Autor: Tarín Iglesias, José. 
 Barcelona al día. 
 Las derechas continúan desunidas     
 
 ABC.    12/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

BARCELONA AL DIA

LAS DERECHAS CONTINUAN DESUNIDAS

El llamado Pacto de Hostalrich o Catalán, como le denominan otros, ha comenzado a dejar

sentir sus efectos. De momento, ha actuado como un revulsivo, si bien lo que

desgraciadamente parece ser es que se trata más o menos de una especie de parto de los

montes. Ha hecho mucho ruido, pero ha dado pocas nueces. Lo interesante es que, por lo

menos, ha servido para poner los primeros jalones de una posible actuación. ¿Conseguirá

Santiago Udina, hombre tenaz, de una gran fuerza de voluntad, salir con la suya? Al principio

parecía que este pacto iba a clarificar un poco la situación, pero mucho dudamos que ello

pueda conseguirse, principalmente por culpa de nuestro feroz individualismo.

Como era natural, ante el eco despertado en la reunión gerundense, las demás fracciones

derechistas y de centro han expresado sus respectivas opiniones, que, desgraciadamente, no

ofrecen ninguna luz que pueda conducir a buen puerto. Diversos grupos políticos han dicho

claramente que ellos no piensan integrarse en esa coalición. Unos, sin duda, por falta de visión

política, y, otros, por puro resentimiento. Con ello están haciendo un mal terrible al país. ¿Por

qué, de una vez para siempre, no dejan de lado personalismos políticos de campanario,

pequeños y dudosos afanes y se dedican a integrarse todos en un gran grupo? Durante la

guerra civil, en las calles barcelonesas apareció un cartel en el que había una gran oreja y un

epígrafe que decía únicamente: «El enemigo acecha».

Algo de esto sucede en la actualidad. Estamos perdiendo el tiempo en dimes y diretes,

hablando de neofranquismo y de otras sandeces y no se dan cuenta de que, en realidad, «el

enemigo acecha». Hace algún tiempo, Trias Fargas, uno de los hombres más importantes y

lucidos de las izquierdas catalanas, lanzó la idea de una gran coalición. Todo pareció entonces

que caía en saco roto, pero al cabo del tiempo la idea del profesor Trias puede dar sus frutos y

ya sé habla de una réplica del Pacto de Hostalrich a base de cinco grupos —los más

importantes— integrados en el llamado «Consell».

En estos días ha tenido lugar una reunión en la que se habló principalmente de la posibilidad

de crear un bloque de izquierdas, exceptuando, claro está a los comunistas. Ello podría tener

una enorme fuerza y cierto éxito psicológico. ¿Por qué no oponer a ello otro verdadero pacto de

derechas? Sería lo ideal. Soñar con el pasado cuando se carece de lo principal es siempre

tiempo perdido. En Barcelona, afortunadamente, existen algunas figuras importantes que, hasta

ahora, han estado más o menos marginadas de todas estas componendas quo podrían

aglutinar a una derecha conservadora y crear un dispositivo de gran efectividad en el juego

democrático. Pensar lo contrario es caminar hacia el abismo.—J. TARIN IGLESIAS.

 

< Volver