Lo asume como instrumento crítico y no dogmático. 
 El PSOE retiró el marxismo de su definición programática     
 
 Diario 16.    30/09/1979.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Lo asume como instrumento critico y no dogmático

El PSOE retiró el marxismo de su definición programática

El congreso extraordinario del Partido Socialista Obrero Español retiró el

término «marxista» de la

definición ideológica del partido y reconoció el enriquecimiento que para el

socialismo han representado

las aportaciones de pensadores posteriores a Carlos Marx y de corrientes de

opinión ajenas al marxismo.

El Pleno del Congreso aprobó a media tarde una enmienda al dictamen de la

comisión redactora de los

principios ideológicos, que matizó el texto propuesto al Pleno, resaltando la

capacidad emancipadora del

socialismo, así como el respeto a las creencias personales.

Los principios ideológicos del PSOE comienzan afirmando el carácter «de clase,

de masas, democrático y

federal» de la organización.

El marxismo como instrumento

«El PSOE -continúa- asume el marxismo como un instrumento teórico, critico y no

dogmático, para el

análisis y transformación de la realidad social, recogiendo las distintas

aportaciones marxistas y no

marxistas que han contribuido a hacer del socialismo la gran alternativa

emancipadora de nuestro tiempo

y respetando plenamente las creencias personales.»

La resolución propone un «compromiso por el socialismo» entre los distintos

sectores sociales que se

pueden integrar en el bloque de clases, dada la existencia de contradicciones

entre ellos.

La formulación de este compromiso -propuesto en las ponencias políticas de

Córdoba y Sevilla- es

atribuida a las profundas y rápidas transformaciones registradas en España a

partir de los primeros años

60 y que generaron la aparición y crecimiento de nuevos sectores sociales. «En

la actualidad -afirma el

texto aprobado- los obreros estrictamente manuales no son sino una parte del

conjunto de trabajadores.»

Bloque de clases

La resolución alude explícitamente a este respecto a los intelectuales, los

profesionales asalariados, los

pequeños empresarios y los campesinos, y agrega entre el grupo de los explotados

a las mujeres, los

jóvenes y los ancianos.

«La sociedad que el PSOE preconiza es una alternativa global y completa a la

sociedad capitalista, por ser

ésta intrínsecamente injusta y explotadora.

Los socialistas -continúa la resolución- no pretendemos solamente la corrección

de las injusticias más

evidentes del sistema capitalista, por lo que debe ser afirmada la voluntad de

transformación radical de la

sociedad, negándose la posibilidad de una gestión pura y simple del sistema

capitalista.»

Autogestión

El texto aprobado por el congreso extraordinario afirma el principio de la

autogestión «como base de la

ordenación de la futura sociedad socialista».

«La revolución de la mayoría de la que hablaba Engels implica, pues, una

política de masas (...)

rechazando el vanguardismo y el sectarismo e impulsando la unidad social en

amplia mayoría. La

revolución no es el "gran día", sino el proceso permanente y conflictivo para

generar el cambio de

sociedad.»

«Para alcanzar el poder es preciso contar con el apoyo y la participación de una

nueva mayoría en una

revolución lenta de la sociedad, dirigida en tres direcciones: en el terreno

político institucional

(reforzando, ampliando y profundizando la democracia y las libertades), en el

terreno económico

(ampliando el área de participación y decisión colectiva en los centros de poder

económico) y en el

campo de la sociedad civil (creando nuevas formas de organización cultural de la

sociedad, impulsando la

hegemonía social de los trabajadores y del pueblo).»

Los trabajos de las comisiones

A primeras horas de la mañana de ayer todavía no habían concluido los trabajos

de las comisiones

encargadas de examinar las tres aspectos básicos de lo que se considera urgente

política del PSOE:

principios ideológicos del partido, estrategia a seguir en el futuro inmediato y

adecuación del partido a las

funciones y tareas a realizar.

El presidente de la mesa del congreso extraordinario, José Martínez Cobo, afirmó

que se había trabajado

exhaustivamente durante toda la noche y que a las siete de la mañana sólo una de

las comisiones -la de

deliberación en torno a los principios ideológicos del partido- había concluido

su informe.

Este, sujeto a las más fuertes discrepancias, suscitó una enmienda en torno a

«la declaración ideológica

explícita del partido». En este sentido se refirió a la manera de entender el

marxismo, forma de utilizarlo

y posibilidad, o no, de incrustar el término en la definición del PSOE. Este

último punto venía a recoger

el espíritu filosófico de la enmienda.

 

< Volver