Autor: Llansá, Jaume de. 
 El viaje del presidente Suárez a Barcelona. 
 Forzado e intrascendente trámite  :   
 No tendrá virtualidad eficaz ni para unos ni para otros. 
 El Alcázar.    21/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

El viaje del Presidente Suárez a Barcelona

FORZADO E INTRASCENDENTE TRAMITE

• No tendrá virtualidad eficaz ni para unos ni para otros

(Una colaboración especial de JAUME DE LLANSA).- La conducta del cronista de este

periódico en Catalunya, al no tratar valorativamente, en ningún sentido, la visita oficial rápida

del presidente del Gobierno a Barcelona, tan "oficial" como desprovista de auténtica entidad

política "libre", es posible sea juzgada desfavorablemente por quienes, ahora —al tiempo que

critican un fundado triunfalismo in-cardinado a los cuarenta años de Franco— se uncen, incluso

sosteniendo opiniones y posturas políticas contrarias al actual equipo gubernamental, a un

desmelenado y gritón triunfalismo para conseguir, unos, mejorar posiciones negociadoras, y

otros, para tratar desesperadamente de conservar posiciones y privilegios para el futuro

"democrático" de Catalunya volviendo del revés escandalosamente el "pellejo" que llevaron

hasta hace poco tiempo.

El viaje del joven "premier" Suárez, teniendo a la vista objetivamente la situación económica,

social y política de Catalunya, con todas sus flexiones disgregadoras, lesionadoras de la

situación económica a todos los niveles del conjunto de vida ciudadana catalana, así como la

grave crisis de "imagen" cara a todo el país del Gobierno por acontecimientos políticos y

humanos de tremenda incidencia dramática ya conocidos, teniendo todo eso en cuenta, digo, el

viaje "muy oficial" del presidente Suárez a Barcelona, es considerado en bastantes sectores

opinantes, como un mero, forzado e intranscendente trámite, que no tendrá virtualidad eficaz ni

para unos ni para otros, ni para la distensión de las radicalidades comunistas y catalanistas, ni

para desvanecer legítimas desconfianzas que se detectan.

He ahí porqué, el cronista de EL ALCÁZAR en Catalunya, sin informar ni valorar, sitúa la

interesada visita relámpago a Barcelona del presidente del Gobierno en lo que cree es su

exacto y nada brillante lugar político.

 

< Volver