Autor: Marcote, C. F.. 
   El PSOE asume el marxismo como instrumento teórico, crítico y no dogmático     
 
 Ya.    30/09/1979.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

YA Pag. 14

NACIONAL

30-IX-1979

El PSOE asume el marxismo como instrumento teórico, crítico y no dogmático

Se reafirma como partido de clase, de masas, democrático y federal. Impulsará la

coagulación de un

amplio y mayoritario bloque social contra la dominación capitalista. Combinará,

asimismo, la lucha

institucional con la movilización social.

Recogiendo buena pare de las tesis "críticas", en lo que puede ser considerado

como un texto de síntesis

de las distintas posiciones, el Partido Socialista Obrero Español aprobó ayer

sus principios ideológicos

con la asunción del marxismo "como un instrumento teórico, critico y no

dogmático para el análisis y

transformación de la realidad social, recogiendo las aportaciones marxistas y no

marxistas que han

contribuido a hacer del socialismo la gran alternativa emancipadora de nuestro

tiempo y respetando

plenamente las creencias personales". El texto de la ponencia de principio

ideológicos fue aprobado con

sólo dos votos en contra y cuatro abstenciones de los 67 cabezas de delegación

que participaron en la

votación.

El PSOE reafirma su carácter de clase, de masas, democrático y federal y

preconiza una sociedad que sea

alternativa global y completa a la sociedad capitalista, "por ser ésta

intrínsecamente injusta y explotadora.

El modelo de sociedad socialista por construir ha de basarse en una serie de

grandes principios

alternativos y contradictorios con los que rigen en la sociedad capitalista y en

las sociedades totalitarias.

Ha de afirmarse el principio de la autogestión como base de la ordenación de la

futura sociedad

socialista",

Mayoritario bloque social Propugnan los socialistas una política de masas, en la

que se ha de "impulsar la

coagulación de un amplio y mayoritario bloque social contra la dominación

capitalista, rechazando el

vanguardismo y el sectarismo, impulsando la unidad social de una amplia

mayoría". La revolución, se

dice, no es el "gran día", sino e1 proceso permanente y conflictivo para generar

el cambio de la sociedad,

y "para alcanzar el poder es preciso contar con el apoyo y participación de una

nueva mayoría en una

revolución lenta de la sociedad, dirigida en tres direcciones; en el terreno

político Institucional, en el

terreno económico y en el campo de la sociedad civil".

Tras señalar que el proceso de cambio social experimentado por la sociedad

contemporánea ha generado

la, aparición y crecimiento de nuevos sectores sociales, de forma que

actualmente los obreros

estrictamente manuales no son sino una parte del conjunto de los trabajadores,

se insiste en que la misión

del PSOE será la de luchar por la alianza de todas las fuerzas populares y, en

particular, por e1

protagonismo activo, dentro de la expresión organizativa del frente de los

trabajadores, de las

organizaciones de masas de los trabajadores: sindicales, ciudadanas, movimiento

cooperativista y todas

las entidades asociativas creadas para la defensa de intereses sectoriales.

Finalmente se pronuncian por

una política dirigida primordialmente a satisfacer las exigencias de las

nacionalidades y regiones menos

favorecidas, al mismo tiempo que se satisfagan las necesidades de los sectores

sociales oprimidos en todo

el ámbito del Estado.

Libertad, igualdad y solidaridad

Se incluye también en esta ponencia un documento sobre los cien años de historia

del Partido Socialista,

en el que se afirman los ideales de lucha por la libertad, la Igualdad y la

solidaridad que constituyen para

el PSOE "el hilo conductor que da sentido a la historia". Aspiran, por tanto, a

la completa emancipación

de la clase trabajadora es decir, la abolición de todas las clases sociales y su

conversión en "una sola de

trabajadores, dueños del fruto de su trabajo, libres, iguales, honrados e

inteligentes". Se asume el

programa máximo y la historia del partido con las enseñanzas y aportaciones

producidas en el

movimiento socialista, y entre las que destacan, por su importancia histórica y

trascendencia actual, el

marxismo.

En la ponencia sobre modelo de partido, aprobada por unanimidad, se señala que

el PSOE es un partido

para el cambio y para la democracia, sin que ambas rosas puedan separarse. Tras

su reafirmación como

partida de clase y a la vez partido de masas, con una sólida estructura de

cuadros, democráticamente

elegidos y revocables, el PSOE se define como partido de lucha y de gobierno,

como un todo

unitariamente articulado desde el cual se establecen las directrices políticas

para la acción de sus

militantes, tanto en el campo de las instituciones del Estado como para su

acción en el seno de la

organización de masas, garantizando un control y una revisión continuada del

proceso de aplicación

práctica de dichas directrices.

Democracia interna y disciplina

Como pilares básicos del partido se señalan la información, la formación y la

participación activa. Como

carácter esencial se incluye la democracia interna, que tiene su plasmación

principal en el tipo de

funcionamiento organizativo Interno, basado en la libre discusión, la

manifestación sin trabas de todas las

posiciones y el control democrático permanente de los responsables por quienes

los eligen. "La libertad

de expresión—se dice—deberá ser absoluta a todos los niveles del partido,

asegurándose el respeto a las

diferentes corrientes de opinión que podrán expresarle a través de las múltiples

formas de incidencia

teórico-política internas... Esto exige asumir una gran responsabilidad en el

cumplimiento de las tareas de

construcción del socialismo y una gran disciplina, no mecánica ni consignista,

en el ejercicio de la

enorme democracia interna característica del PSOE."

Como principal tarea político-organizativa se apunta el máximo desarrollo de

los presupuestos federales,

respetando la autonomía política y organizativa de cada ámbito, con un programa

común de solidaridad y

unos programas autónomos de cada nacionalidad o región con el objetivo de

corregir todos los

desequilibrios hasta conseguir la desaparición del desequilibrio último, razón

de ser de la tarea de los

socialistas."

Tranquila jornada

La jornada de ayer transcurrió en un ambiente de total tranquilidad, al margen

de las negociaciones entre

los distintos sectores, que, como se preveía, no llegaron a ningún acuerdo para

la presentación de una

candidatura integradora, como pretendían los "críticos", aunque, como hemos

dicho, buena parte de las

tesis "críticas" hayan sido asumidas por la ponencia ideológica aprobada por el

congreso.

Por la mañana hubo entrevista Felipe González-Pablo Castellano, en la que se

trató la situación del

partido, pero no se puso sobre el tapete ningún tipo de negociación. Felipe

González destacó la distensión

y el compañerismo puestos de manifiesto en el desarrollo del congreso y expresó

el deseo de que ésa

fuera la tónica imperante en los trabajos posteriores. Dijo también que no

habían hablado como

representantes de los sectores "crítico" y "moderado", por considerar que no son

representantes de tales

sectores,

Pablo Castellano, por su parte, habló de la entrevista como de un encuentro

"entre dos amigos de

muchísimo tiempo", informado precisamente por esa amistad y cordialidad. Mostró

su perplejidad a los

informadores por la asunción de casi todas las posturas "críticas" en la que iba

a ser ponencia política

definitiva. Se refirió al fracaso de los intentos integradores para la comisión

ejecutiva, integración que, a

su juicio, debería haber abarcado a aquellos que representan continuidad con la

línea anterior, a

representantes de nacionalidades, elementos de la "tercera vía" y "críticos",

para que haya un permanente

intento de búsqueda de síntesis. Refiriéndose a esas negociaciones para la

formación de candidaturas a la

Ejecutiva, dijo que "hay propuestas que más parecen proposiciones deshonestas".

C. F. MARCOTE

 

< Volver