Autor: Pamias, Miguel. 
 Tras la reunión del Consejo de Ministros. 
 Satisfacción en Cataluña por el establecimiento del Consell General de Catalunya     
 
 Arriba.    20/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Tras la reunión del Consejo de Ministros

SATISFACCIÓN EN CATALUÑA

(Por el establecimiento del Consell General de Catalunya)

BARCELONA. (Crórvica del corresponsal de Pyrésa, Manuel Pamias.)—Grata sorpresa para los

catalanes en la reunión del Conseje de Ministros del viernes, con la promulgación de un real decreto por

el que se establece el Consejo General de Cataluña: La medida, la buena medida, llega en un momento

oportuno; pero, quizá por esto, va a provocar en las próximas jornadas muchas controversias, porque las

aguas de la política catalana no están demasiado claras. Para intentar comprender el temario hay que tener

en cuenta algunas consideraciones, que es de suponer que han pesado sobre la mesa del Consejo, en la

que se sentaba un experto en la materia, el titular de Gobernación, señor Martin Villa.

Y es lógico y natural que en una etapa donde el agradecimiento no es moneda de curso legal, recordemos

que el que se haya llegado al Consejo General de Catalunya parte de una disposición del que fue

Vicepresidente del Gobierno, don Manuel Fraga Iribarne, que vino a cristalizarla el día de la patrona de

Cataluña, 27 de abril de 1976. Otra persona que eficazmente colaboró en la medida fue don Rodolfo

Martín Villa, que era entonces Ministro de Relaciones Sindicales, pero que fue Gobernador Civil de

Barcelona.

Hecho este necesario inciso, digamos que lo que ahora nace como Consejo General de Cataluña y que

irreversiblemente acaba siendo la nueva Generalidad de Cataluña, es un duro golpe al «bunker»

catalanista, que ignora la hora en que van los rejojes en el país. Desterrar, ahora, casi medio siglo después,

los módulos políticos e ideológicos de entonces, es algo que ni los más tontos admiten, sino es función de

reconocer, previamente, una debilidad. Muchos dé los grupos catalanistas de estos momentos solicitan un

Régimen Especial para Cataluña, que simbolizan, incluso en la Generalidad, pero en Ja Generalidad de

1977 y no la del siglo XIV, no la del año 1932, sino la de ahora, la actual, la posible y la aplicable.

Grupos minoritarios han intentado aprovechar esta circunstancia de confusionismo en los últimos meses

para hacer resucitar un «nazismo» barato, de partido único, bajo la justificación que cualquier trato con

Cataluña debía de hacerse con la Generalidad —inexistente ahora— y con un supuesto presidente, cuya

legalidad ha sido destrozada jurídicamente por una colección de artículos periodísticos debidos al doctor

don José Antonio Trabal, que fue uno de los fundadores de la Izquierda Catalana, secretarlo de don Luis

Compañys, el cual ha demostrado que la vigencia del Parlamento catalán terminó en 1937, en plena

guerra civil, y que veinte años más tarde el señor Tarradellas fue «elegido» presidente por nueve

personas, de las 83 que integraban el Parlamento.

La decisión del Consejo de Ministros del pasado viernes será bien acogida por un sector de público, los

otros, los que todavía se mueven en torno a Tarradellas, minoritarios, seguirán protestando. Sépase que el

grupo más prestigioso del catalanismo de izquierdas, el de Jordi Pujol, ha pedido su legalización y sus

relaciones con Tarradellas están muy frías. Tarradellas se está quedando, como había estado hasta hace

dos años: solo.

De todas maneras, es temprano para cotejar reacciones. A la legalización del grupo de Jordi Pujol se

anuncia también que dentro, de unos días, saldrá a la luz pública el partido que organiza el Presidente de

la Diputación, don Juan Antonio Samaranch y que se titulará Concordia Catalana; este partido, de ámbito

regional, tendrá gran preponderancia en Barcelona y su provincia. Y también es posible que aparezca,

finalmente, el Alcalde don José María Socias. y que no sería de extrañar que estuviese cerca del Partido

Popular de Cabanillas y Areilza, de aquí, malas lenguas dicen que es el partido gubernamental y que

carece de un líder de prestigio y popularidad en Barcelona, que bien podría ser el actual Alcalde, don José

María Socias.

OPINIONES DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS

Antón Cañellas

(Unión Democrática de Catalunya):

«Positivo»

«A pesar de que esta normativa está muy alejada da los planteamientos mínimos, como son eJ retomo de

la Generalitat antes de las elecciones, desde una perspectiva institucional me parece positiva. Tendríamos

que estudiar si a pesar de sus limitaciones podría avanzarse por este camino.»

Juan Antonio Samaranch, Presidente de la Diputación Provincial

En ausencia de don Juan Antonio Samaranch, los servicios de Prensa de la Diputación Provincial han

facilitado e:l texto del telegrama remitido esta mañana por el presidente al Jefe del Gobierno español":

«En nombre Corporación barcelonesa, expresamos a Vuestra Excelencia el testimonio de nuestra

satisfacción y gratitud por acuerdo Consejo Ministros, creando el Consell General de Catalunya, que

permitirá en breve que la institucionalización región represente el actual sentir del pueblo catalán».

Partit Socialista de Catalunya-Congrés (habla el Secretariado)

«El Partit Socialista de Catalunya reafirma su criterio de que tal decisión constituye un sucedáneo que no

resuelve los planteamientos últimos ni mínimos en torno a Catalunya, El Consell General es una pura

pantalla a los elementos económicos que estamos buscando y es por ello que nuestra postura ante el

mismo debe ser forzosamente negativa.»

Santiago Udina

Martorell (Unió Catalana)

«El acuerdo del Consejo de Ministros tiene un puro valor simbólico y es totalmente intrascendente.

Hubiera preferido y sigo prefiriendo la base constitucional para las autonomías regionales y no unos

meros acuerdos de Gobierno sobre materias que no están en el nuevo sistema constitucional vigente. En

definitiva, el Consell va a ser una comisión promotora de la mancomunidad de Diputaciones, fórmula

prácticamente decaída y vieja, porque nosotros no queremos una mancofunidad de Diputaciones, sino un

organismo que encarne el ser y la personalidad de Catalunya, con autonomía política. Es un paso muy

corto que no condiciona el futuro y me deja muy Insensible, porque no es esto lo que hay que conseguir.»

Partit Socialista de Catalunya-Ex Reagrupament (también habla el Secretariado)

«No hemos sometido a estudio todavía el decreto, pero seguimos considerando que la institución legal es

la Generalitat. Pensamos, sin embargo, que todo lo que tienda, al reconocimiento de esta personalidad nos

interesa y preocupa. Estudiaremos el decreto en toda su profundidad.»

 

< Volver