Autor: Ramírez, Pedro J.. 
   Pallach, el populismo catalán     
 
 ABC.    12/01/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

PERFIL

PALLACH, EL POPULISMO CATALÁN

EL fallecimiento de Josep Pallach, veinticuatro horas después de la clausura del Tercer Congreso del

«Partido Socialista de Cataluña» (ex «Reagrupament»), deja un inesperado vacío en la dinámica política

catalana. Pallach era pieza clave de conexión entre los sectores socialdemócratas de Pujol y Trías Fargas

y el socialismo marxista de Raventós. Buena prueba de ello es su reciente convocatoria, de cara a la

formación dé un amplio «Front d´Esquerras», en el que sólo estuvieron excluidos los comunistas.

Pallach había nacido en Figueras en 1920, en el seno de una familia de pequeños comerciantes —su

madre era carnicera y su padre vendedor ambulante— que participaba de los vientos liberales y

republicanos del momento. Muy joven ingresó en el «Bloque Obrero y Campesino», cuyo socialismo

radical le hizo colaborar con el «P. O. U. M.» de Andrés Nin. Le afectó, por tanto, la persecución a que

los comunistas sometieron durante la guerra a trotskystas y anarquistas.

EL «M. S.C.» Y SU ESCISIÓN.— Desde el frente marchó al exilio francés. Tras pasar por un campo de

concentración, se instaló en Montpellier, para volver por primera vez a Barcelona en 1942. Con el nombre

de guerra de «Recasens» participó entonces en la creación del «Movimiento Socialista de Cataluña:»,

siendo detenido en 1944.

Durante dos años permaneció en las cárceles de Gerona y Figueras, logrando huir a Francia, donde se

instaló e París. En el exilio trabajó tenazment en la consolidación del «M. S. C.».

Dicho grupo sufrió una grave crisis interna en 1966, desmembrándose en lo «ue serían «Convergencia

Democrática», con Joan Raventós a la cabeza, y «Reagrupament Socialista y Democrático de Cataluña»,

al frente del cual se pusieron Pallach y Heribert Barrera. Mientras que Baventós se muestra dispuesto a

colaborar con los comunistas, Pallach y Barrera —influidos sin duda por la experiencia de la guerra—

rechazan dicha alianza. Al cabo de los años ambos sectores habrían de reivindicar el nombre de «Partido

Socialista de Cataluña», siendo preciso recurrir a paréntesis explicativos — (ex «Reagrupament») y

(«Congrés»);— a efectos de identificación.

A FAVOR DE TARRADELLAS.—

Pallach regresa a Cataluña por segunda vez en 1969, esforzándose desde entonces en imprimir a su

partido un aire inequívocamente catalán e inequívocamente populista. Inscrito en la línea

socialdemócrata, el «P. S.C.» (ex «Reagrupament») había renunciado a ser un partido obrero en el sentido

excluyente del término, buscando su clientela entre la pequeña burguesía tanto urbana como rural.

Pallach constituía uno de los apoyos más firmes del presidente de la Generalidad en el exilio, Josep

Tarradellas, apoyando, por ejemplo, de forma incondicional su reciente y controvertido mensaje de Año

Nuevo. A nivel supra-catalán mantenía lazos muy estrechos con la «Alianza Socialista Democrática»

formada por el «P. S.D. E.», de García López; el «P. S. O. E.» histórico, de Manuel Murillo, y «Reforma

Social Española», de Cantarero.

Es difícil predecir las consecuencias de la muerte de Pallach, pero no sería extraño que se produjera una

crisis de identidad en el seno de su partido. Con Heribert Barrera al frente de la Esquerra Republicana,

podría ser el abogado Josep Verde, procedente •"-´ progresismo cristiano, quien se P´ i al frente del «P. S.

C.» (ex «Reagrupament»).— Pedro J. RAMÍREZ.

 

< Volver