Falsas torturas. 
 El gobernador civil de Gerona ataca de nuevo     
 
 Diario 16.    28/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

El gobernador civil de Gerona ataca de nuevo

BARCELONA, 28 (D16).—El gobernador cilíi de Gerona piensa que los casos de tortura sacados

últimamente .a la luz son mentira. El gobernador no tiene nada contra los artistas, sino contra los

terroristas, "capaces de violar a una niña de cuatro años".

El gobernador, Armando Murga, que recientemente comparó a los comunistas con los preservativos, ha

vuelto a ser noticia en aquella localidad gracias a los comentarios hechos en el transcurso de un pequeño

encuentro con cinco miembros de la Asamblea Democrática de Artistas de Gerona y con dos

representantes de Amnesty International.

"Clausuradlo"

Estos tenían la intención de exponer en una sala de las Ramblas de Gerona una serie de carteles y cuadros

relacionados con la amnistía total, pero el gobernador prohibió el acto.

En vista de los acontecimientos, los actores y los miembros de Amnesty International intentaron hablar

con el gobernador, el cual les recibió el día de Nochebuena.

Lo primero que hizo fue sacar de la sala a los periodistas. A continuación, dijo, con gran nerviosismo,

que no quería que se publicara nada de lo que allí se dijera.

Al ver un cartel sobre la tortura, dijo: "¿Tortura?, clausuradlo". Al-preguntarle sus interlocutores el

porqué de este hecho¿ dijo: "Pero vosotros creéis que hay tortura en España?" A lo que los actores y

miembros de Amnesty le contestaron afirmativamente, al mismo tiempo que le mostraban un "dossier"

del famoso "caso Téllez".

Al verlo, el gobernador respondió enérgicamente: "Eso es mentira. Y que conste que yo no tengo nada en

contra de los artistas, sino de los terroristas, porque, un terrorista, ¿qué es?... Uno que es capaz de violar a

una niña de cuatro años."

Alto cargo para Murga

Armando Murga, teniente coronel e hijo cié un dirigente de la Guardia dé Franco, fue nombrado

gobernador civil el pasado mes de febrero y recientemente corrían rumores por Gerona de que su cese iba

a ser inmediato, ya que volvía a Madrid para ocupar un alto cargo en la Mutualidad Laboral, de donde

salió en 1972 al ser expedientado por dicho organismo.

 

< Volver