Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
   Don Jordi Pujol (Convergencia Democrática de Cataluña), a favor de la ruptura negociada     
 
 Informaciones.    26/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Don Jordi Pujol (Convergencia Democrática de Cataluña), a favor de la «ruptura negociada»

Por Enrique SOPENA

BARCELONA, 26.

Siempre hemos defendido una versión negociada de la ruptura, ya que nunca hemos creído factible ni

deseable una ruptura radical —afirmó ayer don Jordi Pujol—. Y pensamos así por convencimiento, ya

que sin ella no vemos cómo tendría lugar el establecimiento de la democracia y, en especial, de nuestra

autonomía.»

Ante unas tres mil personas que abarrotaban la sala de actos del Colegio de Abogados, se esparcían por

los rincones del mismo, se agolpaban en las escaleras y llenaban, ya en la calle, la acera, el señor Pujol,

secretario general de Convergencia Democrática de Cataluña, pronunció su anunciado discurso.

Respecto a la reforma y a la ruptura, el orador mantuvo distancias sin apenas entrar en el tema —«son

problemas intramuros»—, aunque su declaración favorable a la ruptura negociada parece en estos

momentos suficientemente explícita.

Calificó el programa de convergencia democrática de programa socialdemócrata, «sin que por ello

sintamos complejo alguno, porque en los países del mundo donde el Poder está más compartido en un

marco de libertad, ello es debido a Gobiernos socialdemócratas» Inmediatamente resaltó que C. D. C. es

un partido con voluntad de Gobierno». «Para salvar a Cataluña —manifestó con cierto afán

redentorista— tendremos que gobernarla.»

En cuanto al catalanismo, dijo: «Para nosotros el catalanismo no es un instrumento de agitación, sino que

es nuestra razón de ser y nuestro objetivo fundamental C. D. C. postula un catalanismo capaz de ser

entendido y asumido por la mayoría del pueblo catalán de hoy, pues no podemos dejar de lado el alto

porcentaje de inmigrantes y el factor de que el hecho catalán emerge de una larga etapa de

despolitización, inhibición y de ataque sistemático contra su personalidad nacional.»

CRITICAS A LA "PLATAJUNTA"

Explicó seguidamente las relaciones de su partido con Coordinación Democrática y señaló algunas de las

razones del distanciamiento que les separa, por ejemplo, por-que «Coordinación nos habría hecho

prisioneros de una estrategia global que no creíamos acertada ni viable y porque creíamos que

C. D. nunca llegaría a ser el órgano de negociación directo o indirecto que se pretendía, y así ha sido.»

El señor Pujol hizo pública, su conocida postura favorable a la legalización del P. C. E. y del

P. S. U. C. «porque la discriminación contra el P. C. distorsiona y vicia toda la vida política española y,

aunque en menor grado, también la Catalana». Por otra parte —añadió—, «teniendo en cuenta que el

Gobierno está más tranquilo y más seguro y se siente más fuerte, y ha calibrado la importancia de la

cuestión y el sentido de la responsabilidad de la oposición, incluido el P. C., pienso que en estos

momentos puede ser más fácil, su legalización».

ALIANZAS ELECTORALES

Abordó, asimismo, la estrategia de Convergencia, respecto a. posibles alianzas electorales. Se mostró

partidario de un compacto abanico de centro-izquierda, pero -desmarcándose paralelamente de sus.

eventuales aliados— pronosticó: «C. D. C. se siente capaz de ir sola a las elecciones, aunque, no obstante,

hará todo lo posible para no ir sola. Sin embargo, C. D. C. no pactará con las actitudes de agitación y

contestatarias por sistema; con el colectivismo; con los planteamientos proféticos; con los sectores

conservadores ni con las posturas que defiendan, por encima de todo, intereses parciales sobre los del

conjunto del país.

A pesar de que reconoció que la política unitaria atravesaba una fuerte crisis, el señor Pujol manifestó que

su partido seguiría propugnando la unidad del Consell y de la Assemblea de Cataluña. «Por nuestra parte

—subrayó—, una vez eliminadas las ambigüedades, haremos toda lo posible para salvar el Consell, y si

es necesario rectificar algún planteamiento, también lo haremos.»

Dadas las características apacibles que rodearon la conferencia, ésta no fue interrumpida por aplausos en

ningún momento. No obstante, el silencio era profundo, y la expectación se advertía en el ambiente. Entre

los asistentes estaban representantes de casi todos los grandes partidos catalanes. Destacaron por su

ausencia el Partido Socialista (ex reagrupament) y Esquerra Republicana. Ambas formaciones —de

tendencia similar a la de C. D. C. han adoptado tesis menos radicales, en cuanto a la ruptura, por ejemplo,

que las expuestas ayer, de nuevo, por el señor Pujol.

 

< Volver