Autor: Sáenz-Díez, Margarita. 
 Antiguo presidente del parlamento de la república. 
 Don Juan Casanelles volvió del exilio con actitudes radicales     
 
 Informaciones.    21/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ANTIGUO PRESIDENTE DEL PARLAMENTO DE LA REPUBLICA

Don Juan Casanelles volvió del exilio con actitudes radicales

BARCELONA, 21 (INFORMACIONES, por Margarita Sáenz-Díez).

El que fue presidente del Parlamento de la República Española y vicepresidente de la República en el

exilio, don Juan Casanelles, de setenta y dos años, ha regresado a Barcelona. Con esta vuelta, pone fin a

cuarenta años de exilio itinerante, cuyos jalones se sitúan en Francia, Marruecos y Méjico. El viejo

político, que no ha descartado totalmente la posibilidad de suceder en el cargo de Presidente de la

República en el exilio al señor Maldonado, caso de que éste eventualmente muriera antes que él, precisó a

las pocas horas de retornar a su patria que volvía a Cataluña "a luchar por mis ideales".

El regreso del señor Casa-nelles concitó inmediatamente e1 interés de antiguos camaradas, informadores

y políticos que se congregaron para oírle. A pesar de ser «republicano de corazón», tal como recordó con

emoción, el señor Casanelles está dispuesto a aceptar la Monarquía «si el pueblo español se decantase en

su favor». El viejo político no llegó a tiempo para el referéndum, pero de haber ocurrido así se habría

abstenido, puesto que considera que la ley de Reforma Política «es un equívoco» al que ha contribuido

una publicidad minuciosamente programada. Este equívoco, añadió, permite pensar que España es una

democracia «cuando, en realidad, no existe libertad, sino una cierta tolerancia».

Como era previsible, en la rueda de Prensa, los problemas de Cataluña merecieron un especial interés por

parte del dinámico político. «En contra de lo que algunas organizaciones políticas catalanas puedan creer

—dijo—, el Senado que se proyecta no favorecerá a Cataluña, puesto que ésta sólo dispondrá de 17

senadores en lugar de los 40 que deberían corresponderle.» En cuanto a la periferia industrial del país,

recordó que tampoco saldrá bien librada, puesto que «sólo dispondrá de un tercio de los escaños del

Senado» cuando los 17 millones de ciudadanos del centro serán representados por dos tercios del

Senado».

Tampoco los comienzos de negociación con el Gobierno recibieron el espaldarazo del político, que fue

sintético en su apreciación: «La libertad no es negociable mientras no haya amnistía total, mientras los

sindicatos no sean reconocidos y todos los partidos legalizados, mientras no se revoque el decreto por el

cual fue suspendido el Estatuto del 32 y no sea reconocido el derecho de autodeterminación de Cataluña...

Mientras no sea reconocido, también, el presidente de la Generalitat, don Josep Tarradellas.» Para don

Juan Casanelles es el Gobierno quien debe estar interesado en la negociación, «y no nosotros, los

catalanes».

 

< Volver