Autor: Vigil y Vázquez, Manuel. 
   Acuerdo entre Convergencia Democrática de Cataluña y Esquerra Democrática  :   
 Aunque no se excluye una fusión posterior, de cara a las elecciones se trata de una federación. 
 Ya.    25/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Acuerdo entre Convergencia Democrática de Cataluña y Esquerra Democrática

Aunque no se excluye una fusión posterior, de cara a las elecciones se trata de uno federacion • El pacto

queda abierto a otras fuerzas políticas de centro-izquierda

BARCELONA. (Por teléfono de nuestro corresponsal, Manuel Vigil y Vázquez.)

Pacto político entre Convergencia Democrática de Catalunya y Esquerra Democrática de Catalunya, q»e

es más que un simple pacto electoral y que no excluye una fusión posterior. Este verdadero programa a

fondo de Solidaridad catalana, como ha sido calificado, se cristaliza con las firmas de don Jordi Pujol y

don Miquel Roca Junyent, por Convergencia Democrática, y por don Ramón Trías Fargas y don José Pi

Sunyer, por Esquerra Democrática. De momento, una federación—carácter de este pacto—se opina que

es más adecuada ante las elecciones que la misma fusión. Federados ambos partidos conservan íntegras

sus clientelas, en tanto que con una fusión previa podrían originarse reajustes qe redujesen la base total

con respecto a la suma de las de ambas agrupaciones.

Pacto para restituir las instituciones de la Generalitat, para obtener un entendimiento democrático con los

restantes pueblos de España, reafirmado en un esquema constitucional democrático, reconocedor de la

personalidad de Cataluña. Pacto para ganar, consolidar y respetar las libertades democráticas sindicales

sin discriminación alguna. Pacto; aunque sea de mayor proyección que e1 electoral, para ganar las

elecciones. Porque estas primeras elecciones, observación del señor Pujol, en contra de lo que admiten

algunos grupos socialistas que se reservan para ¡as siguientes, hay que ganarlas, pues si se pierden ee

pierde con eJJas la autonomía irremediablemente. La pérdida de la autonomía en 1939 puede disculparse

alegando que fue arrebatada a la fuerza, pero si se perdieran las primeras elecciones es que habría

quedado rechazada democráticamente.

El pacto elude toda mención directa al estatuto de 1932 y al regreso del señor Tarradellas, pero tanto los

señores Trías Fargas como Pujol reivindican ese estatuto "como un primer paso". En cuanto al señor

Tarradellas, reconoce que ha mantenido la continuidad de la institución, la Generalitat, y eso permite que

se esté donde se está. Pero lo más importante de todo, más que el estatuto, son los órganos de gobierno

autónomo de Cataluña, lo cual requiere la negociación con el Gobierno del Estado y con las demás

fuerzas políticas españolas.

El pacto queda abierto a otras fuerzas políticas de centro-izquierda, donde los pactantes de hoy se sitúan,

en pro de una organización de ¡a sociedad como la de las democracias europeas avanzadas. Gomo

recientemente se firmó otro pacto de centro-derecha entre la Unió Democrática de Catalunya

y el Centro Cátala, cabía la posibilidad de que pactasen entre ambos pactos, dado que la voluntad

democrática catalanista es común a estos grupos y BUS objetivos políticos, socíales, y económicos, al

menos a primera vista, resultan bastante coincidentes.

 

< Volver