Esta es la segunda entrega del polémico artículo. 
 Se debió insistir en la tranformación de la sociedad     
 
 Diario 16.    13/06/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Esta es la segunda entrega del polémico artículo

Se debió insistir en la transformación de la sociedad

Así como la crisis económica suscitó planteamientos diferentes, pero no

antagónicos, durante los debates

parlamentarios, las exigencias de transformaciones profundas en el ámbito

sociocultural

hubieran permitido una más profunda diferenciación de la UCD y del PSOE. Los

quince parlamentarios

socialistas autores del análisis crítico que publica en exclusiva DIARIO 16

consideran que no se

aprovechó al máximo esa oportunidad.

Felipe González leyó el martes 27 de mayo un programa de Gobierno dividido en

cuatro grandes bloques:

Reforma de la Administración del Estado; Estado de las autonomías; cuestiones

económicas, y demás

problemas sociopolíticos. En la monotonía del prolijo discurso una hora y tres

cuartos— se traslucía el

recientísimo viaje a Irán que la había ocupado el domingo y parte del lunes. Dio

la impresión de que "los

técnicos" del partido no le habían hecho un brillante servicio. Acaso unas horas

de reelaboración personal

hubieran permitido dar vida a ese mamotreto de páginas plagadas de retahílas

enumerativas.

Sin embargo, conviene anotar que en el arduo tema de la reestructuración del

Estado en base a los

regímenes autonómicos, se había hecho un esfuerzo creador positivo, y que se

aportaban soluciones

mucho más explícitas y progresivas que las pergeñadas por Pérez-Llorca y leídas

por Suárez la semana

anterior. Bastaría esta parte del programa de F. González para que cualquier

persona de izquierdas

prefiriese a González sobre Suárez, y si los nacionalistas catalanes y vascos

no fuesen partidos

burgueses además de nacionalistas, tendrían que haber votado a favor en lugar

de abstenerse, como

finalmente hicieron, unos explícitamente y otros no compareciendo tampoco

en la votación. Rojas

Marcos cambió de opinión durante la querella, y después de haber anunciado

un día la abstención en

la tribuna, se vería precisado a votar favorable mente la censura a Suárez y

la candidatura de

González; apreciable diferencia entre PSA, y el PNV o Convergencia i Unió.

Lo que no se entiende bien es por qué el programa de González se centró tan

espacialísimamente en el

tema económico, cuando es lo cierto que en esa materia es donde existen menos

diferencias entre el texto

defendido por el líder del PSOE y las tesis ucedistas.

Las transformaciones socioculturales tienen especial trascendencia

Pensamos que la angustiosa situación de crisis económica es lo que hace posponer

otras diferencias más

profundas a medio y largo plazo que ningún socialista puede olvidar y a las

cuales no puede renunciar. Si

el congreso del partido mandara lo necesario para enjugar el desempleo, y a este

respecto las cautelas

están justificadas, también afirma que: El sector público debe ejercer un amplio

control sobre sectores

claves de la economía, en especial los sectores financiero y energético, que

lleguen, cuando sea necesario

y factible, como es el caso del último citado, a la nacionalización. El PSOE

luchará porque se desarrolle

un sistema de planificación económico, democrático y descentralizado y porque se

cree el Consejo

económico y social en el que se garantice la participación de los sindicatos

obreros.

Mas resulta obvio que en estos momentos, las diferencias más notables. en cuanto

a programa de

Gobierno, y por tanto de acción inmediata, entre el PSOE y UCD, se encuentran,

además de en lo

concerniente al régimen autonómico, en el área de la transformación de la

sociedad civil, sobre todo en

temas tan sensibles como la educación, la salud, la familia, la cultura, la

información, la lucha contra la

discriminación de sectores postergados o marginados de la población, etcétera.

Sin embargo, todo este

bloque ocupó un espacio relativamente insignificante en el texto preparado para

F. González, cuando en

tales materias pueden introducirse cambios importantísimos en nuestra sociedad,

que afectan a la vida

cotidiana de millones de españoles, y sin que ello entrañe necesariamente

convulsión económica alguna.

En cambio, los progresos que pudieran hacerse en tales campos poseen singular

trascendencia cara a

disponer de las condiciones sociales idóneas para acometer en su día

transformaciones más profundas con

el apoyo y el impulso eficiente de la inmensa mayoría del pueblo, esto es, de

los trabajadores.

¿Por qué en este terreno fue tan breve, y termina, al cabo de una hora y tres

cuartos, en un juego de

conceptos reiterado de libertad y seguridad? ¿Por qué incluso desaparecen

algunos puntos claramente

comprometidos ya en anteriores ocasiones? Un tema importante, por citar un

ejemplo considerable, sería

la ausencia de mención al compromiso de sustituir el Estatuto ucedista de

Centros Escolares...

Relación de los firmantes, por orden alfabético: Francisco Bustelo, Eusebio

Cano, Pablo Castellano, Juan

Manuel Cuadrado, José Garcia Ladrón de Guevara, Luís Gómez Llorente, Francisco

González Amadiós,

Joaquín Martínez Bjorkman, Joaquín Navarro, Joan Pastor, Javier Paulino, Avelino

Pérez, Manuel

Sánchez Ayuso, Antonio Torres Salvador y Jerónimo Saavedra.

 

< Volver