Autor: J. G. I.. 
 Según Francisco Bustelo. 
 Los marxistas queiren ser alternativa     
 
 Diario 16.    22/05/1979.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

información general

Según Francisco Bustelo

Los marxistas quieren ser alternativa

Mientras los políticos resaltan mayoritariamente la honestidad de Felipe

González, y Unión de Centro

Democrático se muestra preocupada por la trascendencia que el futuro del PSOE

pueda significar para el

país, en el partido socialista se inicia una auténtica carrera por el poder

entre socialdemócrata y marxistas.

Objetivo: suceder a Felipe en la secretaría general.

Francisco Bustelo, quien señaló ayer que Felipe se equivocó al afirmar que la

socialdemocracia en estos

momentos es útil para el país, se ofrece como alternativa marxista, apoyado por

Luís Gómez Llorente y

Pablo Castellanos.

En Europa la noticia ha ocupado las primeras páginas de los periódicos en los

que se observa una cierta

satisfacción por parte de los partidos comunistas y reservas en los socialistas,

mientras que en España la

clase política y el gran público tuvieron como tema monográfico de conversación

el congreso socialista y

sus sonadas conclusiones.

J. G. I.

MADRID, 22 (Dl6).-Francisco Bustelo, defensor de la ratificación marxista del

PSOE ante el pleno del

XXVIII Congreso de dicho partido, se presentó ayer como uno de los preparadores

de la alternativa

marxista a la corriente socialdemócrata en el seno del primer partido de la

oposición.

Según el senador por Madrid, Luís Gómez Llorente y Pablo Castellano se han

mostrado dispuestos a

participar en la operación.

Horas después, Luís Gómez Llorente confirmó a D16 que participará en la

preparación del congreso

extraordinario del PSOE. «Me parece necesario -explico Gómez Llorente- preparar

una alternativa en

coherencia con la resolución política aprobada por el XXVIII Congreso. Paco

Bustelo ha dicho la verdad

cuando se ha referido a que yo voy a trabajar en esa línea.»

Bustelo -que se esforzó en desvincular a Enrique Tierno en los preparativos de

esta estrategia-, manifestó

que dentro de varios meses, cuando se celebre el congreso extraordinario del

PSOE, podrá distinguirse

una línea moderada y otra más radical dentro del Partido Socialista Obrero

Español.

Francisco Bustelo presentó las discrepancias entre la línea moderada de Felipe

González y Alfonso

Guerra y la encabezada por Luís Gómez Llorente, Pablo Castellano y él mismo como

expresión de dos

concepciones distintas del socialismo.

Según el ex secretario de formación del PSOE, una de esas concepciones se

corresponde con los partidos

socialdemócratas del norte de Europa y la otra con los partidos socialistas

francés e italiano.

Felipe se equivoca

«Ahí es donde se equivoca Felipe González al creer que con una línea más

moderada podemos sacar más

votos, cuando lo que yo creo que ocurre es que sacamos menos -declaró ayer

Bustelo-. Evidentemente

que hay muchas cosas deseables en las sociedades nórdicas. El error consiste en

olvidar que España es un

país capitalista semidesarrollado. Por eso creemos que en la etapa presente no

es útil la

socialdemocracia.»

«Lo que nos distingue de ellos - añadió Bustelo refiriéndose a la corriente que

encabeza Felipe González -

no es que entendamos de modo diferente nuestras relaciones con los comunistas -

nosotros no

representamos una línea frentepopulista-, sino que somos menos moderados.»

En el ámbito de los principios, los radicales consideran que el marxismo es un

componente esencial del

socialismo, según manifestó Bustelo. Advirtiendo que su interpretación del

marxismo no quiere ser

dogmática ni cerrada, los partidarios de una línea más dura dentro del PSOE

juzgan que el análisis

marxista sigue siendo el más útil para comprender el capitalismo y elaborar, en

consecuencia, una

estrategia de acceso al socialismo.

Consciente de que también los moderados de su partido aceptan la vigencia del

programa máximo del

PSOE, Bustelo llevó de nuevo en su exposición la distinción con la corriente de

Felipe al terreno de la

concepción del socialismo, atribuyendo a los hombres del antiguo «aparato»

actitudes socialdemócratas.

Error de cálculo

Bustelo admitió que el proceso de interinidad no es bueno en principio -aunque

de hecho vaya a servir

para una clarificación de posiciones- y reconoció que no entraba en los cálculos

de los que se opusieron a

la línea moderada de Felipe en el XXVIII Congreso.

Esto, unido a la firme renuncia de Felipe González a encabezar una candidatura

de ejecutiva federal,

implicó un error de cálculo que Bustelo reconoció, aunque añadiendo alguna

matización.

 

< Volver