Autor: Llansá, Jaume de. 
 Crónica de Cataluña. Tarradellas amenaza. 
 Exige al gobierno y a la monarquía responsabilidades por el período franquista     
 
 El Alcázar.    10/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

CRÓNICA DE CATALUÑA

Tarradellas amenaza

EXIGE AL GOBIERNO Y A LA MONARQUÍA RESPONSABILIDADES POR EL PERIODO

FRANQUISTA

BARCELONA, 7 (Noche). (Una colaboración especial dé JAUME DE LLANSA, por teléfono).— Por

catalán y español debo decir, con la más contundente claridad, incluso con desgarro informativo y

valorativo crudo, que el último de los "viejos Budas" supervivientes y responsables en gran medida de la

catástrofe de Catalunya y de España que llevó a nuestra guerra, Josep Tarradellas, presidente fantasmal de

una fantasmal, por inexistente, "Generalitat de Catalunya", ha robado los espacios privilegiados de la

mayoría de los periódicos barceloneses —los más influyentes y de mayor circulación en todo el ámbito

catalán— a noticias, e informaciones, tanto catalanas como nacionales, de mayor entidad y de

preocupante desarrollo conflictivo con su "traca" del mismo día de Reyes, en un hotel de París; "traca"

compuesta por la "dinamita" retumbante de su "Mensaje a Catalunya" y por la "pólvora" de su rueda de

prensa que propinó seguidamente a unos setenta periodistas enviados especiales de Barcelona y Madrid,

pero la mayoría de ellos catalanes, que llevaron instrucciones especiales de magnificación de la persona y

de lo que dijese este "viejo Buda" con pretensiones estupefacientes de ser "entronizado" en Barcelona,

con la benevolencia o sin ella del Gobierno de la Nación, antes de las próximas elecciones, imponiendo,

además, la condición sine quanon de ser reconocido por todos los catalanes sin excepción, por todos los

partidos políticos que, según el, tienen la obligación y el deber, así como también el Gobierno de Suárez,

de reconocerle como la única "veu pactant" de Catalunya.

"El Correo Catalán" dedica una parte destacada de su portada ilustrándola con una foto, así como su

primera y otras tres más de tipografía —incluyendo opiniones de políticos catalanes— al estruendoso

"acontecimiento". En la misma línea magnificado» de presentación, páginas y espacios, le sigue "Diario

de Barcelona". Por su parte, "Mundo Diario" derrochando grandes titulares y subtítulos "a todo taco",

supera a los anteriores al incluir también en sus cuatro páginas de información y comentarios el texto del

"mensaje" en catalán. "Avui", y ello es natural, convierte el "acontecimiento de París" en el más relevante

de Catalunya y nacional de todas sus páginas, de las cuales destaca, incluida la primera, a Tarradellas y a

su mensaje y declaraciones, con espectacular derroche de recuadros, títulos, subtítulos y titulillos con el

soporte desde un editorial recuadrado en primera, del que traduzco del catalán su párrafo final:

"...Aparte de unas afirmaciones irrenunciables y de unas reivindicaciones esenciales, la estretegia admite

una dosis de adaptación. En estos momentos, la propuesta del presidente tiene la garantía de su soporte;

un soporte que incluye, de cara al país, una forma de legalización histórica y, ante los otros, la fuerza de

unas estrategias que aquel mismo pueblo se ha dado".

Por su parte, "La Vanguardia", con mayor rigor periodístico que sus otros colegas, da al "evento" un

tratamiento periodístico equilibrado, incluyendo la declaración de Tarradellas en su sección de

información del extranjero, si bien en su primera de tipografía y con pase a la página siguiente, da una

crónica de corte periodístico de su corresponsal interino en la capital de Francia. Uno de sus editoriales,

titulado- "Unidad y Diversidad catalana", contempla concierta reticencia el afán de protagonismo

exclusivo de Tarradellas y la linealidad "representativa" que informa el mensaje y las declaraciones

exorbitantes de este "viejo Buda" catalanista de 78 años, con estas consideraciones: "Hay que tener al

propio tiempo muy a la vista el pasado, el presente y el futuro. Y esta es la dificultad... Los catalanes de

hoy, todos los que vivimos hoy en Cataluña, podemos esperar que cada cual sostenga con toda

naturalidad sus criterios y los proponga. Siempre hemos creído que la unidad y la diversidad no se

oponen, sino que se complementan. Y eso, que es cierto de España, ha de ser cierto también de Catalunya,

y ha de poder aplicarse también a sus hombres políticos".

ARROGANCIA DE "HOMBRE DE CATALUNYA", EXIGENCIAS, AMENAZAS Y

EXCOMUNIONES

La arrogancia del senyor Tarradellas destaca acusativamente en su talante e informa el "mensaje" de y sus

afirmaciones lineales hechas a lo largo de la rueda de prensa. Desde presentarse y autoafirmarse como

"presidente de todos los catalanes" —lo que, en opinión de muchos otros catalanes, supone una

desmesurada pretensión política senil carente de base real— hasta su "dictamen, inapelable" de

"licénciamiento" de los colectivos "Assemblea" y "Consell", pasando por amenazas claras al Gobierno y a

la Monarquía si no acceden a sus exigencias, y a los grupos políticos .catalanes y a sus dirigentes que, de

una forma u otra, han entablado conversaciones o negociaciones sobre el futuro democrático de Catalunya

y de España sin contar con el; partidos y dirigentes —los más afectados han sido Jordi Pujol y su CDC, y

Antón Candías y su UDC—, que han sido amonestados y excomulgados casi airadamente por este viejo

santón catalanista, lo que, como es natural, ha provocado en ellos reacciones negativas muy notables. (Se

me ha informado que Jordi Pujol, que, como se sabe, forma parte de la llamada "Comisión de los 9",

negociadora con el Gobierno Suárez, no sólo no ha querido hacer ningún comentario, de ninguna clase,

sobre el "mensaje" y declaraciones, sino que además se ha encerrado en su espléndida finca de Premia

para preparar, a lo que parece, una respuesta al "honorable" Tarradellas).

Creo es conveniente transcriba algunas de las exigencias y amenazas de Tarradellas, que son probatorias

de lo que quedó dicho: "Antes o después de las elecciones el problema de Catalunya será muy grave si no

se resuelve en su representatividad.

¿Asume la Monarquía las responsabilidades claves de la dictadura franquista contra Catalunya?. ¿Sí o

no?. Hay que saber hasta donde puede llegar la Monarquía para resolver este problema´. "Naturalmente,

no exigiremos una solución administrativa y burocrática... Queremos la Generalitat y- sus derechos. Sin

esta premisa no hay diálogo posible". "Catalunya es una nación que posee una Constitución representada

por un Es-tatut de 1932, que nuestro pueblo aceptó y la dictadura abrogó. Y no podemos creer que la

Monarquía mantenga la misma actitud". "Hemos de lamentar que la intolerable intervención de ciertos

partidos españoles en nuestra vida nacional haya debilitado una situación que era irreversible".

Y así, con esa arrogancia, con ese talante y esa actitud de situarse en y con superioridad "indiscutible",

sobre todos los partidos y dirigentes políticos catalanes; de situarse al mismo nivel político y de Gobierno

con el presidente del de la Nación y del mismo Jefe del Estado, es decir, el Rey, Tarradellas dio en París

la lección de la intransigencia catalanista, con lo que, de una forma u otra y con diversas estratégicas

cambiantes, habrá de enfrentarse el Gobierno Suárez en una confrontación o batalla política que, además

de ser dura, podrá ser decisiva para el porvenir de España como Nación y de Cataluña como región y país

de-nuestra Nación.

Pienso que puede ser buen colofón crítico lo dicho por don Santiago Udina Martorell, figura y voz

querepresenta a millares de catalanes. Dijo: "No conozco el contexto del menseje, ni interesa conocerlo,

como creo es el caso de la mayoría del pueblo catalán... .Estoy seguro de ciue la política catalana no pasa

por Saint-Martín-Le-Beau, del mismo modo que la política religiosa española no pasa por el Palmar de

Troya. Son los catalanes residentes en Catalunya quienes deben resolver nuestro problema y no las voces

del exilio".

Desde el punto de vista. informativo, crítico y valorativo, he expuesto y sintetizado el "estruendo" y las

repercusiones en eco de la "traca" del manoseado mensaje y de la "pólvora" de las declaraciones

parisienses de Tarradellas. Hay-otros puntos, también interesantes para comentar y valorar como, por

ejemplo, la decisión de Tarradellas de crear un "organismo consultivo de la "Presidencia de la

Generalitat", una vez instalado él en Barcelona, del que elegiría el "Govern de la Generalitat", que

presidiría las elecciones para el "Parlament de Catalunya", etc. Pero he preferido concentrarme en llamar

la atención, de los lectores sobre lo más esencial de este lamentable, contrastante y violento "suceso"

político.

DOS NOTAS RÁPIDAS DE INTERÉS

Como viene sucediendo en otros premios literarios de mayor o menor entidad y categoría crematística, la

casi totalidad de las obras presentadas al Premio Nadal de este año han suplido sus carencias de .creación

e inspiración novelística, por la abrumadora y casi sofocante temática política de carácter único, volcado,

contra el franquismo y el Régimen de Franco. Eso, ¡nada más que eso!, son las novelas—con alguna

honrosa excepción— finalistas del "Nadal" y del "Josep Pía", incluidas las ganadoras de. ambos premios.

Una de´ ellas, por ejemplo —y sobran comen* tarios—, se titula "Yo también maté a Franco y me alegra".

Persiste la campaña del "deporte" catalanista contra don Pablo Porta, que esta vez se concentra, para

apuntar sobre su posible dimisión, en su actuación, cuando era- estudiante, en un cargo destacado en el

Sindicato Español Universitario (SEU) Esta indigna e interesada campaña contra el señor Porta, ha

levantado en sectores responsables del Deporte (esta vez cou mayúscula y sin comillas), de Catalunya,

protestas y comentarios desfavorables. Algunos llegan > a decir que si esa campaña llegase a tener

resultados lamentables, estaría abierto el camino para otras campañas contra hombres políticos y del

Deporte que fueron del SEU, del Frente de Juventudes y del Movimiento, que ahora nos gobiernan y nos

quieren dar lecciones de "democracia galopante".

 

< Volver