Los críticos del PSOE hacen balance del debate parlamentario (y IV). 
 Una cierta dinámica de aproximación de izquierdas     
 
 Diario 16.    16/06/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

NACIONAL

16-junio-80/Diario16

Los «críticos» del PSOE hacen balance del debate parlamentario (y IV)

Una cierta dinámica de aproximación de izquierdas

La mayoría natural de izquierdas en el Parlamento pasa por el entendimiento

entro el Partido Socialista

Obrero Español y el Partido Comunista de España. Así lo estiman los quince

parlamentarios socialistas

que suscriben el análisis de los debates parlamentarios de finales del mes

pasado y cuya última par te

publica hoy DIARIO 16.

En el haber del debate, hay que destacar el renglón del interés popular:

nos consta que esto ha

preocupado a significados personajes de UCD. Masas de gentes que se

habían adormecido

políticamente ¿desencanto?) han reverdecido su interés por la cosa pública. Los

mítines y conferencias

vuelven a llenarse. Esto no interesa a quienes gustan de la política como arte

de minorías; como

conciliábulo para iniciados. Con voto de censura o sin él, este efecto estaba en

marcha. Recordemos la

audiencia en radio y TV de la primera semana. El voto de censura prolongó unos

días la expectación.

El pueblo ha sabido por experiencia cuanta información le secuestra el Gobierno

Suárez, responsable de

haber interceptado durante meses y meses la comunicación entre el pueblo y el

Parlamento merced a uso

manipulado de los medios de comunicación, especialmente TV.

Al PSOE le puede beneficiar mucho ese cambio de actitud mental en las masas,

generado por este choque

informativo, si es capaz de sostener una trayectoria coherente con la enérgica

descalificación que ha

formulado de los proyectos ucedistas. En otro caso pronto volveremos al

escepticismo de grandes sectores

y al descrédito de la política y de los políticos.

Fortalecida la imagen de Felipe González

También hay que anotar en el saldo positivo del debate el que haya salido

fortalecida la imagen del líder

de la oposición, frente a la pobre impresión dejada por Adolfo Suárez. Por lo

menos Felipe González fue

capaz de mantener en la durísima jornada del miércoles 28 el programa

presentado, contra una batería de

ministros técnicos. Escandalosamente, Suárez estuvo sumergido más de diez horas

de debate en el que se

ventilaba la censura a su Gobierno, sin una intervención digna. Al final nos

leyó unos folios dando la

impresión de haber perdido el resto del discurso y reencontrado sólo la

introducción.

La bochornosa actitud de Suárez magnifica por contraste la postura digna de

González.

Por otra parte, el debate ha desencadenado una cierta dinámica de

aproximación de izquierdas

mal que algunos les pese. Seria hacernos demasiadas ilusiones hablar de

unidad de izquierdas. Pero

el hecho objetivo, incontestable, es que a favor de Felipe González como

jefe del Gobierno sólo

hemos volado, aparte sus compañeros, comunistas, PSA y otros izquierdistas

del grupo mixto. El resto

de fuerzas burguesas se contentaron con dar un aviso de castigo a Suárez

mediante la abstención.

El PC apoyó el programa moderado de González. Es lógico, pues aparte de ofrecer

una imagen impecable

de solidaridad con el candidato de la izquierda nada tienen que perder por mucha

suavidad que pongan

los socialistas. Al contrario, toda posible derechización en la doctrina o en la

práctica, aparente o real, del

PSOE, facilita su expansión. Incluso no entraron muy a fondo en los temas

debatidos, apoyaron al PSOE.

Muy interesante a este respecto son dos anotaciones del debate; El momento en

que Alfonso Guerra,

replicando a Rafael Arias, combate la pretensión del ucedista en el sentido de

descalificar al PC y

engarzar alusiones envenenadas contra la mayoría parlamentaria que pretende el

PSOE por incluir en ella

a los comunistas. Oirá se refiere a palabras de Felipe González, cuando también

en su último discurso,

computando el significado de votos populares existentes tras diputados que votan

contra el Gobierno

engloba en una sola cita, votos socialistas, comunistas, y otros, para su

razonamiento

La mayoría de izquierdas pasa por el entendimiento PSOEPCE

Una de las cosas que se han esclarecido, para el presente y el futuro previsible

es que una mayoría natural

de izquierdas en el Parlamento podrá buscar más colaboraciones si son oportunas,

pero pasa

principalmente por el entendimiento entre lodos los gran des grupos de la

izquierda parlamentaria, lo que

para nosotros no es nuevo, pero que ahora quedó bien de manifiesto.

En fin, el juego de las combinaciones con este Parlamento no da para mucho más.

El cambio mas notable

y más probable que cabe suponer en el otoño consistiría un el relevo de Adolfo

Suárez. Con otro

presidente, aunque fuese de UCD, cabria esperar otra política y otros apoyos a

UCD.. Reaccionarán

porque Suárez Abril los llevan al fracaso seguro en las próximas elecciones. Ahí

están las consultas

electorales celebradas este año y la votación de la censura.

Es tiempo de reflexión no sólo para UCD, sino también para el PSOE, cuyos

órganos colegiados

máximos de dirección no deben verse sorprendidos por situaciones de hecho

prácticamente irreversibles.

Tras este tanteo ya se han comprobado los condicionamientos que entrañan las

alianzas y apoyos por la

derecha.

Atentos a la política de alianzas

De nuevo hay que recordar: el PSOE es un instrumento de la clase trabajadora

para alcanzar el poder

político y realizar su programa; no el que otros quieran. El paso por el

Gobierno en condiciones precarias

puede deteriorar o invalidar el instrumento político de los trabajadores.

Bien están las maniobras parlamentarias, pero el camino firme hacia la posesión

del poder político pasa

por afianzar el enraizamiento entre los sectores agrarios y de servicios,

tercera edad, etcétera, en los que

no hemos calado todavía lo suficiente. Y eso no es cosa de una campaña

electoral, sino de trabajar

sistemáticamente esas áreas sociales reivindicando con energía sus intereses.

La misma preocupación que nos llevó el pasado verano a esforzarnos por evitar la

desnaturalización

doctrinal y la desviación estratégica del PSOE, y que culminó en una resolución

politice aceptable en el

congreso extraordinario de septiembre, nos lleva ahora a mantenernos vigilantes

ante la política de

alianzas, pues si las ideas cuentan tanto en un partido de la clase trabajadora,

importa no menos que la

práctica sea coherente, y no anule de facto la trayectoria que los socialistas

quieren tanto por su historia

como por su voluntad de presente y de futuro.

Concluido el debate en la Cámara hubo de colofón una rueda .de prensa que

también tuvo su guinda, y

que conviene retener. Hacía mucho tiempo que no se le oía a Felipe González un

rechazo de la ley

Electoral vigente. La calificó de «predemocrática», y lo es. Bien está que las

reflexiones hechas en el

hemiciclo sobre el tremendo desajuste entre votos populares y escaños, que

permitió sobrevivir a Suárez,

nos recuerden la necesidad de cambiar esa ley Electoral que, en sueños

bipartidistas aparte, tanto

perjudica a la izquierda y a la autenticidad de la representación democrática.

Luís Gómez Llorente. Francisco Bustelo y Pablo Castellano, tres de los más

conocidos suscriptores del

análisis «crítico».

 

< Volver