Autor: Carandell, Luis. 
   Los búlgaros     
 
 Diario 16.    22/05/1979.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

-------carandelario--------

«Los búlgaros»

Todo parece indicar que la victoria de Marx en el congreso socialista es al

mismo tiempo la derrota de los

que la lograron. En los pasillos, el último día, los mismos que les habían

aplaudido les acusaban de haber

querido matar al padre y, cuando apenas estaba herido, de haberse puesto a

llorar su orfandad.

Ganar suele ser perder, como va demostrando la historia. Y los vencidos se

regodeaban de la pírrica

victoria de sus adversarios. Les llamaban «los búlgaros» y prometían alancearlos

en las agrupaciones,

darles lecciones de marxismo no exclusivista. Revelaban que su radicalismo

estaba en razón inversa de su

pertenencia a la clase obrera.

A Felipe, aclamado hasta el último minuto del congreso, todos le reconocían el

gran servicio que con su

sincero discurso de renuncia había hecho al partido y a la democracia española,

el freno que con sus

razonamientos supo poner al radicalismo verbal, la eficacia de su esfuerzo por

destruir el «complejo

pecera» que anida en la conciencia de algunos socialistas.

En la lista de los «vencidos vencedores», junto a Paco Bustelo, que ayer

anunciaba su «alternativa», a

Pablo Castellano, a Luís Gómez Llorente, se citaba al profesor Tierno quien,

según se decía, había

movido los hilos en la sombra, «¡Pérfido carrozón!», le llamaba uno de los

«vencedores vencidos».—

Luís Carandell.

 

< Volver