Autor: Delgado Carrero, José. 
   En el gobierno civil     
 
 Pueblo.    21/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 2. 

EN EL GOBIERNO CIVIL

BARCELONA. (PUEBLO, por José DELGADO CARRERO.) — «No pongamos puertas al tiempo»,

dijo el presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, en la recepción de anoche en el Gobierno Civil, a la

pregunta de si habría amnistía total, en una improvisada rueda de Prensa, y añadió, a la pregunta de otro

compañero sobre si todo seria más fácil si los secuestradores devolvieran a don Antonio María de Oriol y

Urquijo: «Claro que todo sería más fácil. Perdonen que no haga declaraciones; pero yo soy más. hombre

de hechos que de pa-labras.»Y todo esto lo comentó el presidente, y no es tópico, con talante

democrático, sonriendo con los periodistas, sin establecer diferencias. Y ello hace que la gente se

encuentre cómoda, como decían los asistentes a la recepción, donde, en un momento en que paseaba con

Sánchez Terán, gobernador de la provincia, se le acercó Jordi Pujol, uno de los líderes de la oposición en

Cataluña, diciendo: «Presidente: ¿Tiene usted medio minuto para mí?" "¡Cómo no!», contestó el

presidente. Y en un aparte estuvieron hablando unos diez minutos. También Cañellas, otro líder de la

oposición, le pedía una audiencia, y Jaume Casanovas se acercaba a dialogar con el jefe del Gobierno.

Sobre si desde Madrid se había enviado a dos señores a hablar con Tarradellas, presidente de la

Generalitat en el exilio, ni lo aceptó ni lo desmintió.

Ha sido la primera entrevista con un presidente, donde los asistentes se encontraban relajados, cómodos,

sin protocolos, donde muchos le llamaban Adolfo. Entre ellos, algunos periodistas. Y allí estuvieron

desde el profesor Barraquer hasta el doctor Puigver, pasando por el presidente del F. C. Barcelona.

 

< Volver