El congreso aceptó la tesis felipista. 
 El PSOE suprime el termino marxista de su definición     
 
 ABC.    30/09/1979.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

ABC. DOMINGO. 30 DE SEPTIEMBRE DE 1973. PAG. 4

NACIONAL

Asume el marxismo como un instrumento teórico, Crítico y no dogmático para él

análisis y

transformación de la realidad social

EL CONGRESO ACEPTO LA TESIS «FELIPISTA»

EL PSOE SUPRIME EL TERMINO "MARXISTA" DE SU DEFINICIÓN

Madrid. (De nuestra Redacción.) La polémica sobre el marxismo, que ha provocado

un largo período de

reflexión y debate en el PSOE desde su XXVIII Congreso, ha quedado saldado con

una enmienda

presentada por José María Benegas y Alonso Puerta, cabezas de Delegación de

Euzkadi y Madrid, que el

Congreso extraordinario asumió con sólo dos votos en contra y cuatro

abstenciones. En virtud de este

texto el Partido Socialista Obrero Español se reafirma en su carácter «de clase,

de masas, democrático y

federal. El PSOE asume el marxismo como un instrumento teórico, crítico y no

dogmático para el análisis

y transformación de la realidad social, recogiendo las distintas aportaciones

marxistas y no marxistas que

han contribuido a hacer del socialismo la gran alternativa emancipadora de

nuestro tiempo y respetando

plenamente las creencias personales».

El documento original realizado par la Comisión de Principios Ideológicos del

Congreso coincidía con la

anterior redacción en cuanto la definición de partido de clase, de masas,

democrática y federal, y añadía:

«El PSOE asume el marxismo como un conjunto de elementos teóricos que permiten

el conocimiento de

la realidad social y sientan las. bases para su transformación. Su análisis

dialéctico debe alejarse de todo

supuesto dogmático, asumiendo críticamente, y dentro de les límites que sean

válidos, las aportaciones,

marxistas y no marxistas, que nos proporcionan un mejor conocimiento de la

realidad.»

Cabe recordar que en el XXVIII Congreso el partido había quedado definido como

un partido «de clase,

de masas, marxista, democrático y federal».

La base de trabajo de la Comisión Habían sido las ponencias presentadas por las

Delegaciones de

Andalucía, Madrid y Barcelona con algunas aportaciones de la presentada por la

Delegación de Euzkadi.

La resolución aprobada se inicia con un recuerdo a los cien años del partido en

el que se señala la

vigencia de la declaración de principios realizada el 2 de mayo de 1879 y en el

que los socialistas se

consideran «legítimos herederos de todos aquellos que a lo largo de la Historia

defendieron, y nos

enseñaron a defender los ideales de la libertad, la igualdad y la solidaridad»,

El texto previo al dictamen ideológico dice también «que el sistema capitalista

anula estos valores y

condujo a la opresión, la explotación y la insolidaridad. Agotadas las

potencialidades innovadoras de la

burguesía, es hoy la clase trabajadora la que representa la generalización de la

idea de progreso y de

realización de los valores humanos. Se reafirma por otra parte el modelo de

sociedad socialista y se

asume el programa máximo y la historia del partido.

En la declaración ideológica propiamente dicha el PSOE afirma que la base de la

futura sociedad

socialista es el principio de la autogestión. Para alcanzar el Poder los

socialistas entienden que es preciso

contar con el apoyo y participación de una nueva mayoría en una revolución lenta

de la sociedad dirigida

en tres direcciones: en el terreno político-institucional, en el terreno

económico y en el campo de la

sociedad civil.

El proceso de cambio experimentado por la sociedad contemporánea es examinado

por los socialistas,

que han observado la aparición y crecimiento de nuevos sectores sociales,

conviniendo que, en la

actualidad, los obreros estrictamente manuales no son sino una parte del

conjunto de los trabajadores.

La resolución ideológica examina la situación de técnicos administrativos y

trabajadores no directamente

vinculados a la producción, los intelectuales y los profesionales asalariados

cada vez más numerosos, los

campesinos y colectivos que consideran sometidos a expectación en el sistema

productivo como la mujer,

los jóvenes y los ancianos.

En el análisis socialista se dice que en el seno de estos grupos se produce una

lucha entre la influencia

burguesa y las fuerzas del socialismo, modificándose la relación de influencias

a favor de estas últimas,

«pues estos grupos sociales se ven progresivamente enfrentados con los intereses

capitalistas». Se

entiende que todas estas capas sociales forman ya un bloque de intereses que hay

que cohesionar por su

común condición de explorados por el sistema capitalista. «Sus aspiraciones

tienden —se dice— a

coincidir en un proyecto de creación de una sociedad en la que se haya eliminado

la opresión y la

explotación de clase. Es decir, una sociedad socialista.»

La conclusión es que incumbe al PSOE, «asumiendo su responsabilidad como

alternativa mayoritaria», la

impulsión y formación de este nuevo bloque social, centrado por los sectores más

concienciadas y basado

en la articulación de un amplio movimiento de masas. Se especifica entonces que

la misión del PSOE

«será la de luchar por la alianza de todas las fuerzas populares y en particular

por el protagonismo activo

de las organizaciones de masas de los trabajadores: sindicales, ciudadanas,

movimiento-cooperativista y

todas las entidades asociativas creadas para la defensa de intereses

sectoriales», Finalmente se alude a las

diferencias y desequilibrios interterritoriales, pidiendo de los socialistas una

respuesta programática que

esté, dirigida a la superación de la crisis y de .las diferencias existentes

entre las nacionalidades y regiones

de España.

 

< Volver