Autor: Ibáñez, Juan G.. 
   AP busca la coalición electoral de centro derecha     
 
 Diario 16.    30/01/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

AP busca la coalición electoral de centro derecha

La ambición inmediata de Alianza Popular, conseguido un Gobierno autonómico monocolor en Galicia,

recién integrados en el grupo parlamentario de Coalición Democrática tres diputados centristas, y con la

esperanza de mejorar los resultados de UCD en las elecciones andaluzas, es llegar a un pacto

parlamentario con Calvo-Sotelo.

Juan G. IBAÑEZ

Madrid — Tras este proyecto de ámbito legislativo, se encuentra además un propósito, mucho más

ambicioso, de conseguir de UCD una estrategia común para hacer frente a las próximas elecciones

generales y rentabilizar al máximo el voto de centro-derecha, ante la amenaza del avance socialista.

Algunos dirigentes aliancistas, entre ellos el secretario general del partido, Jorge Verstryne, interpretan la

situación parlamentaria de UCD en términos de «emplazamiento» al partido del Gobierno sobre la

insistente «mayoría natural» propuesta por Fraga (UCD y AP).

El secretario general de AP declaró a DIARIO 16, tras el pase de Herrero de Miñón, Ricardo de la Cierva

y Soler Valero al grupo de Ctalición Democrática, que «nosotros no pretendemos que se convoquen

elecciones generales. Nos parecería un error. Si Unión de Centro Democrático se decide a convocar

elecciones generales las va a perder. Si las convoca ahora va a una catástrofe».

«Nuestra idea —agregó Verstrynge no es obligar a UCD a que convoque elecciones, sino obligarla a

darse cuenta de que no puede seguir sin gobernar.»

El dirigente aliancista aseguró que, desde el punto de vista de Alianza Popular, «la solución no pasa por

nuestra presencia en el Gobierno, sino que pasa por llegar a un acuerdo sobre lo que se tiene que hacer, y

hacerlo. Aunque lo hagan ellos. No pasa nada por eso.

«De lo que se trata —insistió Verstrynge es de que se acuerden cuáles son las" leyes que se van a votar

conjuntamente y cuáles son las leyes en las que hay libertad de voto.»

«Estamos diciendo, simplemente—concluyó el dirigente aliancista—, que nos tengan en cuenta, porque

en el fondo estamos empezando a representar mejor al electorado de Unión de Centro Democrático que la

propia UCD.»

Otros dirigentes aliancistas se mostraban más preocupados por los posibles efectos desestabilizadores del

traspaso de diputados centristas a Coalición Democrática.

Medios bien informados admitían ayer la existencia de conversaciones con más diputados centristas de

los que hasta ahora han sido citados como «tránsfugas» de UCD.

Pero los mismos medios precisaban que, en cualquier caso, una cosa es su integración en el grupo

parlamentario que preside Fraga, y otra la afiliación a Alianza Popular.

Aparte de criterios tácticos —no mostrar a AP, como partido, protagonista del último debilitamiento

parlamentario de UCD—, razones de índole política —como la desproporción de peso político entre un

Herrero de Miñón y un Soler Valero— matizaban la actitud de los dirigentes aliancistas ante la hipótesis

de afiliación, y promoción dentro del partido, de los nuevos miembros de Coalición Democrática y de los

que podrían llegar a AP en el futuro.

Diario 16

30/01/1982

 

< Volver