Autor: Quintero, Rafael. 
 Para el líder socialista, el PSOE debe obtener la mayoría en solitario. 
 Felipe González rechaza al Frente Popular para gobernar España     
 
 Diario 16.    20/10/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Diario 16/20-octubre-81

... OFRECEN SU PROGRAMA ALTERNATIVO DE GOBIERNO

Para el líder socialista, el PSOE debe obtener la mayoría en solitario.

Felipe González rechaza el Frente Popular para gobernar España.

El secretario general del PSOE, Felipe González, en la presentación del XXIX

Congreso de su partido

que comenzará mañana, trató de tranquilizar al electorado ante la eventualidad

de una posible victoria

socialista en las próximas elecciones generales exponiendo un programa moderado

de Gobierno. Rechazó

tajantemente la idea de una coalición con los comunistas, alejó los fantasmas de

posibles

nacionalizaciones y se reafirmó en la lucha rigurosa contra aquellos miembros de

su partido que no

mantuvieran una estricta actitud de honradez en el ejercicio de la función

pública.

Texto: Rafael QUINTERO

Fotos: José L. OLLOQUI

Madrid — El secretario general del Partido Socialista Obrero Español, Felipe

González, desechó la idea

de gobernar en el futuro España con un Frente Popular, en la presentación del

XXIX Congreso del PSOE,

que se inicia mañana.

La tesis que el líder socialista defenderá, será la de una autonomía del propio

partido para lograr la

mayoría, y la posterior búsqueda de alianzas que permitan un Gobierno estable.

Otras dos posibilidades,

que González no consideró oportunas, y que se discutirán en el próximo congreso,

serán la creación de

una plataforma «que suene a unidad de izquierda», y una alianza hacia el centro

que no sea la derecha.

«Lo que desde luego está claro dijo es que no se podrá, gobernar España con un

Frente Popular».

No habrá pacto

Rechazó igualmente la posibilidad de un acuerdo con el PCE, de cara a las

próximas elecciones, para que

los comunistas desviaran el voto hacia el PSOE a cambio de ciertas

contrapartidas. «No me imagino dijo

al señor Carrillo proponiéndonos un trasvase de votos, ni yo jamás me atrevería

a pedírselo. Si esta

hipótesis, absolutamente irrealizable, licuara a plantearse, yo no lo

admitiría.»

Advirtió el líder socialista sobre los riesgos de que se fraguase una operación

de la gran derecha. «Si así

se hiciera afirmó tendríamos el triunfo los socialistas, pero sería una política

poco inteligente y

preocupante, sobre la base de crear tensión en la sociedad.»

Censuró la actitud del empresariado respecto a la reforma fiscal. «Si en vez de

preocuparse tanto por ella

dijo— hubieran exigido al Gobierno de la derecha que, frente a la reforma,

hubiera una Administración

que prestara, como debe ser, unos servicios al Estado moderno, otro gallo nos

cantara.»

El líder socialista rechazó el fantasma de posibles nacionalizaciones de los

sectores energéticos y

financieros, por entender que el aparato del Estado no estaba preparado para

este proceso.

«Muchas empresas se han nacionalizado y han funcionado muy mal. Con el cambio de

directores, que se

ha utilizado como prebendas, varias empresas han ido de mal en peor.»

Respecto del reflejo que el triunfo de los socialistas de Papandreu ha tenido en

Grecia y sus

consecuencias en el ingreso de España en la OTAN, el secretario general del PSOE

consideró que no era

un caso inmediata mente trasladable, aunque valoró muy positivamente este

triunfo. «Tal vez —señaló—

estemos viviendo un fenómeno histórico del pase de la influencia

socialista del norte al sur de

Europa.»

Referéndum

En cuanto a la OTAN se refiere, González insistió en que «es un problema que

tiene que resolver España,

Creo —prosiguió el líder socialista que Papandreu no se irá de la Organización

Atlántica. Más

concretamente, a mí me preocuparía que Grecia abandonara la OTAN, y no querría

que España entrara en

el Tratado ni en la organización militar. Esto que parece una contradicción es

perfectamente coherente

con nuestra política».

Insistió Felipe González en la necesidad de un referéndum sobre el ingreso y

añadió que «he pedido al

Gobierno que se defina sobre las razones de seguridad que a su juicio aconsejan

el ingreso en la

Organización Atlántica, y hasta ahora no he recibido respuesta. No es que no lo

hayan demostrado, es que

no quieren dar razón alguna».

Ausencias

Al referirse a la celebración del próximo congreso ordinario del PSOE, Felipe

González mostró su deseo

de que no se pareciese en nada al anterior. Lamentó la ausencia de los miembros

del sector crítico, «que

pudiendo asistir se han autoexcluido. Es doloroso, pero creo que no es

importante —añadió, máxime

cuando la razón esgrimida es no estar de acuerdo con el sistema de

representación, algo que no figura en

los estatutos y que no puede ser una razón sólida para que algunos compañeros se

autoexcluyan».

Preguntado por la situación del partido tras el escándalo promovido por Alonso

Puerta, hasta hace pocos

días segundo teniente de alcalde del Ayuntamiento madrileño, y posterior mente

expulsado del PSOE,

Felipe González dijo que había sido un caso «doloroso y duro para el partido,

pero perfectamente

superable».

Manifestó que los socialistas lucharían con rigor contra los que no mantuvieran

una estricta actitud de

honradez en el ejercicio de la función pública y en defensa de la honorabilidad

de todos sus miembros.

“Si fragua la gran derecha, el PSOE tendría el triunfo asegurado”

“No nos planteamos un programa de nacionalizaciones”

“Me preocupa que Grecia abandone la OTAN”

 

< Volver