Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
 Si se confirma la decisión del presidente de aplazar el tema regional. 
 La oposición catalana se apiñaría en torno al señor tarradellas     
 
 Informaciones.    07/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

SI SÉ CONFIRMA LA DECISIÓN DEL PRESIDENTE DE APLAZAR EL TEMA REGIONAL

La oposición catalana se apiñaría en torno al señor Tarradellas

Por Enrique SOPENA BARCELONA, 7.

LOS propósitos del presidente del Gobierno, don Adolfo Suárez, de aplazar La negociación en torno a tos

problemas de las nacionalidades hasta después de celebradas las elecciones legislativas de junio, caso de

confirmarse plenamente, pueden, además de incidir en la cohesión estratégica de los componentes de la

«comisión de los diez», poniendo a prueba la consistencia y solidez de los acuerdos tomados en su seno,

producir una reacción entre las fuerzas de la oposición catalana que determine un nuevo planteamiento de

las negociaciones con el Poder.

La presencia de don Jordi Pujol en la plataforma negociadora, acordada por buena parte de las fuerzas

politicas y sindicales, tenía como finalidad primordial conseguir para Cataluña que sus reivindicaciones

autonómicas fueran plenamente comprendidas por la oposición democrática, «que mañana estará en el

Poder», y presentarlas en la agenda negociadora Poder-oposición como cuestión básica y de urgente

resolución. Sin embargo, es preciso señalar que este papel asignado al secretario general de Convergencia

Democrática de Catalunya encontraba objeciones por parte de los partidos situados a la izquierda de los

comunistas y por algunas formaciones de centro-izquierda. Todos estos grupos, desde ópticas políticas

diversas y aun contrapuestas, defendían una negociación con el Poder, protagonizada directamente desde

aquí, que, en su opinión, debería de tener mayores garantías de éxito. Criterio éste defendido en todo

momento por el presidente de la Generalitat, señor Tarradellas.

Cierto es que, ai menos por ahora, la primera parte de ios objetivos se ha cumplido. El acuerdo entre los

componentes de la «comisión de los diez» en torno a las distintas nacionalidades y regiones fue

conseguido, al parecer, con facilidad hasta el punto que de la misma reunión salió designada la

minicomisión que se ocuparía directamente de tratar el asunto con el señor Suárez. No obstante, la

segunda etapa, la negociación en el palacio de la Mon cloa, puede quedar irremisiblemente aplazada, lo

que en Cataluña provocaría probablemente la adopción de una nueva estrategia.

Si el señor Pujol reitero, como asi fue, que acudiría a Madrid mientras sus tareas pudieran beneficiar a

Cataluña en sus reivindicaciones autonómicas, un carpetazo al asunto, para tratarlo después de los

comicios, podría producir su dimisión en la comisión. Es entonces cuando desde aquí se pondrían

probable mente en práctica nuevas fórmulas tendentes también a conseguir el restablecimiento de la

Generalitat. Estas nuevas fórmulas podrían plasmarse en la creación de un organismo unitario que cerrara

filas en torno al presidente de la Generalitat en el exilio, denominado «única veu pactant» («única voz

pactante»). En el mismo se integrarían, en su caso, la Assemblea, el consell y los no alineados.

En esta semana que comienza tendrán que despejarse todas estas interrogantes que, como es. obvio, han

producido malestar e inquietud en círculos políticos catalanes, cuyos representantes acudirán los días 12 y

13 a visitar masivamente a don Josep Tarradellas, durante la estancia de éste en la vecina ´ocalidad de

Perpiñan

LA REUNION DE LA P.O.D

Por otra parte, cabe destacar el relativo fracasó de la P.O.D. (Plataforma de Organísmos Democráticos; en

su reunión celebrada en Barcelona el pasado sábado. A la misma sólo asistieron la Assemblea de

Catalunya, el Consell de les liles y la Taula del País Valencia. Se registró la ausencia de la Taboa de

Galicia, de los representantes vascos y de la coordinadora de Canarias. Y aunque del encuentro surgió el

acuerdo de convocar a una nueva reunión sobre el tema de las nacionalidades, en la que se elaboraría un

documento conjunto, al tiempo que se iniciaría una nueva campaña en íavor de la autonomía, se puso otra

vez de manifiesto los problemas por los que atraviesa la P.O.D. Efectivamente, sólo algunas

organizaciones están de acuerdo en impulsar al máximo el papel de desempeñar por la P.O.D. que tiene

sus orígenes en el planteamiento de un programa negociado de te oposición. Pero dado que la «comisión

de los diez» está llevando a cabo esta tarea, aunque todavía no haya conseguido plenamente sus objetivos,

las organizaciones que apoyan esta modalidad de negociación consideran absurda una duplicidad de

bloques unitarios. Esta teoría tuvo su reflejo en Barcelona cuando la P.O.D., notablemente reducida, dio

una impresión de escasa efectividad.

7 de febrero de 1977

 

< Volver