Autor: Vilar Borges, Añaterve. 
   En defensa del catalán     
 
 Arriba.    21/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

EN DEFENSA DEL CATALÁN

Señor Director: Acabo de ver en televisión el reportaje a Pablo Casals. Por dos motivos me puso en un

ambiente desagradable: aqueülos paseos por el barrio chino barcelonés o por el pueblo de nuestro gran

músico, tan evocadores. Y mientras, el bello lenguaje catalán escachado por el traductor castellano. Digo

materialmente «escachado», porque me ha dado la impresión misma que tuve hace ahora unos treinta

años, cuando al llegar de maestro al pueblo montañés de Gerona que me tocó en suerte, en la plaza del

pueblo, vetustas paredes cargadas de historia tenían que soportas con letras de medio metro la frase que

encabeza este escrito. Y mi pueblo no era el único.

Aquellos campesinos que en la vecina Francia se pegaban con los franceses durante la vendimia

defendiendo el honor de ser españoles, aquella gente que se alegraba de que yo fuera «castellano», porque

así sus hijos aprenderían bien la lengua castellana con la cual podrían salir y hacerse entender por el

mundo, aquellos payeses tenían que leer cada mañana, cuando salían al trabajo para engrandecer a su

región y a España, esa frase —«Si eres español, habla castellano»— escrita por alguien que no podía

suponer el daño que estaba causando. Dolor en la entraña misma de un pueblo causado por la ignorancia o

por la fobia regionalista o centralista

Recuerdo que en seguida escribí a un periódico de Madrid protestando. Eran las vacaciones de Navidad

de 1946. El entonces director de ARRIBA no se molestó en publicarla ni en contestarme. Todavía me

pregunto, ¿por qué?

Hoy me encuentro que unos señores entrevistados responden en castellano con un vocabulario que se

entiende en un 80 por 100 por cualquier «castellano» que no sea gordo, y he aquí que surge una voz que,

como en el antiguo y torpe centralismo, nos descubre el Mediterráneo en cada palabra dicha en catalán,

que suena y se entiende bastante en castellano. Y nos priva a los televidentes de una oportunidad de

conocer de cerca en su salsa lingüística rica y culta de los catalanes españoles.

Ya sé que el otro día hubo teatro en catalán y que el aperturismo está iluminando también nuestras

pantallas, pero pido desde estas modestas líneas que sean más delicados. Que si una frase se entiende casi

perfectamente dicha en catalán, que nos dejen a los españolitos castellanos ejercer las entendederas y que

el catalán salga a la palestra nacional con su propia voz y talante...

Si yo fuera catalán me dolería ese ametrallamiento inútil. Es más, me duele, y por eso escribo. Me resulta

fácil ponerme en el pellejo mental de un catalán, y perdóneseme la expresión, me es fácil porque los

conozco bien, y como los conozco bien puedo hablar de su españolismo y su sensibilidad, que no se

sospecha fuera de aquellas tierras.

Añaterve VILAR BORGES (Santa Cruz de Tenerife.)

 

< Volver