Trías Fargas, en el club Siglo XXI. 
 Los catalanes no quieren que se les califique de separatistas     
 
 ABC.    15/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

ABC. MIERCOLES 15 DE DICIEMBRE DE 1976.

ULTIMA HORA EN A B C

TRIAS FARGAS, EN EL CLUB SIGLO XXI

«LOS CATALANES NO QUIEREN QUE SE LES CALIFIQUE DE SEPARATISTAS»

Madrid. (De nuestra Redacción.) «Los catalanes no quieren que se les califique de separatistas. Pero para

poder aportar a una España común necesitan que se les reconozca su personalidad española. Para que esto

sea posible hace falta que se concedan a Cataluña libertades suficientes para que pueda desarrollar su

propia personalidad.» En estos términos se ha expresado don Ramón Trías Fargas en la conferencia que

sobre el tema «La cuestión catalana» dictó ayer tarde en el Club Siglo XXI, dentro del ciclo «La Corona y

la nueva sociedad española ante un año histórico».

Presentó al señor Trías Fargas el presidente del citado club político, don An-tonio Guerrero Burgos, quien

en su intervención se refirió al secuestro de don Antonio María de Oriol y Urquijo. Recordó las palabras

que pronunció en marzo de 1975 cuando habló, en ese club don Lucas María de Oriol: «La grandeza de

esta familia —dijo en aquella ocasión el señor Guerrero— no se la da un título nobiliario tradicionalista,

que ostentasen sus antepasados, sino el hecho de la voluntad de servicio a España que los Oriol arrastran

desde hace muchas generaciones.»

A lo largo de su conferencia, el señor Trías Fargas puso de manifiesto que «Cataluña- quiere contribuir a

una España común, pero no quiere ser parte de cualquier España. Quiere, si acaso, aportar a la España

progresista, democrática y popular y no a la España milagrera y retrógada».

Destacó también el señor Trías Fargas que el mundo actual aboga por la descentralización de las

actividades del Estado, y, aunque sea ése el camino, no puede satisfacer todas las necesidades de

Cataluña, si es el primer paso.

«Sea como sea —terminó diciendo el conferenciante—, si se quiere contar con la colaboración catalana y

aprovechar esa falta de separatismo que hoy por hoy rige en el condado, es preciso encontrarle un lugar

constructivo. Libre y en igualdad con todos los que vivimos bajo el Estado español. Sin esto. Cataluña se

apartará de toda colaboración, en una resistencia pasiva, que se sabe dónde empieza pero no dónde

acaba.»

 

< Volver