creo

que el compañero Felipe González tampoco pretendía o intentó decir lo que más

tarde apareció en lodos

los periódicos. Tratándose de un partido de izquierdas en un momento en que

acabamos de salir de una

dictadura larga y dura, el tema preocupó a la gente y la sensibilizó, pensando

quizá que el partido pudiera

dar un giro a la derecha. Eso, creo, fue lo que ocurrió. Yo creo que ni esa era

la intención de Felipe ni eso

hubiera podido ocurrir, porque el partido, a pesar de todo, sigue conservando el

programa básico, escrito

desde su fundación.

La dimisión

p. Desde la mesa presidencial del congreso, ¿por qué creer que no hubo

alternativa a Felipe, por qué no

hubo alternativa de ejecutiva?

R.— Precisamente yo, desde mi mesa presidencial, tuve pocas ocasiones de

compulsar los temas en los

pasillos porque tenía que estar en la presidencia, y en un congreso corno aquél

parece que el presidente

debía seguir llevando el timón del bureo sin abandonarlo un soto momento. No

hubo la contradicción de

que se ha hablado, los delegados votaron una cosa.

pero los delegados querían también que Felipe siguiera siendo el secretario del

partido, nadie pensó que

Felipe no iba a presentarse en la reelección, Está claro que había gente que

tenia otros criterios, y que

podían haber formado otra candidatura. Desde luego no hubo conspiración,

¿conspiración de quién?

P.— Pero se dice, por ejemplo, que determinado miembro de la ejecutiva saliente

dio ordenes de que no

se presentara candidatura y desde el otro lado, algunos dicen que parece ser

había alguna candidatura

preparada pero que luego no se atrevió a dar el paso

R.— Cuando se levanto la sesión el domingo por la tarde para dar una hora o dos

horas, para intentar

formar otra candidatura» ¿e vio que no había candidaturas, se propuso que se

dieran soluciones. La

solución fue la que después se impuso, una gestora, pero algunos delegados

insistieron en que era

necesario unirse para intentar salir del callejón sin salida y nombrar una

ejecutiva y después no resultó.

Yo recuerdo que salió Bustelo a decir que suponía que esta candidatura iba a ser

volada por un diez o un

quince por ciento de delegados y que por eso no parecía posible aceptar con

tanto escaso margen de votos

las responsabilidades de la comisión ejecutiva,

Escrupulosamente imparcial

P.— ¿De cuál de las ponencias políticas presentadas al congreso se sitúa el

presidente de la gestora más

cercano ideológica y afectivamente?

R, Entiendo que el presidente de la gestora la única posición que tiene en estos

momentos es la de

presidente de la gestora y ha de hacer un esfuerzo y lo está haciendo, Yo tengo

que hacer abstracción de

todos mis criterios para seguir manteniéndome en el fiel de la balanza. Yo creo

que es mi obligación en

estos momentos. Si en el partido hay dos sensibilidades diferentes, no debo

pronunciarme a favor de una

o de otra, porque he de ser escrupulosamente imparcial y he de dar a todo el

mundo la misma

oportunidad. Quiero decirte sin embargo que, a mí juicio, tampoco existe esa

diferencia tan profunda

entre una postura y otra en la ponencia política, porque, si lodo el mundo

acepta la declaración de

principios fundacional del partido, a partir de ella lo más que hay son matices

y no diferencias,

P.— Ante el congreso extraordinario de septiembre, se perfilan dos alternativas

a sus candidaturas de

síntesis o dos candidaturas con programas o ponencias diferenciales, ¿Qué

consideras mejor para el

partido?

R.— Yo consideraría mejor la existencia de una sola candidatura, aunque

realmente estoy tomando una

opción que debo dejar que tomen los demás.

No hay salida inmediata

P — ¿Cómo ves la situación política. Está el tema del terrorismo, el tema de las

autonomías, y algunos apuntan a la posibilidad de un

Gobierno de coalición. Cómo ves tú el actual momento y su desembocadura?

R.— No voy a ocultar que me parece que el actual momento es difícil. También

creo que la salida no se

vislumbra inmediata, creo que existe una solución pero que lo que tenemos que

hacer los españoles es lo

que vulgarmente se dice «aguantar el lirón», y muchas cosas pasan, quizá parezca

disparatado lo que voy

a decir, pero me parece que, a pesar de todo, a pesar de todos esos muertos y

del problema del terrorismo

que se ha agudizado y que tampoco se pensaba que pudiera llegar a estos

extremos, creo que la situación

es mucho mejor que pensábamos que iba a ser la transición de una dictadura

franquista a una democracia

y a un estado de derecho. El trauma y el costo podían haber sido mucho mayores,

pensemos por ejemplo»

en cualquier país latinoamericano en chile en argentina, vemos que sin guerra

civil hay veinte, treinta,

cuarenta mil muertos, unas cifras tremendas. Yo no sé en España cuántos habrán

sido los muertos, pero

habrá habido doscientos o trescientos. Quiere decirse que sí comparamos vemos

que, a pesar de lodo, el

costo hacia la democracia y la estabilización ha sido menor. Todo el mundo es

sensato, y la inmensa

mayoría del país está en que hay que consolidar la democracia y verdaderamente

aguantando el tirón.

Supongo que se enfocarán los problemas. Yo entiendo que las soluciones al

problema del país son las

nuestras, las que los socialistas estamos apuntando en el Congreso con nuestros

proyectos de ley. Este

mes vamos a publicar, un folleto en el que atacamos, es decir, nos enfrentamos

al problema del paro y

damos nuestras soluciones, En cualquier caso el país va a salir adelante. La

gente está por ello, porque el

país no está obedeciendo a la provocación.

P.— ¿Gobierno de coalición sí, o no? ¿En qué circunstancias el PSOE lo

aceptaría?

No al Gobierno de coalición

R.— Nosotros somos en estos momentos un partido en la oposición; ya

hemos dicho que vamos

a hacer oposición y no estamos hoy por el Gobierno de coalición, ni creo que

sea necesario un Gobierno

de coalición. El Gobierno tiene su partido mayoritario dentro de las

minorías porque no llega a tener

la mayoría absoluta, pero con los apoyos con los que cuenta tiene una cómoda

mayoría para seguir

gobernando, por lo que no es necesario un Gobierno de coalición. Tenia que darse

en el país una situación

catastrófica en cualquier sentido, y si las necesidades exigieran una coalición

podríamos participar, pero

yo creo que no es necesario ni lo será, y no es nuestro criterio participar en

este Gobierno. Únicamente si nuestro sentido de la responsabilidad, siendo como

somos un partido a nivel

estatal, exigiese que aceptáramos unas responsabilidades, por unas

circunstancias que a mi en este

momento no se dan, evidentemente el partido siempre ha hecho frente a sus

responsabilidades y lo haría,

P.— Durante estos meses el PSOE, como todos los partidos políticos, había tenido

una cierta crisis de

militancia; ¿después del XXVIII congreso ha seguido esta tónica?

R. Después del XXVIII congreso, aunque no he hecho una investigación

retrospectiva de las cosas, el

partido tiene los mismos conflictos que ha tenido antes y que tendrá después,

porque, además, en un

partido, cuando es un partido democrático, la gente dice lo que siente y muchas

veces se pueden producir

enfrentamientos, Pero hasta ahora todos los que he visto se están resolviendo

bastante bien. Yo he ido a

varios congresos provinciales y he visto que a pesar de que se ha discutido al

final, cuando se ha votado,

la gente ha llegado ya a una solución a una resolución» y se ha respetado todo.

Y se han respetado todos.

Mañana; III. Antecedentes de una crispación

Del XXVIII Congreso salió la gestora como solución intermedia, Carvajal entona

«La Internacional».

Las diferencias en la ponencia política son más bien de matices.

Nadie pensó que Felipe estaba dispuesto a renunciar, y en aquel momento no había

gente preparada para

formar otrá candidatura.

 

< Volver