Autor: P. J. R.. 
 Aunque habrá sintesis ideológica. 
 Felipe no pactará con los críticos  :   
 Duro ataque de Alfonso Guerra contra Suárez en la apertura del Congreso del PSOE. 
 ABC.    29/09/1979.  Página: 1-5. Páginas: 2. Párrafos: 17. 

CON SUPLEMENTO COLOR 25 PESETAS

AUNQUE HABRÁ SÍNTESIS IDEOLÓGICA

FELIPE NO PACTARA CON LOS "CRÍTICOS"

Duro ataque de Alfonso Guerra contra Suárez en la apertura del Congreso del PSOE

DOS ideas parecen claras al cabo de la primera jornada del Congreso de! PSOE:

habrá síntesis

ideológica, y Felipe González resultará elegido primer secretario al

frente de una Ejecutiva que, si

bien no resultará estrictamente «moderada» o «felipista» tampoco acogerá

a ninguno de los

dirigentes del «sector crítico».

Junto a estas dos percepciones, las sesiones de ayer generaron una serie de

gestos de mayor y menor

significado político, entre los que, por su conexión con la dinámica de los

últimos días, destaca una

rotunda afirmación pública de Alfonso Guerra, que fue subrayada por los

asistentes al Congreso con un

nutridísimo aplauso. ~ «Si la democracia está en peligro no nos creeremos

nosotros que UCD sea quien la

vaya a salvar», aseguró, empleando su habitual estilo incisivo directo, «Cabría

preguntarse si más bien lo

que haría no sería ayudar a hundirla. Y cuando algunos se preguntan si no ha

llegado la hora de que el

general Pavía entre a caballo en el Parlamento, yo lo que me pregunto es si el

actual presidente del

Gobierno no se subiría a la grupa de ese caballo para acabar con la democracia.»

BANDERA ANDALUZA

Alfonso Guerra fue, con diferencia, el orador que más entusiasmo despertó entre

los delegados. Al

término de su intervención, un grupo de congresistas hizo ondear una bandera

andaluza y se oyeron gritos

de «Fe-li-pe», «Fe-li-pe». Para bien y para mal, la suerte de ambos dirigentes

parece inseparablemente

unida en el ánimo colectivo del Congreso, y nadie duda de que Guerra será

«ascendido» a vicesecretario

general o secretario de Coordinación en la Ejecutiva que encabece Felipe

González.

De acuerdo con una lista que circulaba a última hora de la tarde, y cuyo origen

parece bastante fiable, los

nombres de ambos irían arropados por Ramón Rubial, en calidad de presidente, y

por los antiguos

miembros de la ejecutiva que cesó en el pasado Congreso: Carmen García, Javier

Solana, Enrique Múgica

y José María Benegas.

NOVEDADES EN LA LISTA. — En el capítulo de nuevas incorporaciones hay que

distinguir dentro de

esta lista, que probablemente diferirá muy poco de la final, diversos apartados.

Así aparecen algunos

dirigentes ugetistas, como Joaquín Almunia, Cigarrán, el asturiano Vila y

Corcuera, Este último,

secretario general de la UGT del Metal, mereció, por cierto, recientes elogios

públicos del vicepresidente

Abril Martorell.

En otro bloque podrían situarse a algunos destacados representantes de las

«terceras vías». Ese es el caso

del presidente de la Diputación de Madrid, Carlos Revilla; del catalán Obiols o

del murciano Ciríaco de

Vicente.

Aparecen a continuación destacados líderes con significación regional, como el

catalán Ernest Lluch, el

asturiano Rafael Fernández o el andaluz Rafael Escurado. Tal vez las máximas

sorpresas dentro de esta

lista sean los nombres de Ignacio Sotelo y Salvador Clotas, que figuran como

aspirantes a las Secretarías

de Cultura e Información. Ambas le fueron ofrecidas, al parecer, al periodista

Pedro Altares, ex director

de «Cuadernos para el Diálogo», pero éste ha manifestado su decisión de

continuar dedicado al ejercicio

active de su profesión.

Con carácter más dudoso aparecen en la lista Francisco López Real, María

Izquierdo y el antiguo

dirigente del PSP, Donato Fuejo. Este último podría ser sustituido por sus

antiguos compañeros Pedro

Bofill o José Bono.

AUSENCIAS. — Entre las ausencias, destacan las de Guillermo Galeote, Luís Yáñez,

Manuel Marín,

Albiñana, Luís Fajardo, Gregorio Peces-Barba, Miguel Boyer y Enrique Barón,

aunque alguno de ellos

podría ser «repescado» en el ultimo momento,

Sea esta u otra muy parecida, la lista que antes de las cuatro de la tarde de

hoy presentará Felipe González

reflejará un ánimo integrador de todas las tendencias del partido, a excepción

del «sector crítico». Eso

significa que Luís Gómez Llorente, Pablo Castellano, Francisco Bustelo y

compañía formalizarán una

candidatura alternativa, cuyas posibilidades serán mínimas en una confrontación

abierta.

Muchos delegados de la zona intermedia del partido manifestaban ayer, no

obstante, cierta perplejidad

ante la contradicción que supone que la síntesis se perfile como probable a

nivel ideológico, mientras que,

en cambio, en el terreno de la compatibilidad personal continúe existiendo un

gran abismo. No hay que

descartar que en el último momento, esta perplejidad desembocara en un impulso

unitario que diera al

traste con las previsiones de los párrafos anteriores.

MARTÍNEZ COBO.—Si bien la jornada de ayer no dio pie a ningún enfrentamiento

directo entre las dos

alas del partido, tampoco contribuyó a limar asperezas. El único gesto

pacificador corrió a cargo de Pablo

Castellano, quien, habiendo solicitado la palabra para una cuestión de orden,

pidió públicas disculpas al

dirigente del PSOE donostiarra, Enrique Iparaguirre. Como se recordará, Pablo

Castellano le había

aplicado la etiqueta de «falsario» y otros insultos peores, lo que ocasionó un

desagradable altercado del

diputado cacereño con Enrique Mújica.

La elección de la Mesa del Congreso, a la que se procedió al cabo de un

vehemente y un tanto

decimonónico mensaje de apertura del presidente de la Gestora, José Federico de

Carvajal, fue, en

cambio, un nuevo elemento de fricción. Como presidente de la misma fue

designado, siendo el único

candidato, el médico nacido en Toulouse José Martínez Cobos. Se trata de un

hombre muy próximo a

Felipe González que ya cumplió tal misión hace cinco años en el Congreso de

Suresnnes, del que salió un

primer secretario apodado «Isidoro». Con leve acento francés, Martínez Cobos

demostró en seguida una

gran ecuanimidad y una mente muy ordenada, cualidades ambas adecuadas a su

puesto.

Previamente había quedado frustrada una iniciativa conjunta del «sector crítico»

y de algunos elementos

de la «tercera vía» encaminada a llevar a la Presidencia del Congreso a José

María Benegas o a Rafael

Escuredo. Ambos rehusaron, explicando el segundo que debía preservar su

condición de presidente de la

Junta de Andalucía de las fricciones que podrían derivarse de tal candidatura.

«GESTO ABSOLUTISTA». — Faltos de candidato para la Presidencia, los «críticos»

trataron entonces

de colocar a uno de sus hombres en la Mesa y presentaron a Manuel de la Rocha

para una de las

Secretarías de Actas. Los «felipistas» presentaron su propia alternativa y De la

Rocha quedó derrotado.

Gómez Llorente se lamentó ante los periodistas de este «gesto absolutista» y de

que el ala «moderada»

copara todos los puestos de la Mesa.

La sesión de la tarde estuvo dedicada a la elección de ponencias como base para

el trabajo en comisión.

Prácticamente todas las intervenciones —destacaron por su impacto la ya

mencionada de Guerra y las de

Raimon Obiols y Virgilio Zapatero— vinieron a establecer una posición ecléctica

y conciliadora sobré el

significado de la doctrina marxista del partido. Al final se acordó trabajar

sobre los textos presentados por

Euzkadi, Madrid, Cataluña, Andalucía y el bloque Ciudad Real Alicante Cuenca-

Murcia.—P. J. R.

 

< Volver