Rueda de prensa en París. 
 Tarradellas quiere pactar con la monarquía  :   
 Con la finalidad de restablecer la Generalitat de Cataluña. 
 La Vanguardia.    07/01/1977.  Página: 3-4. Páginas: 2. Párrafos: 13. 

RUEDA DE PRENSA EN PARÍS

TARRADELLAS QUIERE PACTAR CON LA MONARQUÍA

Con la finalidad de restablecer la Generalitat de Cataluña

París, 6. (Crónica de nuestro corresponsal interino.) — El llamamiento para ila creación de un

«organismo unitario» de todas las fuerzas políticas de Cataluña y las reiteradas solicitaciones de un pacto

con la Monarquía para el restablecimiento de la Generalitat fueron ayer las dos grandes revelaciones de la

esperada conferencia de prensa del presidente de la Generalitat, Josep Tarradellas, quien por primera vez

desde hace más de treinta y siete años convocó una conferencia de prensa, a la que asistieron cincuenta

periodistas en su mayoría catalanes.

LLAMAMIENTO A LA UNIDAD

Tarradellas ya había propuesto como sugerencia personal en marzo la constitución de una Asamblea

Nacional Provisional y habló posteriormente en abril y agosto con el Consell en pleno y con la Assemblea

de Catalunya en octubre sobre la «Cambra Nacional Provisional», pero no había formulado como

presidente hasta ayer un llamamiento tan claro a la unidad de las fuerzas políticas que trabajan en

Cataluña. «No excluso absolutamente a nadie», declaró en la conferencia de prensa el presidente,

puntualizando que los no catalanes que viven en Cataluña son en su consideración iguales a los catalanes,

así como que todas las fuerzas políticas, desde las que hubieren colaborado con el franquismo hasta la

extrema ex-quierda, tienen cabida en el «organismo unitario» siempre que estén de acuedo en un punto

previo y fundamental: la restitución de !la Generalitat.

Hablando repetidas veces en respuesta a diversas preguntas de sus relaciones con el Gobierno Suárez, se

limitó primero a decir que «por las relaciones habidas, el presidente del Gobierno sabe bien cuál es el

pensamiento del presidente de la Generalitat», ex-tendiéndose luego repetidas veces en comentarios sobre

te Monarquía: «La política de Cataluña debe consistir en saber pactar.» «Sé que á la Monarquía le

preocupa encontrar una solución en Cataluña, pero no aceptaremos soluciones administrativas y

burocráticas de regímenes especiales.»

«ACEPTO LO QUE DECIDAN LOS PARTIDOS»

Todas estas expresiones y otras parecidas fueron claramente interpretadas por los participantes en la

conferencia de prensa como un ofrecimiento del presidente Tarradellas a conseguir incluso con este

segundo Gobierno de la Monarquía el pacto que permita a Cataluña restaurar su Generalitat.

En la misma línea, el presidente manifestó que «personalmente» cree que es un error que los partidos

catalanes se presenten a elecciones sin previa restitución de ila Generalitat. Pero añadió que no

desautorizaría, como declaró en agosto, a los partidos que se presentaran. «Lo dije entonces, pero hoy

reconozco que la situación política ha cambiado, ya que el Gobierno Suá-rez —no lo digo para´ alabarlo,

sino como comprobación— ha mostrado claros deseos de avanzar hacía la democracia.» Desda este punto

de vista, Tarradellas —«como demócrata acepto lo que decidan los partldos¿ en cuya vida Interna no me

interfiero, porque mi labor presidencial es otra»- insinuó que el organismo unitario como «única voz

pactante de Cataluña» conducirá a un bloque electora! de todos los partidos que quieran la restitución de

la Generalitat. La victoria de este bloque autonomista obligaría al Gobierno de la Monarquía a restituir la

Generalitat.

CONTRA LAS «POLÍTICAS DE JUEGOS FLORALES»

Para esta restitución, el presidente Tarradellas precisó la urgencia de acabar «con aquellas políticas

ambiguas que no saben decir no y se convierten en políticas de juegos florales», aludiendo a quienes

creen que «Cataluña debe hacer política no sólo a "casa nostra", sino también en Madrid». Según el pre-

sidente, estas dobles políticas «traicionan el estado de la opinión en Cataluña por la libertad y la

Generalitat». Sin embargo, no aludió ni una sola vez a personas concretas. Á varias preguntas sobre Jordi

Pujol y Antón Canyellas, respondía secamente: «No me interesa responder a la pregunta que usted me

hace». En cuanto a una pregunta del corresponsal del semanario «Opinión» en París sobre los

«comunistas catalanes», respondió: «Están donde deben estar». Más tarda criticaría «el grave enror del

Gobierno Suárez al haber descuidado para el diálogo a dos importantes partidos históricos: Front

Nacional de Catalunya y PSUC».

La «necesidad de unión» prevaleció absolutamente sobre las críticas personales o nominales totalmente

ausentes hoy. Insistió a menudo el presidente en que «no haré nada sin saber la opinión de todos los

partidos, sin estar de acuerdo con ellos». Por esto mismo no quiso entrar en definiciones sobre el

«organismo unitario» que ha propuesto. Dijo tan sólo que a su juicio debería constituirse una asamblea —

no precisó si podría ser la actual Assemblea de Catalunya— de la que emanará un Consejo de unas diez

personas institucionalmente ligado con la Presidencia de la Generalitat. «La Assemblea de Catalunya, el

Consejo, todos los partidos catalanes, deben definir este organismo. Yo hago la propuesta para que ellos

resuelvan su constitución», dijo Tarradellas.

«SIEMPRE HE SIDO OPTIMISTA»

Respondiendo indistintamente en catalán o castellano, Tarradellas reafirmó que «sólo volveré a Cataluña

como presidente de la Generalitat». Su postura es radical: precisó que aun en el caso de un triunfo

electoral de los partidos autonomistas que le pidieran un regreso inmediato, no lo haría hasta que la

Generalitat fuera restituida. Reveló además, por primera vez, que en cuanto sea restituida la Generalitat

constituirá un Gobierno unitario de todos los partidos hasta las elecciones para el Parlamento de Cataluña.

«Este Parlamento, ante el cual dimitiré, elegirá entonces un nuevo presidente de la Generalitat», dijo.

Tender un puente a la Monarquía para convencerla de que la solución de la democracia en España pasa

por la Generalitat de Cataluña y tender una mano a todos los partidos autonomistas u Otros para

convencerlos de la urgencia de una unión que restablezca las ´instituciones catalanas fue el objetivo de te

conferencia de prensa de Tarradellas de hoy. Y desde hoy mismo algo está asegurado: esta doble visión

política centrará en las próximas semanas el debata político catalán cara a las elecciones. La preeminencia

dada a la «unidad» y a «pacto» par Josep Tarradellas presagian que Jas dificultades pueden ser menores

de lo que en meses anteriores parecía. Comentando informalmente su conferencia de prensa, Tarradellas

decía después a varios periodistas: «En todas mis intervenciones públicas sólo tengo una exigencia: que

ante todo triunfe la unidad sobre la dispersión y la división. Siempre he sido optimista y sigo siéndolo».—

INTERINO.

Jordi Pujol se dispone a replicar o Josep Tarradellas

Según comunicó ayer a primeras horas de la noche la agencia Logos, el líder de la Convergencia

Democrática de Catalunya, Jordi Pujol, se ha retirado a su finca de Premia para redactar una réplica a la

crítica que el presidente de la Generalitat, Josep Tarradellas, ha dedicado a los «pactantes» en sus

declaraciones realizadas en París.

 

< Volver