Autor: Vigil y Vázquez, Manuel. 
 El presidente del Gobierno, en Barcelona. 
 Cataluña podrá presentar su estatuto a las nuevas Cortes     
 
 Ya.    21/12/1976.  Página: 5-6. Páginas: 2. Párrafos: 8. 

EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO, EN BARCELONA

Cataluña podrá presentar su estatuto a las nuevas Cortes

"El referéndum—dijo el señor Suárez—permite contemplar con realismo el problema regional" • Con el

ministro de la Gobernación presidió la sesión de clausura de la Comisión de Estudio del Régimen

Especial

BARCELONA, 20. (Por teléfono de nuestro corresponsal, Manuel Vigil y Vázquez.)

Podría decirse que habrá, estatuto, que Cataluña llegará a contar en su día con un nuevo estatuto de

autonomía, pero siguiendo el orden establecido hasta conseguir que sean los catalanes, nativos y

residentes, los que se pronuncien a través de las urnas, y que sus legítimos representantes así elegidos

propongan a las Cortes, igualmente elegidas por sufragio universal, quienes refrenden la solución de

autonomía regional propuesta. El Gobierno, ha dicho su presidente, don Adolfo Suárez, podría sentir la

tentación de los remedios de urgencia, pero, aparte de no ser realista, aunque fuera posible intentarlo,

conduciendo como esta la transición, reconoce la realidad del problema, asume la demanda de soluciones

y, en consecuencia, prepara los instrumentos para que éstas puedan llegar según el auténtico deseo y

mandato de la sociedad.

El presidente del Gobierno hablaba en su primera visita oficial a Barcelona para presidir la sesión de

clausura de los trabajos de la comisión para el estudio da un régimen especial para las cuatro provincias

catalanas, comisión constituida a finales de abril, en este mismo salón de San Jorge del palacio de la

Generalidad, en acto presidido por el entonces vicepresidente y ministro de la Gobernación, señor Fraga

Iribarne. Ocho meses transcurridos, en los que el paso de los acontecimientos han llegado más lejos del

propósito inicial, por cuanto que los regímenes especiales para las cuatro provincias, la comisión los ha

entendido ahora como paso previo para la institucionalización de Ja región catalana, "sin conllevar

situaciones de privilegio, de tal modo que pueda ser adoptada, con las oportunas adecuaciones, para,

cualquier otra región". Pieza fundamental de la institucionalización que se proponen os el Concejo

Genera! do Cataluña, integrado por los cenadores y diputados que sean elegidos por latí provincias de

Barcelona, Gerona, Lérida y Tarragona, más ios representantes da cada una de las diputaciones

provinciales. Este Consejo General tendrá por misión redactar el estatuto cíe Cataluña, para someterlo,

como decimos, a la aprobación de las Cortes.

Previamente pueden darse otros pasos, como sin la constitución de la mancomunidad para las cuatro

diputaciones provinciales y abordar la cooficialidad del catalán con e! castellano en el área del

Principado. Antes de que se celebrara esta sesión de hoy, la titulada Asamblea de Cataluña, de

preponderancia marxista, acordó Ayer oponerse a la comisión de régimen especial, pidiendo el

estauto, y concretamente el derogado estatuto de 1932. Pero esta petición se hace tras el referéndum.

También el acto de entrega de las conclusiones de la comisión de régimen especial se hace tras el

referéndum. La dicha Asamblea de Cataluña levantó bandera por la "abstención activa" y se llegó a

proclamar que la abstención era votar a Cataluña. El retraso del viaje del presidente Suárez, que hace

una semana más parecía un acto pro referéndum que de asunción de los trabajos de la comisión de

régimen especial, hoy ha sido un acto de carácter predominantemente regional, con el referendum

ganado por mayoria abrumadora en toda Cataluña, desoyendo la voz de la repetida Asamblea. En el

mismo Barcelona, donde, según los datos más apurados se había abstenido uno de cada tres ciudadanos

con voto, la victoria fue del sí con tan amplio margen, en realidad mayor, puesto que la "abstención

activa" es eólo una parte de la abstención habitual en todas las convocatorias electorales, a la que además

había que sumar por defectos e irregularidades del censo y de la entrega de documentación a los

electores, los casi treinta mil que no pudieron ejercitar su voto, aun queriéndolo. Es decir, que el

señor Suárcz comparece con el refrendo popular, "que ha sido —ha dicho en sus palabras finales

el presidente—algo más que el nacimiento de la esperanza de que es posible la democracia. Es,

además, oportunidad para que empecemos a contemplar con realismo, sin nostalgias ni temores

innecesarios, los problemas más acuciantes de nuestro tiempo. Entre ellos figura el regional. Y dentro de

este, evidentemente, el de Cataluña".

Si si Gobierno, respaldado eo-mo está por el referéndum, evita la tentación de remedios de

urgencia, puede colegirse que menos va a admitir loe que postulan quienes propusieron la abstención y

ahora pretenden saltarse todo el proceso electoral.

LA JORNADA DEL PRESIDENTE Don Adolfo Suarez, acompañado del ministro de la Gobernación,

don Rodolfo Martin Villa, llegó por vía aérea después de la una de la tarde. Inmediatamente se dirigió al

Ayuntamiento, en cuyo salón de Ciento recibió la bienvenida oficial de la ciudad de labios de su alcalde,

don José Marías Socias Humbert. Después de un almuerzo en el Gobierno Civil, acudió a la Diputación,

donde presidió el acto reseñado, en el que hablaron el presidente de la Diputación, don Juan Antonio

Samaranch, fueron leídas las conclusiones por el secretario de la comisión de régimen especial y comentó

las mismas sU presidente, don Federico Mayor Zaragoza, tras lo cual Intervino el jefe del Gobierno.

El último acto de esta jornada ha sido una recepción en el Gobierno Civil, a la que concurrieron incluso

representantes de la oposición, como don Jorge Pujol, don Ramón Trías Fargas y don Jaime Casanova. El

señor Suürez, pese a la premura del tiempo, pudo ser ealuda-do personalmente por cada uno de loa

invitados, con bastantes de los cuales departió. Cerca de las diez de la noche marchó al aeropuerto para

regresar seguidamente a Madrid.

 

< Volver