Cataluña aportará sus esfuerzos en pro de una España moderna y libre     
 
 Ya.    15/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

15-XII-76

´´Cataluña aportará sus esfuerzos en pro de una España moderna y libre"

«Los catalanes no quieren que se les califique de separatistas, pero necesitan que se les reconozca su

personalidad española» • Conferencia de don Ramón Trías Fargas, dirigente de Izquierda Democrática de

Cataluña, en el Club Siglo XXI sobre «La cuestión catalana»

"Cataluña está de acuerdo en aportar sus esfuerzos a una España moderna y libre siempre que se le

permita contribuir una parte auténtica de sí misma. Cataluña quiere una España de todos que pueda ser su

España. Lo que no quiere Cataluña son unas estructuras estatales milagreras, de visión decadente y

retrógradas, acon-chavadas con unas capas sociales opresoras y fanáticas, que son las que han privado al

pueblo castellano de sus libertades, tanto o más que a los catalanes. No fue Castilla la que oprimió a

Cataluña, sino la casa de Austria primero y después un nieto del rey de Francia y así sucesivamente", ha

manifestado el catedrático de Hacienda Pública y dirigente de Izquierda Democrática de Cataluña, don

Ramón Trías Fargas, en el curso de la conferencia que sobre el tema "La cuestión catalana" pronunció

ayer tarde en el Club Siglo XXI.

Al acto asistieron los ex ministros don Agustín Cotorruelo Sendagorta y don Enrique Fontana Codina, así

como otras personalidades de la vida política nacional. El presidente del Club, señor Guerrero Burgos,

pronunció unas palabras de presentación; dedicó unas frases a don Antonio María de Oriol y Urquijo "en

tributo de respeto a ese gran señor y consorcio nuestro—dijo—, víctima de un terrorismo unánimemente

reprobado que daña la paz y la convivencia de España y los españoles".

En su disertación, el señor Trías Fargas manifestó también, entre otras cosas:

En definitiva, Cataluña está con el pueblo castellano y con todos los pueblos que cobija el Estado español

que aspiren a una vida democrática y de soberanía popular, en que la libertad, el respeto a los derechos

humanos y la justicia social señalen el rumbo de una España mejor. Esta es nuestra España y no otra. Y

ésta es también la filosofía. Cataluña está con España. Es España. Pero no está con cualquier España ni

quiere ser una España cualquiera. Cataluña desea poder influir juntamente con los demás españoles en el

pie de igualdad que sólo resulta de la libertad de todos, en un futuro común que pueda considerar más

justo, más próspero y más estable que el que nos ha correspondido vivir hasta ahora.

Los catalanes no quieren que se les califique de separatistas. Pero para poder aportar a una. España común

necesita que se les reconozca su personalidad española. Para que esto sea posible hace falta que se

concedan a Cataluña libertades suficientes para que pueda desarrollar su propia personalidad.

Técnicamente hablando, el mundo actual aboga por la descentralización de las actividades del Estado, y

aunque ese camino no puede satisfacer todas las necesidades de Cataluña, sí es el primer paso. Las

concesiones concretas de autonomía que Cataluña pide pueden concretarse como primer paso en las que

rigieron durante la segunda República.

En unas breves declaraciones a los periodistas antes de la conferencia dijo que el problema económico

debería ser abordado inmediatamente después de que haya sido despejado el problema político y

tengamos un Gobierno que tenga legitimación democrática desde la base. El señor Trías Fargas se declaró

republicano y de izquierdas—de la izquierda "civilizada"—, pero afirmó que aceptaría la Monarquia en

cuanto que acepta el cambio, una Monarquía constitucional al estilo danés, siempre y cuando fuera

legitimada por el pueblo.

 

< Volver