Autor: Vigil y Vázquez, Manuel. 
 Congreso de Convergencia Democrática de Cataluña. 
 La Generalitat, más allá de las disputas partidistas  :   
 La CDC no ha regateado elogios al señor Tarradellas. 
 Ya.    16/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

LA GENERALITAT, MAS ALLÁ de las disputas partidistas

LA CDC NO HA REGATEADO ELOGIOS AL SEÑOR TARRADELLAS

BARCELONA, 15. (Por teléfono, de nuestro corresponsal, Manuel Vigil y Vázquez.)

Sin ceder al terrorismo Intelectual ni al espíritu de ultimátum, Convergencia Democrática de Catalunya,

ha dicho su secretario general, don Jordi Pujol; en el cuarto congreso del partido, inaugurado esta tarde,

reafirma su adhesión a la Generalitat y su voluntad de conseguir el ´regreso de su presidente. El congreso

de la CDC se celebra sin más representaciones de otros, partidos que los de "obediencia catalana", porque

ni Cataluña ni la CDC pueden ser homologables, según ha dicho en su turno el secretario general adjunto,

don Miguel Boca y Junyent. El congreso habla, pues, en un lenguaje rotundo a través de sus más

caracterizados líderes.

Be celebra en un ambiente tenso, y eso explica el tono, pues la CDC, y especialmente el señor Pujol, por

ser éste miembro, de la comisión de los nueve—también lo es don Antón Cañellas, de Unió Democrática

de Catalunya—, ha sido censurado, como se recordaráj por el señor Tarradellas en su controvertido

mensaje desde París,- dado el día de Reyes. El señor Tarradellas opina que sólo él debe negociar con el

Gobierno, y que no hay por qué formar parte de ningún organismo ni comisión de la oposición. El señor

Pujol quiere evitar una polémica en la que la más perjudicada sería Cataluña, pero eso no le impide el

decir ques desde luego, hay que negociar con el poder, pero también hay que negociar con la oposición,

que es el contrapoder, para evitar que a nivel de Estado se tomen decisiones en contra de los intereses de

Cataluña. Estos intereses, tal como los entiende la CDC, no dependen sólo del Gobierno puesto que en

una negociación Gobierno-oposi-cion lüfn jírefencía ¿atarana´5; podrían* JHPglftffi&PA s«iue.rd,9S ft^fc

afectasen al restablecimiento de la autonomía. No sabemos si será sólo una impresión personal del

cronista, pero nos parece que, aunque la democracia se estime indispensable para el restablecimiento de la

Generalitat, sin embargo; por aquí hay sus dudas de que la oposición democrática vea la cuestión catalana

tal como la ven los partidos catalanes, es decir, los que no son "sucursalistas".

LA GENERALITAT, REIVINDICACIÓN DEL NACIONALISMO

El señor Tarradellas ha logrado conservar lo que significa la Generalitat y por ,ello la CDC no le regatea

elogios. La Generalitat es la concreción más alta de poder político que Cataluña ha conseguido en los

últimos doscientos cincuenta años. Pero atención, la Generalitat no es un instrumento partidista, la

Generalitat no es un instrumento, electoral, la Generalitat no es un instrumento para no sentirse aislado

electoralmente; la Generalitat no es tampoco -un Instrumento para hacer declaraciones. Para la CDC,

afirma tras esta ristra de negaciones el señor Pujol, es "una reivindicación fundamental de nuestro

nacionalismo. Es un instrumento, sí, pero sólo para gobernar Cataluña. Por eso es tan importante para

nosotros y por eso nuestra atención a la institución no puede verse afectada por divergencias con el

presidente. A todos aquellos que nos dan lecciones de nacionalismo les dirían una cosa: hay muchas

formas de poner a prueba la sinceridad del nacionalismo, y una de ellas es la de seguir sirviendo a la

Generalitat y a su presidente, aun cuando la Generalitat sea utilizada contra uno mismo".

El señor Pujol quiere, pues, colocar a la Generalitat por encima dé las disputas y maniobras., partidistas.

Y si eso no se arreglase, da Tá* ´impresión de qu» íambiéjn MÉfeJtaei*;••«fcSÜBWÍISH Generalitat

por encima de quien hasta ahora la~ ha venido simbolizando.

La gran preocupación de la CDC son las elecciones. Estas serán un elemento decisivo en la recuperación

de la autonomía o, en todo caso, ei ésta se hubiera conseguido antes—la Administración ha dado siempre

a esto una respuesta negativa, dice el secretario de la CDC—, su consolidación. Los partidos catalanistas

y demócra-tas tienen que obtener la ¡mayoría en las elecciones en Cataluña. Si no obtienen mayoría, la

reivindicación de la Generalitat y el regreso del presidente perderán fuerza. Hay, además, que controlar la

mayoría de los ayuntamientos, a tra* yes de las elecciones municipales, lo que permitirá controlar las

cuatro Diputaciones; todo lo cual, junto con la mayoría parlamentaria, hará posible el restablecimiento de

la Generalitat.

Hoy mismo ha aparecido un libro de don Jordi Pujol sobre la inmigración, problema y esperanza d»

Cataluña. El señor Roca, comentando eso, ha dicho que están comprometidos «n una Cataluña válida para

todos, lo que hoy no ocurre. Sin triunfalísmos ni paternalistno» hay que abrirse a los inmifiTados con una

política de integración respetuosa y profunda que al tiempo signifique liberación social y haga a todos

partícipes de la riqueza y de la renta del país.

 

< Volver