El PSOE no participará en un gobierno de concentración  :   
 Solamente lo haría para salvar el proceso democrático. 
 ABC.    30/09/1979.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ABC. DOMINGO, 30 DE SEPTIEMBRE DE 1979. PAG. 5

EL PSOE NO PARTICIPARA EN UN GOBIERNO DE CONCENTRACIÓN

Solamente lo haría para salvar el proceso democrático

Madrid. (De nuestra Redacción.) El PSOE no participará en un Gobierno del que

formen parte otras

fuerzas políticas, salvo en el caso en que esté en peligro la supervivencia del

proceso constitucional y

democrático. En esta situación el partido no convocará un Congreso

extraordinario, como había propuesto

el sector crítico. Estas han sido las decisiones adoptadas por el Congreso

extraordinario del PSOE en base

al texto realizado por la Comisión de Estrategia Política, aprobadas por 54

votos a favor, dos en contra y

cinco abstenciones.

Previamente el Congreso se había pronunciado en torno a una enmienda presentada

por el sector «crítico»

a través de Manuel de la Rocha. Proponía el enmendante y los grupos que le

apoyaban que, en el caso de

que el PSOE decida formar parte de un Gobierno con otras fuerzas políticas,

debería de convocar un

Congreso extraordinario. Asimismo proponía el sector «crítico» que el PSOE

aprobara un texto en el que

más o menos se especificase que el partido mantendría un entendimiento con el

resto de las fuerzas

políticas de Izquierdas a nivel estatal o nacional. Esta propuesta fue rechazada

por el Congreso por 42

votos en contra, 15 a favor y seis abstenciones.

Las condiciones que el propio Partido Socialista se ha marcado para una

participación en un Gobierno de

concentración son, aparte de la ya señalada de que esté en juego la normalidad

democrática y

constitucional, el que colaboren las demás fuerzas políticas democráticas y el

que se proceda a una muy

severa acotación de los límites temporales y de los contenidos programáticos.

«En circunstancias de normalidad democrática —dice la resolución adoptada por el

Congreso— el PSOE

ha de mantener una política autónoma e independiente, reflejo del carácter

diferenciado de la alternativa

socialista que representa. Cualquier colaboración temporal con otras fuerzas

políticas deberá ser sometida

y aprobada por el Comité general del partido, sin que en ningún caso los

acuerdos en que se concrete el

comunicado signifiquen un retroceso en el camino hacia los objetivos del

programa máximo.»

Otros puntos importantes de la resolución adoptada por el Congreso en cuanto a

estrategia política

señalan que el partido debe velar ante todo intento que le pueda involucrar en

una corresponsabilidad

subordinada en la gestión de los problemas actuales.

En cuanto a su propia estrategia como partido mayoritario de la oposición, el

PSOE entiende que las

situaciones derivadas del incremento de la violencia, el terrorismo y eventuales

intentos de

desestabilización del proceso político, así como las graves dificultades

suscitadas por la. ampliación de la

crisis económica obligan, si cabe, a ampliar aún esta dimensión de las

responsabilidades de oposición y

de partido con vocación de Gobierno.

 

< Volver