En el Salón de Ciento. 
 Suárez: el Gobierno seguirá conduciendo la transición con un espíritu abierto al diálogo     
 
 ABC.    21/12/1976.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

EN EL SALON DE CIENTO

SUAREZ: «EL GOBIERNO SEGUIRA CONDUCIENDO LA TRANSICION CON UN ESPIRITU

ABIERTO AL DIALOGO»

El presidente del Gobierno, don Adolfo Suárez, pronunció en el Salón de Ciento del Ayuntamiento de

Barcelona un breve discurso en respuesta a la salutación del alcalde, señor Socías Humbert, en el que

dijo:

«Por primera vez, en mí condición de presidente del Gobierno, me dirijo hoy a los legítimos

representantes del pueblo de Barcelona.

E1 Gobierno que presido quiere dejar constancia de su respeto, exento de tópicos, por las características

de la ciudad a la que tan dignamente ustedes representan; este respeto, sin embargo, no nos impide

sentirnos comprometidos en la búsqueda de solución y en la tarea de aportar los medios necesarios para

nacer una auténtica política social, que pueda corregir los desajustes económicos que, con tanta

frecuencia, inciden penosamente sobre las clases más necesitadas en el desarrollo de una gran urbe.

He dicho, en otras ocasiones, que la ley para la Reforma Política es, fundamentalmente, un instrumento

para permitir oír la voz de nuestro pueblo; ahora, cuando esta voz ha sido suficientemente oída y sabemos

que ese proyecto de ley para la Reforma Política goza de un consentimiento abrumadoramente

mayoritario del pueblo español, quiero añadir que el Gobierno que presido seguirá conduciendo la

transición con un espíritu abierto al diálogo, atento a la realidad social, respetuoso a las opiniones de los

grupos, las instituciones, las personas y los partidos que quieran integrarse en esta gran empresa común»

Palabras del alcalde

En sus palabras de salutación al presidente el alcalde de Barcelona dijo:

«Barcelona es una ciudad con un alto grado de sensibilización política que, especialmente, se incrementa

y exterioriza en momentos como el presente, con motivo de la reforma política.

No son pocas las necesidades que la ciudad tiene; son necesidades a las que ella sola no puede hacer

frente. Son necesidades que se han ido acumulando en el transcurso de los años, pero cuya solución no

puede depender sólo de la Administración de la propia ciudad. Por eso requiero sentirse escuchada por el

Gobierno, para que este dictamine las medidas de orden material que debieran hacerse efectivas a corto

plazo, para así dar respuesta válida a aquellas exigencias más acuciantes, y que, sin tal ayuda, resultarían

inalcanzables. Somos también conscientes de que esta tarea no es sólo del Gobierno. Lo es también de

toda nuestra sociedad y, especialmente, de aquella parte que tienen mayores niveles de responsabilidad en

la economía. A ésta también solicitamos su valiosa y generosa aportación para este apasionante objetivo

que es Barcelona.»

El alcalde pronunció unas frases en catalán para pedir el retorno de las instituciones catalanas y terminó

expresando la esperanza que Barcelona tiene en un futuro democrático.

 

< Volver