Autor: Caparrós, Francisco. 
 Cataluña. 
 Hacia el superpacto electoral de centro-izquierda     
 
 Diario 16.    30/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

Cataluña

Hacia el superpacto electoral de centro-izquierda

Francisco Caparrós

BARCELONA, 30 (D16).— En la primera quincena del mes de enero puede producirse en Catalunya un

gran pacto electoral, englobando a todos los partidos de centro-izquierda.

Esta nueva superalianza podría, estar capitaneada por los dos partidos con más fuerza en ese espacio polí-

tico: Unió Democrática, que tiene a Antón Cañellas como líder, y Convergencia Democrática, cuyo

secretario general es Jordi Pujol, aunque, de momento, las valoraciones de esos dos partidos ante la

realización de este nuevo pacto distan ligeramente.

Dos bloques

La realidad más estricta es que existen dos bloques en el centro-izquierda catalán y quedan descolgados

dos pequeños partidos.

Por una parte, Unió Democrática y Centre Cátala, hicieron ya público su manifiesto electoral, confirman-

do así la alianza qaé se anunció en su día.

De otra, Jordi Pujol y el liberal Trías Fargas, están todavía en negociaciones para algo más que un pacto:

una fusión de partidos, mientras que la Esquerra Repu-blicana de Heribert Barrera, que siempre ha sido

fiel al president en el exilio y la Generalitat de Catalunya, y el Partit Socialista de Catalunya, de Pallach,

quedan excluidos de toda alianza.

Que entren todos

Así las cosas, alguien lanzó la idea de ampliar los pactos, haciéndolos uno solo y en el que pudieran entrar

todos.

A simple vista, parecería que, el primer impulsar de la idea ha sido el partido de Cañellas, animado quizá,

por el primer éxito, al unirse el Centre Cátala, y asegura-r a una cierta derecha, económicamente fuerte,

en el mismo compromiso ante las elecciones.

Para un portavoz de la Unió Democrática, "nuestro pacto actual es potencialmente ampliable, dentro del

mismo proceso; nosotros mantenemos conversaciones ya con Convergencia Democrática, pero ellos

tienen algunos planteamientos distintos. Ahora sería cuestión de que discutiésemos, punto por punto,

nuestro manifiesto electoral y formar el gran bloque de centro-Izquierda. Poner fechas es difícil, pero

puede lograrse pronto".

Cautela en la CDC

En Convergencia Democrática de Catalunya (CDC) hay más cautelas a la hora de comentar el tema, pero,

sin embargo, en un principio, ellos y el partido de Cañellas estuvieron unidos; o sea, que hay mas lazos de

unión que abismos de separación.

En la CDC dicen que su política ha sido siempre la de conseguir ese bloque y que han tenido contactos bi-

laterales, a fin de conseguirlo, con todos los partidos, e incluso con Pallach, pero que "no han dado fruto,

por ahora".

Quizá lo que ocurre con el grupo de Pujol es que, de momento, están más ocupados que los demás, en su

entendimiento con Trías Par-gras, y prefieren aplazar posibles complicaciones de negociación.

Pero voluntad positiva hacia esa idea la hay. "No cómo puede hacerse —dicen—, porque hay diferencias

con algunos, pero nos gustaría este pacto de centro-izquierda, porque dejaría mayor posibilidad a una

negociación directa con el Gobierno, para conseguir el retorno de la Generalitat y, como es natural, del

presidente Tarradellas."

Con su buena voluntad y su cautela, parece que Convergencia Democrática estaría dispuesta a proponer

que no fuera un pacto de cuatro, sino de seis partidos, ya que "nadie se opondría a que estuviesen también

el PSC de Pallach y la Esquerra Republicana de Barrera".

Hacer más fácil el retorno

Es evidente que ese paeto con visos generalizados de nacionalismo catalán haría más fácil el retorno de

Ta-rradellas, pero le pondría también más fácil a Pujol la representatividad de Catalunya, por cuanto,

junto a él, en las elecciones, estarían gentes tan fieles al presi-dent cómo la Esquerra Republicana.

Todo esto, mientras. Tarra-dellas, que ha retrasado su mensaje porque las consultas son muchas, parece

estar dispuesto a lanzar una hueva propuesta: La creación de un Organ Coneultiu, o sea, un organismo

consultivo que tendría más carácter de representación que otra cosa y no sería tan "rupturista" como la

propuesta inicial de Assemblea Nacional Provisional.

 

< Volver