El Rey recibió a la junta directiva de Alianza Popular. 
 Lealtad y adhesión a la Corona (Fraga Iribarne)  :   
 Defensa de la sagrada unidad de España, del orden y la ley. 
 El Alcázar.    27/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

El Rey recibió a la junta directiva de Alianza Popular

"LEALTAD Y ADHESIÓN A LA CORONA"

(FRAGA IRIBARNE)

* "Defensa de la sagrada unidad de España, del orden y la ley"

• "Nuestro país es incompatible con el materialismo y con la inmoralidad pública"

MADRID, (EUROPA PRESS),-Entre las audiencias de ayer Su Majestad el Rey, don Juan

Carlos I, recibió a la junta directiva na-cional de la Federación de Partidos de Alianza Popular.

A la misma asistieron las siguien-tes personas: Don Laureano López Rodó y José Marta Ruiz

Gallardón, por Acción Regional; don Federico Silva y don Ramón Hermosilla, por Acción

Democrática; don Lícinio de la Fuente y don Vicente del Toro, por Democracia Social; don

Manuel Fraga Iribarne, por Refor-ma Democrática; don Cruz Mar-tínez Esteruelas y don Javier

Car-vajal, por Unión del Pueblo Español don Gonzalo Fernández de la Mo-ra y don José María

Velo de Antelo, por Unión Nacional Espa-nola y don Enrique Thomas y don Salvador Serrats,

por Unión Social Popular.

A la audiencia no pudo asistir el señor Pérez Escolar, de Reforma Democrática, por

encontrarse de viaje en Israel.

PALABRAS DE FRAGA

El señor Fraga Iribarne, en el curso de la Audiencia pronunció las siguientes palabras.

Señor:

La junta directiva de Alianza Po-pular, federación de partidos polí-ticos, que tras su congreso

nacio-nal han´ sido designados para diri-gir esta fuerza política, se presen-ta a V.M. para

reiterarle su pro-funda lealtad, y adhesión a la Corona y a vuestra Real persona, a la vez que

su decidida voluntad de servicio a la patria.

Alianza Popular agrupa, como su nombra indica, a multitud de hom-bres y mujeres, de todas

las par-tes de nuestra gran nación, de todos los sectores sociales, de di-versos orígenes en sus

plantea-mientos concretos, pero todos coincidentes en unas ideas básicas sobre el presente y

el futuro de la patria.

Defendemos, en primer lugar, la sagrada unidad de España, somos conscientes de su rica

variedad, y aceptamos los planteamientos res ponsables de autonomía y descen-

tralización; pero rechazarnos todo planteamiento irresponsable o du-doso al respecto en cuanto

a la unidad fundamental del Estado. Deseamos a V.M. un reinado de grandes destinos, al

frente de una Espada grande y fuerte, en todos los órdenes.

Defendemos también el orden y la ley, creemos que la libertad es indispensable en un estado

civiliza-do; y lo deseamos al servicio de una exigente justicia social, pero sólo hay libertad y

justicia dentro de un estado de derecho; no pue-den existir al lado del desorden y el

desbordamiento, sólo un estado fuerte puede garantizar la libertad dentro de la ley, a la vez que

es el único capaz de defender los legíti-mos intereses de España en la comunidad

internacional.

Defendemos la identidad moral de España, no somos un partido confesional, y somos

partidarios de la plena independencia de las dos potestades; pero creemos que nuestro país es

incompatible con el materialismo y con la inmoralidad pública.

Entendemos, en fin, que esa concepción humanista de la vida es incompatible con las

soluciones co-lectivas y defendemos el modelo económico social basado en la eco-nomía

social de marcado, el que ha creado, en el mundo occidental, y en nuestro propio país, más

rique-za y mayor libertad,

En cuanto a la forma del Estado, entendemos que la forma monár-quica, unida a nuestras

mejores tradiciones, es la que nos convie-ne, de modo irreversible, después del lamentable

fracaso de dos ex pertqncias republicanas. Este es

uno de los puntos clave de nues-tro irrevocable compromiso políti-co.

Vamos a luchar seriamente por estas ideas, al servicio de Espana y de su Rey, y le ofrecemos

nues-tra más incondicional cooperación y espíritu de servicio. Que Dios os guarde para bien de

Espana.

 

< Volver