Triunfo de AP en Galicia. 
 Fraga está eufórico tras las elecciones     
 
 Diario 16.    21/10/1981.  Página: 1-?. Páginas: 2. Párrafos: 13. 

Triunfo de AP en Galicia

Fraga está eufórico tras las elecciones

Santiago de Compostela —

El líder de Alianza Popular, Manuel Fraga Iribarne, está eufórico tras la victoria de su partido en las

elecciones gallegas celebradas ayer. Ese resultado le otorga más fuerza para buscar una alianza con UCD.

El triunfo obtenido ayer por los aliancistas en las elecciones gallegas lo ha interpretado Gerardo

Fernández Albor, candidato de AP a la presidencia de la Xunta de Galicia, como «una clarificación

ideológica, ya que el pueblo gallego es eminentemente conservador».

Los resultados de las elecciones en esa comunidad autónoma han supuesto que la derecha (AP y UCD) ha

barrido a los partidos de izquierda en las elecciones al Parlamento gallego. En los comicios ha participado

el 46 por 100 del electorado y la característica principal ha sido la escalada del partido de Fraga, que

superó en dos escaños al partido del Gobierno y se alza con la mayoría de los parlamentarios de la

comunidad autónoma, con 26. La tercera fuerza política la constituye el PSGPSOE, con 17 escaños.

En Andalucía, la participación electoral para la ratificación del Estatuto autonómico se sitúa en el 53,6

por 100. El 90 por 100 de los dos millones y medio de andaluces dijeron «sí» en el referéndum pro

Estatuto y la característica más relevante fue la alta participación electoral en la provincia de Córdoba

(62 por 100), donde la izquierda superó a la derecha en las pasadas elecciones, y la baja asistencia a las

urnas en Almería, habitual feudo de la UCD (43,5 por 100). «Creemos que ha ganado la democracia en

España», manifestó a Efe Manuel Fraga Iribarne, al ser preguntado por el resultado de las elecciones

gallegas en el aeropuerto de Santiago de Compostela.

Señaló más adelante el líder de Alianza Popular que ha ganado la autonomía, «que va a lograr aquí una

experiencia, estoy seguro, muy realista, muy centrada, muy regionalista, equidistante de interpretaciones

de falseamiento, de neocentralismo, y al mismo tiempo, por supuesto, de carácter nacionalista o

separatista».

Afirmó también que con las elecciones gallegas había ganado la democracia en España. «Entendido —

dijo— como nosotros lo entendemos. Como algo que no está dado solamente en la Constitución, por

leyes superiores, etcétera, sino que hay que practicarla todos los días y hacerla y crearle nuevas

posibilidades.»

«Se suele decir —añadió— cuando uno ha perdido: "Somos los vencedores morales". Bueno, lo somos

ahora que hemos ganado. Creo que hemos ganado como hay que ganar, por los procedimientos de ir a la

gente, de ir a los pueblos, de discutir con hechos en gallego y en castellano, y no de ir con imposiciones,

de mandar funcionarios con cheques a última hora, con falsas o pretendidas inauguraciones, no llevando

las palas a donde quizá no hacían falta. No lo hemos hecho insultando a nadie, no hemos ido a decir las

procacidades que ha dicho, por ejemplo, don Santiago Carrillo.»

Cosas serias

El señor Fraga Iribarne manifestó que el resultado de las elecciones gallegas «abre la posibilidad de que

se reestudie a fondo el tema de las relaciones entre las fuerzas políticas». Preguntado finalmente sobre si

estos resultados podrían conducir a la gran mayoría que propugna, dijo que «yo propugno las cosas serias

y vamos a encarrilar las cosas serias, los que no han propugnado cosas serias ahora verán lo que hacen,

pero, naturalmente, tendrán que enfrentarse con la realidad».

Calvo Ortega declaró que «dada la confrontación UCD-PSOE en estas elecciones, UCD ha tenido

resultados satisfactorios. De esta confrontación UCD-PSOE ha ganado UCD».

El secretario general centrista restó importancia a la victoria electoral de AP diciendo que el resultado

obtenido por Alianza Popular es consecuencia de su presentación regionalista y es en Galicia donde tiene

más implantación. Indicó que los resultados en las elecciones regionales son distintos que los de las

elecciones generales y que en este caso el electorado había diferenciado la derecha, el centro y la

izquierda a la hora de emitir el voto.

Por su parte, la tercera fuerza política en liza para el Parlamento gallego, el Partido Socialista de Galicia-

PSOE, quiere ser la alternativa de la oposición de izquierdas en el Gobierno de la Xunta. «Vamos a ser

oposición constructiva, pero oposición dura, y vamos a convertir el Parlamento en una auténtica escuela

política», declaró Francisco Vázquez, secretario general del PSG-PSOE y nominado candidato socialista

a la presidencia.

El representante socialista gallego se sintió, por otra parte, satisfecho con la subida de su grupo en La

Coruña, a pesar del avance de la derecha, y afirmó que «algo ha cambiado en Galicia cuando el partido

del Gobierno ha perdido su hegemonía, a pesar de la presencia de Calvo-Sotelo y de su Gabinete en pleno

en la campaña electoral».

 

< Volver