Felipe González:. 
 Nadie a mi izquierda en el PSOE  :   
 Puede haber oportunismo, torpeza y demagogía.... 
 Pueblo.    23/05/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

El XXVIII Congreso del PSOE: La polémica sigue

FELIPE GONZÁLEZ: "Nadie hay a mi izquierda en el PSOE"

• Puede haber oportunismo, torpeza y demagogia.

MADRID. (PUEBLO.)—La comisión gestora del PSOE se reunió durante la tarde de

ayer con la

ejecutiva saliente para hacer el traspaso de funciones hasta la celebración del

próximo congreso

extraordinario. El ex primer secretario Felipe González conversó brevemente con

los periodistas a su

llegada a la sede del PSOE. Felipe González aseguró que la dirección política

del PSOE «no estará bajo

mis órdenes, sino que dependerá de la comisión gestora».

Sobre el tratamiento que la Prensa internacional ha fiado al XXVIII Congreso del

PSOE, señaló que «la

Prensa internacional está mucho más distante de la realidad inmediata, y por

consiguiente sus

interpretaciones son mucho más simplistas. Tengo la impresión de que se ha

simplificado mucho lo que

ha pasado, que es más complejo de lo que ha reflejado la Prensa internacional.

Entre otras cosas, porque

parece que ha aparecido como una especie de debate entre "marxismo sí" o

"marxismo no", y ese es el

mayor error que su ha cometido, porque el debate ha sido más profundo. No

obstante, yo voy a ser muy

prudente en mi declaración».

Felipe González manifestó que está al servicio de la comisión gestora, y que

será esta quien determine,

junto al grupo parlamentario, quien dirigirá el mismo.

Preguntado sobre cuáles van a ser los pasos que va a dar como militante de base,

respondió: «La verdad es

que todavía no los tengo determinados. Estoy viendo cómo se están produciendo

algunas declaraciones,

que no se corresponden con la realidad. Estas declaraciones son sobre

alternativas mas de izquierda o de

derecha del partido. Yo tengo la impresión de que a la izquierda de lo que he

estado representando estos

años no hay nadie. Puede haber un cierto oportunismo o cierta torpeza, pero, de

ninguna manera, me da la

impresión de que haya gente que esté a la izquierda de esta posición. Y creo

también que hay

compañeros, sobre todo en la base, que se han dejado arrastrar por algo que no

es ser de izquierda, sino

demagogo, y es distinto ser de izquierda que ser demagogo».

En cuanto si va a tratar de presentar una alternativa más moderada, de cara al

congreso extraordinario,

para llegar a la ejecutiva otra voz, Felipe González dijo: «De ninguna manera.

Yo voy a tratar de impulsar

un movimiento que sea seriamente socialista, pero no más moderado, sino mis bien

lo contrario. Creo que

el partido, en estos momentos, está en condiciones de exigir más desde el punto

de vista socioeconómico,

y de ser serio desde el punto de vista de los conocimientos ideológicos. No es

un problema de

moderación, sino un problema de seriedad y de rigor, y de eliminación de

cualquier oportunismo y mala

fe.»

Ante el comentario de un informador de que tiene todas las probabilidades de

salir elegido como primer

secretario en el congreso extraordinario, el líder socialista indicó que «esa es

una opinión que se basa en

un fundamento muy frágil».

Aún está por ver cuál va a ser su decisión personal en torno al futuro del

partido. Sobre las tendencias en

el seno del PSOE, Felipe González puso de manifiesto que «en el PSOE, todas las

tendencias han estado

representadas, si es que se puede llamar tendencias a ciertas corrientes, de

opinión en la comisión

ejecutiva. Lo curioso es que el reflejo que ha aparecido hacia fuera de estas

distintas opiniones de la

ejecutiva no es exactamente el reflejo que han adoptado cada uno de los miembros

de la ejecutiva.

A veces, aparecen personas con un planteamiento más radical, que, sin embargo,

son más moderadas,

incluso excesivamente moderadas, en el seno del equipo de dirección. Pero creo

que en el partido no hay

problemas de tendencias, sino un problema de identidad, y en las próximas

semanas tal vez declare cuáles

son los puntos que creo que han fallado y han originado la polémica sobre el

congreso. Al final creo que

va a triunfar el partido socialista, es decir, va a triunfar el socialismo con

su identidad propia y van a

fracasar los que practican un cierto criptocomunismo, y que no son capaces de

aceptar cual es la identidad

del partido, tanto histórico como actual.»

Preguntado sobre si su actitud va a provocar un cisma en el PSOE, negó

rotundamente ésta posibilidad.

«Creo que no. En general, cuando se habla de cisma se está empleando un concepto

religioso, que incluso

se emplea para hablar de Marx, faltando el respeto al propio Marx. Si alguien

piensa que va a haber una

escisión en este partido, se equivoca. En este partido, las escisiones jamás han

prosperado. La base ha

tenido fidelidad al partido por encima de las discrepancias. Por tanto, creo que

no va a haber ningún

cisma en el partido ni en la sociedad española tampoco, no hay que exagerar. A

esta sociedad le

preocupan los problemas reales que siente y las alternativas que se presentan.»

En torno a las razones que le han inducido a dejar la dirección del partido ante

el primer revés surgido, en

contra de la postura de otros políticos que han continuado tras sufrir reveses.

Felipe González señaló que

cada persona tiene sus razones para estar en la política. «Yo soy incapaz de

hacer política si no se conecta

el quehacer político con un sentimiento profundamente ético de lo que se está

haciendo. De tal manera

que si a mí me quitan el único capital que tengo en política, que es actuar con

coherencia interna y un

comportamiento moral que está en la raíz más intima del socialismo español, la

verdad es que no me

interesa la política. SÍ puedo luchar políticamente haciendo compatible esa

lucha política con un

compromiso ético , probablemente, seguiré luchando toda mi vida en política.»

 

< Volver