Autor: Vigil y Vázquez, Manuel. 
   La autonomía de Cataluña ha de pasar por las urnas     
 
 Ya.    09/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

LA AUTONOMÍA DE CATALUÑA HA PE PASAR POR LAS URNAS

El 27 de abril de 1976 se constituía la Comisión ds Estadio de an Régimen Especial para las afutro

provincias catalanas * El 20 de diciembre último, el hoy presidente del Gobierno, don Adolfo Suárez,

hablaba ya de la región y por su nombre: Cataluña * En el tiempo transcurrido desde abril a diciembre de

1976, el impulso dado a la reforma política con el cambia de Gobierno se ha reflejado también en la

cuestión catalana, tanto a nivel oficial como en la oposición

Los estatutos de la futura Mancomunitat de Catalunya serán la primera tarea de la recién constituida

comisión gestora formada por los presidentes de las cuatro diputaciones provinciales catalanas y otros

miembros de las mismas designados al efecto. Se empieza así a dar cumplimiento a los acuerdos de la

Comisión para Estudio de un Régimen Especial para las provincias de Cataluña. La Mancomunitat será el

organismo que asuma las funciones, obras y servicios que el Estado transfiera a las diputaciones y prepare

el Plan Director Territorial de Coordinación de la Región. Un paso administrativo, pero de indudable

contenido políticO para considerar Cataluña como un todo. En cierto modo, una reanudación más de

medio siglo después de la Mancomunitat de Prat de la Riba, institución de resultado muy positivo que aún

beneficia a la Cataluña actual.

DE LA PROVINCIA A LA REGIÓN

En diciembre de 1975, la Diputación de Barcelona, recogiendo en lo que a su competencia correspondía

las aspiraciones catalanas siempre mantenidas, planteó la cuestión de un régimen especial para la

provincia de Barcelona. A esto el Club Catalonia replicó, dirigiéndose al Gobierno presidido por don

Carlos Arias, que el régimen especial debía ser a nivel de región y no de provincia, solicitud que fue

tomada en cuenta por e1 Gobierno. El 27 de abril de 1976, e1 a la sazón vicepresidente del Gobierno y

ministro de la Gobernación don Manuel Praga Iribarne presidia en el salón de San Jorge del palacio

provincial de Barcelona la constitución de la Concisión de Estudio de un Régimen Especial para las

cuatro provincias catalanas, en lo qua va implícita la región.

Desde las plataformas políticas de la oposición catalanista, postulantes de la restauración sin más del

estatuto de 1932, la puesta en marcha de la Comisión, presidida por don Federico Mayor aragoza, fue

"constestada", aunque no excesivamente. Medios afectos a las mismas consideraron que sí bien lo que

querían eran órganos de Gobierno para Cataluña, con la Comisión se inauguraba una nueva época. Lo que

más dolió fue la "contundencia verbal" del señor Fraga contra la oposición. El señor Fraga, en efecto,

replicando sin nombrarles al Consell ´de les Forees Politiques de Catalunya y a la Asemblea de Catalunya,

declaró que en España sólo había un poder político soberano: el Estado.

El 20 de diciembre último, el hoy presidente del Gobierno, don Adolfo Suárez, clausuraba en el mismo

marco los trabajos de la Comisión de Estudio y se hacía cargo de ellos y sus conclusiones. Ahora ya no se

habla de las cuatro provincias, sino de la región y por su nombre: Cataluña. "El sentimiento de Cataluña

como unidad diferenciada no lo estamos inventando ni improvisando—decía el señor Suárez—. Esto

quizá sea demasiado elemental para decirlo en Cataluña, pero hemos de hacerlo para tratar de encontrar

vías de solución y diálogo paralelas a ese reconocimiento. Nuestro tiempo nos impone la obligación de

buscar lo que es cierto históricamente y no sólo válido en una circunstancia; lo que tiene raices sólidas y,

por tanto, posibilidades para el mañana, lo que es testimonio y no sólo fórmula".

EFECTOS DE LA REFORMA POLÍTICA

En e! tiempo transcurrido desde abril a diciembre de 1978, el impulso dado a la reforma política con el

cambio de Gobierno se ha reflejado también en la cuestión catalana tanto a nivel oficial como en la

oposición. La Comisión entendió que su cometido no se limitaba al estudio del régimen provincial

especial para cada una de las provincias de Barcelona, Tarragona, Lérida y Gerona, sino que ha

considerado que tales regímenes especiales constituían un paso previo para la institucionalización

de la reglón catalana, por lo que fijó sus criterios básicos sobre tal institueionalización, que es a lo que se

referiría el Presidente del Gobierno en las palabras citadas. Institucionalizacíón, se precisa, que no

comporto situaciones de privilegio, sino que, antes bien, con las adecuaciones debidas pueda ser adoptada

por. cualquier otra región. Todo sistema regional ha de ser objeto de ley votada en Cortes. En lo que a

Cataluña toca, la Comisión propone la constitución del Consejo General de Cataluña Integrado por los

senadores y diputados que resulten elegidos por las provincias catalanas, más los representantes de cada

una de las diputaciones provinciales. Misión del Consejo General es la de redactar el estatuto de Cataluña,

para someterlo a la deliberación y aprobación de las Cortes surgidas de la reforma política.

En la oposición se asiste al debilitamiento de las plataformas colectivas y al fortalecimiento de algunos

partidos políticos, que son los que empiezan a llevar la voz cantante. Ninguno se atreve aún a prescindir

del estatuto de 1932 ni del retorno y reconocimiento oficial de don José Tarradellas como presidente de la

Generalitat. Pero alcanzados también por la reforma política y los efectos del referéndum del 15 de

diciembre, las reivindicaciones empiezan a concretarse más que en el estatuto mismo dado por la

República del 14 de abril, en las instituciones principales de la autonomía: la Generalitat, el Parlamento

de Catalunya y el Tribunal de Casación, Y se abre paso la idea de que aunque estas Instituciones no se

hayan reconocido previamente, los partidos de "obediencia catalana" han de prepararse, y se están

preparando, para participar en las elecciones. Porque si no las ganan, la autonomía tal cual ellos la

demandan puede quedar denegada y no por un golpe de fuerza, sino como resultado de una decisión

democrática, Naturalmente, y así siguen empecinados los partidos y grupos más extremistas del

nacionalismo catalán, que querrían que todo esto fuera una decisión de la propia Cataluña, sin contar para

nada con el Estado español, que sólo tendría que decir amén. Pero como decimos, las formaciones

políticas catalanas de más peso parecen cada vez menos dispuestas al "todo o nada".

CONSEJO GENEEAL-GENERALITAT

El Consejo General de Cataluña, ya en su propio nombre, evoca a la histórica Generalitat. Sin esperar a

más, la sede de la Diputación Provincial de Barcelona recoge su nombre prístino, muy anterior a 1932,

pues pertenece a la época histórica de los condes de Barcelona, y se denomina de nuevo "Palau de a

Generalitat". Todo apunta a qué Cataluña recobrará la añorada autonomía a que se juzga acredora por su

lengua, cuya cooficialidad con el castellano está, anunciada ya también por su derecho y costumbres. El

Consejo Geenral de Cataluña, que debe salir de las próximas elecciones generales, será resultado de un

acto democrático de la Cataluña actual, y según los senadores y diputados elegidos, asi será el estatuto

resultante. En ningún caso, tanto si la mayoría es favorable al Consejo General de Cataluña instrumento

previo tan sólo, como sí lo fuera a la Generalitat del señor Tarradellas, el Gobierno de Cataluña

dispondría del poder político soberano, que corresponde al Estado en absoluto, sino que la esfera de sus

competencias estaría en la enseñanza, sanidad, obras públicas, tal vez industria, urbanismo y otras

similares en lo que toca al territorio y población de Cataluña. Como quiera que sea, quienes hoy se

arrogan exclusivamente la representación de Cataluña, tienen que demostrar hasta qué punto se la

concede la propia Cataluña. Una cosa son las consignas y las pintadas, manifiestos y manifestaciones, y

otras son las urnas, como el referéndum acaba de demostrar.

Manuel VIGIL Y VÁZQUEZ

Barcelona, febrero de 1977

 

< Volver