Ordenar el territorio de Cataluña, una responsabilidad colectiva  :   
 Conferencia de don Alberto Serratosa en el Colegio de Abogados. 
 La Vanguardia.    26/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

MIÉRCOLES. 26 ENERO DE 1977

LA VANGUARDIA ESPAÑOLA

«Ordenar el territorio de Cataluña, una responsabilidad colectiva»

Conferencia de don Alberto Serratosa en el Colegio de Abogados

El Colegio de Peritos e Ingenieros Técnicos Industríales de Cataluña y Baleares ha organizado un ciclo de

conferencias sobre temas de gran actualidad. Dentro de este ciclo, al ingeniero don Alberto Serratosa

disertó sobre e! tema: «Ordenar el territorio de Cataluña, una responsabilidad colectiva».

Comenzó el señor Serratosa con una exposición de las características morfológicas de Cataluña, que la

convierten en una región «entidad sólidamente trabada», en palabras de Solé Sabaris. Puso de relieve la

personalidad histórica de unas comarcas muy definidas que desde siempre han presentado importantes

diferencias.

Factores decisivos en ia desigual distribución del poblamiento

El conferenciante destacó tres factores decisivos en la desigual distribución de poblaciones entre

comarcas: la costa y la posibilidad de transporte marítimo, que en todo tiempo ha dado mayores

oportunidades de intercambio de ideas y de bienes; la proximidad real a Europa a través de fáciles

comunicaciones de las comarcas de la franja litoral y preilitoral, y el efecto corredor de la mencionada

franja litoral y prelítoral, que ha canalizado los intercambios entre España y Europa.

Tras poner de relieve cómo a lo largo del tiempo unos mismos recursos naturales han tenido diversas

valoraciones, en función de las cuales se han modificado los modelos de pobiamiento, expuso la teoría de

que mientras ia economía era la base agraria, las diferencias no eran muy acusadas entre comarcas. La

industrialización y terciarización de la economía permitió más que exigió, el proceso acelerado de

urbanización, en paralelo a su mayor desarrollo industrial.

El desequilibrio territorial

En opinión del conferenciante, lo que se ha llamado desequilibrio territorial no es otra cosa que un nuevo

equilibrio dinámico para adoptar la red de asentamientos a las nuevas exigencias sociales.

«En este sentido, el Área Metropolitana de Barcelona no puede ser considerada «per se» como un cáncer

de Cataluña. En todos los países, sea cual sea su sistema económico-político, las áreas metropolitanas son

fuentes de innovación y difusoras de mejoras económicas, técnicas y sociales. En España está muy claro

que la falta de polos impulsores es una de las causas de la falta de desarrollo regional; Galicia y

Andalucía son ejemplos significativos.»

Salió al paso de la idea de la macrocefalia de Barcelona. Las evidentes contradicciones y degradaciones

no provienen tanto de su tamaño, sino de una mala resolución de los problemas políticos-administrativos.

Potenciar las comarcas

Subrayó la necesidad de potenciar por todos los medios a las comarcas catalanas para asegurar niveles de

bienestar similar a todos. «Lo importante es el hombre y su nivel de bienestar», dijo el señor Serratosa.

«Contraponer el Área Metropolitana al resto de Cataluña significa retrasar la resolución de los problemas

reales, hacer el juego a los especuladores y comprometer el desarrollo cualitativo global de Cataluña.

No es justo hablar de desigualdades de trato. En los últimos años el caos ha sido general y Barcelona ha

sido tan víctima del desorden urbanístico y la falta de inversiones públicas como cualquier comarca

catalana. Si se ha prestado mayor atención al Área Metropolitana es porque en ella la degradación es más

rápida y más irreversible. La importancia, y urgencia, del Plan Comarcal de Barcelona, por ejemplo,

derivaba de la existencia del 55 por ciento de la población de Cataluña en un territorio que sólo alcanza el

1,5 por ciento del total regional. La tendencia congestionadora debía ser cortada urgentemente

tanto para evitar la degradación Interior como para evitar el colapso de lo que debe ser catalizador del

desarrollo global.»

La necesaria aportación de las Diputaciones

Para terminar, el conferenciante indicó que e! Plan Director para la ordenación del territorio de Cataluña

«es un instrumento indispensable y una responsabilidad colectiva». «Pero sólo podrá manifestarse cuando

se modifiquen las estructuras político-administrativas. «Por ahora no es posible proponer modelos de

ordenación, pero sería suicida —dijo— no aprovechar entretanto la oportunidad para definir zonas a

proteger, revisar las divisiones territoriales, preparar estudios . monográficos y, en general, para mejorar

la base informativa, requisito previo e insoslayable de cualquier ordenación.»

Finalizó el señor Serratosa con un llamamiento a los organismos implicados para apoyar al Consorcio de

Información y Documentación de Cataluña, y en especial a las Diputaciones, para que emprendan desde

ahora la tarea de completar el mapa topográfico de Cataluña a escala 1:500, «sin el cual no es posible la

redacción de ningún Plan Director».

 

< Volver